Philippe Ariño: 10 mitos reventados y 7 perlas de regalo

Su conferencia sobre la homosexualidad como él la vive, desde el catolicismo, ha levantado ampollas en sectores anticatólicos de Cataluña. A continuación él mismo desmonta los bulos que se han construido en torno a su charla del próximo 12 de febrero en Barcelona

Tal vez eran las tres de la mañana cuando envié el último mensaje a Philippe Ariño, que viajaba en autobús en plena noche desde Francia a Barcelona a encontrarse con jóvenes católicos de la diócesis de Barcelona. La charla en Barcelona el 12 de febrero de 2017 será cuado menos interesante.

La izquierda radical y el lobby LGBTIQ están escandalizados, y arrastran consigo a las instancias del gobierno, que fiscalizan la charla y podrían incluso atentar contra la libertad de expresión y de conciencia que tanto promueven supuestamente.

Durante la conversación con Philippe me entran ganas de abundar en sus escritos, y me habla y escribe en su blog acerca de los mitos a destruir sobre esta charla, de la que toda España habla. Publicamos en primicia los mitos de su conferencia reventados por él mismo:

1.- Voy a complacer a los homófobos

“Muy al contrario, hago un llamamiento al amor hacia las personas homosexuales, y quiero que nos oigan hablar de nuestra homosexualidad, que nos dejen realmente hablar y describir lo que vivimos. No sólo que nos aplaudan poniéndonos una cinta adhesiva en la boca. No sólo que nos “acompañen espiritualmente”.

2.- La comunidad homosexual es una terrible dictadura

“La comunidad homosexual está llena de personas hermosas, divertidas, sensibles, con mucha sal. El lobby LGBT, no lo llevan las personas homosexuales. Es dirigido por las personas que se presentan como “heteros” y que quieren vengarse del matrimonio y de la Iglesia aprovechándose de nosotros

3.- Soy ex gay

Philippe creó en 2013 un sitio-web muy serio que se llama CUCH: Católicos Unidos Contra La Heterosexualidad. Piensa que la Iglesia nunca defiende la heterosexualidad. Tan sólo defiende la diferencia de sexos.

“Yo digo que la heterosexualidad es la ideología del Género. Y encima, digo sin rodeos que la heterosexualidad es el diablo disfrazado de diferencia de sexos”.

También se dice que la continencia (abstinencia por Jesús) es una ausencia de sexualidad, es un odio a sí mismo, y es homofobia interiorizada. Sin embargo, Ariño confiesa que le da vergüenza que algunos vean la homosexualidad sólo como un polvo, o como una obligación a estar en pareja. “La homosexualidad es un deseo real, practicado o no, una atracción erótica hacia las personas del mismo sexo. Y la continencia (abstinencia por Jesús) es una opción personal, que no impongo a nadie, y que no contradice de ninguna manera la «pareja» homo”.

4.- Es triste ser gay. Es una condena. Mi vida será un fracaso

“No. Mi vida es genial. Si somos duraderamente homosexual, tenemos un papel y una vida extraordinarios. Somos los mejores amigos de los demás. En general, somos más sensibles a los marginados, estamos más cerca de la gente que sufre. Somos poderosos reveladores de los malestares sociales, poderosos médicos de los corazones, poderosos denunciadores de la hipocresía de las parejas heterosexuales y de los fariseos en la Iglesia, evangelizadores de primera categoría”.

5.- Los pro vida no son homófobos. Los católicos no son homófobos. Me acogen muy bien

Muchos Pro-Vida son de una estupidez y de una homofobia espantosas. Son anti-Género, anti-feministas, anti-zurdos, anti-masones, anti-gays, anti-lobby-gay… e incluso a menudo anti-Papa. ¡Soy de izquierdas, feministas”.

“La mayoría de los Pro-Vida son homófobos (tienen miedo a la homosexualidad) y se niegan a hablar de homosexualidad. Ellos son los primeros en llorar sobre mí, soñando que denuncio la dicha «terrible censura del lobby LGBT» que yo sufriría. En realidad, la « censura » no viene del «lobby gay » (aunque también reciba insultos por parte de mis hermanos homosexuales): proviene sobre todo del lobby Pro-Vida y de La Manif Para Todos”.

6.- Seré continente toda la vida, y todas las personas homosexuales tienen que seguir mi ejemplo feliz de castidad

Soy todo un hombre. Y mi deseo hacia los varones sigue existiendo. La continencia es un don que hace feliz, pero que no es cómodo. No es una eficiencia. Y si se convierte en una eficiencia para brillar, incluso en los círculos católicos, es pernicioso. Ojo con apuntar sólo la pureza. El Padre Pio dijo: «Hace falta dos alas para acceder al Paraíso: la pureza y la humildad.»

