El peligro del déficit

A pesar de las buenas cifras de crecimiento del PIB y unas circunstancias externas que benefician la economía española, España aún queda muy lejos de poder cumplir con el objetivo del déficit

Cristóbal Montoro no ha sido capaz de cumplir con el objetivo de déficit durante este último año de legislatura Cristóbal Montoro no ha sido capaz de cumplir con el objetivo de déficit durante este último año de legislatura

La noticia saltaba a la luz la semana pasada con la comparecencia del Ministro de Hacienda Cristóbal Montoro, España no cumplió el objetivo de déficit establecido por la Comisión Europea que se situaba en el 4,2% PIB para el 2015 y las Administraciones Públicas españolas se habían desviado prácticamente en un punto, con un 5,16% de déficit. De este déficit público, un 2,68% proviene de la administración central que obtuvo un mejor resultado que el previsto, dos décimas menos que el objetivo situado por Bruselas. Las comunidades autónomas tuvieron en 2015 un déficit del 1,66%, prácticamente un punto por encima del objetivo que era del 0,7%. La seguridad social también se desvió de su objetivo que era del 0,6%, presentando un déficit del 1,26% sobre el PIB. Finalmente en cuanto a los Ayuntamientos, estos no tuvieron déficit, al contrario tuvieron un superávit del 0,44%.

Sorprende que un Gobierno que ha hecho bandera de su capacidad de contención del déficit durante toda la legislatura haya quedado, después de cuatro años, tan lejos del objetivo establecido, hay que añadir además que nos encontramos en un momento teóricamente idóneo para la economía española. España presentó en 2015 un crecimiento del PIB del 3,2%, cifra que ha colocado a España como uno de los motores teóricos de la recuperación económica europea, con un petróleo muy barato, unos costes para endeudarse prácticamente a 0, un euro depreciado que permite exportar más fácilmente fuera de la zona euro y con cifras de record en el turismo, España con todos estos elementos a favor aún queda lejos de ser capaz de poder equilibrar ingresos y gastos.

Uno de los datos que preocupa es el déficit existente en la seguridad social, un déficit que no se consigue reducir y que pone de manifiesto que el mercado laboral español todavía se encuentra en una situación muy precaria. Igualmente la relación entre afiliado y pensionista no se ha recuperado y se situaba en torno a los 2,26 afiliados por cada pensionista en diciembre de 2015. Esta situación no se prevé que se resuelva a medio plazo, ya que aunque la afiliación a la seguridad social irá aumentando durante los próximos años, también lo hará el número de pensionistas y hay que sumar el hecho de que el fondo de reserva de la seguridad social continuará disminuyendo con el fin de poder hacer frente a las obligaciones contributivas del Estado, especialmente las pensiones.

La Autoridad Independiente de la Responsabilidad Fiscal alertó ayer miércoles que el problema no son las comunidades autónomas

La Autoridad Independiente de la Responsabilidad Fiscal alertó ayer miércoles que el problema no son las comunidades autónomas

Para el ministro Montoro fueron las comunidades autónomas las principales culpables de la desviación del déficit existente, las cuales considera que, ya que su sostenibilidad depende directamente de los recursos que perciben de la administración central a través de mecanismos como el FLA, éstas no pueden tener el lujo de desviarse del objetivo de déficit establecido. Por el contrario ayer miércoles, uno de los únicos órganos públicos independientes en España, la Autoridad Independiente de la Responsabilidad Fiscal, criticó firmemente las declaraciones de Montoro argumentando que la culpa no es de las CCAA, ya que éstas tienen un déficit crónico de recursos para hacer frente a sus obligaciones, unos gastos que son mayoritariamente fijos destinados a sectores tan importantes como son la sanidad y la educación. Además indicó que eran precisamente la seguridad social y la administración central los principales culpables de esta desviación del déficit, ya que la autoridad independiente considera que son estos órganos públicos los que tienen un mejor balance entre recursos y obligaciones y por tanto tendrían teóricamente una mayor capacidad de reducción del gasto y así del déficit.

Los intereses de la deuda, una posible fuente de inestabilidad

Finalmente, hay que tener en cuenta que una de las mayores partidas de gasto por parte de las administraciones centrales es la del pago de los intereses de la deuda. Como ya he remarcado previamente, hoy España paga unos intereses para poder endeudarse muy bajos, pero es previsible que en los meses que vienen los acreedores pidan un precio más alto para comprar deuda española, ya que de un lado España aún podría aumentar un poco más su volumen de deuda sobre el PIB o al menos no es previsible que en un futuro próximo haya una disminución importante de este endeudamiento. Por otro lado la inestabilidad política que se puede abrir en los próximos años podría provocar que los acreedores e inversores no confiaran en que el gobierno tuviera una voluntad clara de equilibrar las cuentas lo antes posible y que estos acreedores dudaran del mismo compromiso español de devolver los recursos prestados.

Todo indica que para el 2016 la desviación del déficit se mantendrá y ya nadie prevé que se pueda alcanzar el objetivo del 2,8% del déficit sobre el PIB. El hecho de que España no haya aprovechado este momento transitorio de cierta calma y buenos resultados económicos para presentar un balance más equilibrado, podría hacer aumentar las suspicacias por parte de los inversores incluyendo la propia Comisión Europea. Hoy España lo último que necesita para poder dejar definitivamente atrás la crisis es que se ponga en duda su capacidad de hacer frente a sus obligaciones financieras.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>