Pérdida de competitividad frente a los países desarrollados

Las intensas tensiones inflacionistas y la baja productividad son las principales causas de la constante pérdida de competitividad de España frente a …

Las intensas tensiones inflacionistas y la baja productividad son las principales causas de la constante pérdida de competitividad de España frente a sus socios europeos y los países más desarrollados.

 

“La trayectoria de la competitividad”, desde el punto de vista de la evolución de los precios y de los costes relativos, “se puede cuantificar mediante los índices de competitividad, que se construyen comparando la evolución de la inflación y de los tipos de cambio de un país frente a sus principales socios comerciales”, dice el Informe Mensual de septiembre del Servei d’Estudis de ‘La Caixa’

 

El informe viene a constatar que “el índice de competitividad de España frente a los países desarrollados, medido con los precios de consumo durante los últimos quince años, ha variado significativamente”.

 

Períodos con altibajos

 

En todo ese tiempo, la competitividad española ha atravesado por diferentes períodos, con significativos altibajos, hasta desembocar en la, a tenor de los expertos, preocupante situación actual.

 

En los inicios de la década de los 90, el índice de competitividad español “mostraba una intensa pérdida de competitividad después de la entrada de la peseta en el Sistema Monetario Europeo a un tipo de cambio elevado”.

 

Ahora bien, “las sucesivas devaluaciones que tuvieron lugar a partir del mes de septiembre de 1992 representaron una importante ganancia de competitividad”, dice el estudio de ‘La Caixa’.

 

La estabilidad macroeconómica y el nivel competitivo de la economía española se mantendrían todavía en los años precedentes a la incorporación de la peseta en el euro en 1999. Además, la devaluación de la moneda única europea en los primeros años de su existencia benefició el índice de competitividad español.

 

Caída en picado

 

Sin embargo, “a partir de la década actual se ha producido una constante pérdida de competitividad […] ya que el superior diferencial de inflación con los países desarrollados no ha podido ser compensado por una depreciación del tipo de cambio”, ratifica el informe.

 

En definitiva, en relación con los países de la zona euro, la evolución de la competitividad en España se caracteriza por un negativo comportamiento del diferencial de inflación, persistentemente superior en esos países.

 

“Si en la elaboración del índice utilizamos los costes laborales unitarios, en la década actual también se observa una evolución desfavorable, tanto ante los países desarrollados como en relación a los países de la zona euro”, añade el informe de ‘La Caixa’. “Esto es debido tanto a un mayor crecimiento de la remuneración por asalariado como a un pobre aumento de la productividad”, concluye.

 

Pero, el panorama varía si en lugar de tomar los precios de consumo relativos consideramos los precios de exportación. En este caso, “la situación se ha mantenido bastante estabilizada a partir de 1999, especialmente frente a los países de la zona euro”. La explicación está, según el informe, en el hecho de que “con la intensificación de la competencia a causa de la globalización, los precios de bienes y de servicios comerciales han tendido a igualarse en los mercados internacionales”. En este contexto, los márgenes de las empresas exportadoras se pueden haber resentido.

 

En resumen, concluye el informe de ‘La Caixa’, “se aprecia un problema de competitividad-costes de la economía española”, aunque en relación a los socios comerciales de España el retroceso no sea especialmente significativo. Para afrontar la competencia exterior, “las empresas han de poner en juego sus mejores artes en gestión, tecnología, comercialización y financiación”.

 

Además, ante una imposible devaluación competitiva del tipo de cambio, es necesario poner las condiciones adecuadas para que la evolución de los precios y de los costes laborales apoye el esfuerzo de las empresas.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>