Pataria

En momentos de turbulencias políticas extremas y elevada incertidumbre social reconforta ver que ninguna generación es la primera en esc…

En momentos de turbulencias políticas extremas y elevada incertidumbre social reconforta ver que ninguna generación es la primera en escribir la historia. Antes de cada época, siempre ha habido otras personas que han transitado por caminos similares aunque en diferentes tiempos históricos. En la actual coyuntura, tanto política como eclesial, es útil la analogía que se puede establecer con el movimiento de la Pataria. Este fue un movimiento popular nacido en Milán que cuestionó el nombramiento del arzobispo de aquella ciudad Guido de Velate (1045), noble milanés incondicional del emperador alemán Enrique III. Además de su fidelidad a un poder político de fuera, este arzobispo se opuso duramente al movimiento reformista de la época que se concretó después con la Reforma Gregoriana.

Guido de Velate, el arzobispo objeto de las críticas de la Pataria, defendía la supremacía de los intereses políticos en los nombramientos episcopales. Consideraba necesaria que la autoridad del poder imperial prevaleciera sobre el espiritual del Papa; además justificaba el uso arbitrario, en beneficio propio, de las rentas eclesiásticas. Esta situación propició la aparición de un importante malestar social y espiritual de los laicos milaneses que, organizados en el movimiento de la Pataria, organizaron un rebelión contra su arzobispo acusándolo de simonía y de favorecer la corrupción del alto clero.

El movimiento opositor al arzobispo expresaba los sentimientos de la naciente burguesía milanesa de querer ser protagonista de su devenir histórico. Se puede considerar que este movimiento tenía un componente religioso y político, democrático y social. La mayoría de miembros de la Pataria, después de ver la poca sensibilidad que la jerarquía eclesiástica, básicamente el Papa Urbano II, manifestaron sus simpatías con el movimiento de los cátaros. Al final, el Papa Lucio III, 1185, persiguió a los patarini quienes habían sido condenados como herejes en 1184 en el concilio de Verona.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>