“No la una sin la otra. Si somos puros sin ser humildes, caemos en el puritanismo, el fariseísmo. Es terrible”.

Ariño desarrolla su condición de católico siendo homosexual

Ariño desarrolla su condición de católico siendo homosexual

7.- Se puede sanar la homosexualidad

“La homosexualidad es una herida de la identidad, una violencia cuando se practica. Sin embargo, la homosexualidad no es una enfermedad: es un miedo (a la diferencia de sexos). Y el miedo no es una enfermedad. Un miedo se supera por el perdón, la confianza, la amistad, un acompañamiento, el humor, y por la recepción de los sacramentos”.

8.- La homosexualidad es una identidad y es amor, así que no hay necesidad de discutir

“En cuanto al Amor, Éste es la acogida de la diferencia (Siempre que no acogemos la diferencia, no amamos), y más aún la diferencia de sexos que es la base de nuestra existencia, de nuestra identidad y de todo amor abierto a la vida. Muchas parejas hombre-mujer incorporan la diferencia de sexos sin acogerla ni honrarla, y resulta ser un verdadero desastre. Y conozco a « parejas » homos a quienes les va mejor que a muchas parejas mujer-hombre. Dicho esto, cuando la diferencia de sexos es realmente acogida en una pareja, se convierte en lo mejor. Y ese mejor, las « parejas homos » no lo viven. Y si ustedes conocen a contra-ejemplos, ¡enséñenmelos para que yo cambie de opinión!”

9.- Los sacerdotes son cobardes (u homosexuales reprimidos/ocultos)

“Falso. Miren el coraje del párroco que me recibe en su parroquia – Bruno – y que me ha invitado a hablar de homosexualidad. Durante toda la semana, tuvo que amar a los periodistas, quienes a veces se comportan como aves de rapiña. Si esto no es el coraje, ¿qué es? Y miren al estupendo arzobispo – Mons. Omella – que tienen aquí en Cataluña. No sé si Bruno y Juan-Jo son homosexuales, pero en todo caso, ¡lo cierto es que tienen pelotas, y tienen corazón!”

10.- La Iglesia no ama a las personas homos. Nos rechaza en cuanto estamos en pareja

“La Iglesia católica, creo, todavía nos ama mejor que los demás, no sólo porque Ella no juzga a las personas, sino que además El amor de la Iglesia por las personas homos es incondicional: Ella no nos dice « Te acojo en cuanto ya no te sientes homo ». No. Ella dice: « ¿Experimentas esta tendencia? Vale. La tomo muy en serio. ¿Estás en pareja homo? Vale. Haremos con ello. ¡Entra igual! Yo te acojo entero, aunque no bendiga todo lo que haces. Permanece en la obediencia, si no, los sacramentos de la Eucaristía y de la confesión no tendrán efecto en ti. Pero quiero que sepas que te dejaremos que nos instruyas y nos expliques la homosexualidad! ¡Alegría!”

Y estas son las 7 perlas

La universalidad de mi argumento no impone nada: ofrece un mejor, y lo mejor no es el enemigo del bien, pero tiene derecho a ser anunciado y es real.

  1. Nuestro único y verdadero enemigo, es la heterosexualidad y el lobby heterosexual.
  2. No somos animales ni ángeles. Experimentamos siempre la sexualidad porque somos hombre o mujer y porque tenemos una relación con el mundo como seres sexuados.
  3. Y en cuanto a los sacerdotes homosexuales, conozco a unos cuantos, aunque siga siendo una minoría en el Clero. Y los que permanecen fieles a la Iglesia en la obediencia y que viven su homosexualidad en la continencia son verdaderos santos, ¡sacerdotes de los grandes! Lo puedo garantizar.
  4. Nuestra verdadera identidad es la diferencia de sexos (somos hombre o mujer), y es la diferencia Creador-criaturas (somos todos criaturas e Hijos de Dios).
  5. «Los » heteros y « los » homos no existen. La salida (el coming out) es una auto-caricatura.
  6. Y a veces una persona se queda homosexual de por vida. Y no es grave. Si Jesús permite que ella se sienta homo « para toda la vida (terrestre… que no hay para tanto) », es para que esta persona haga algo grande, original e insólito, por Su Gloria y por todos los heridos de la tierra.

Lo que sí es verdad es que la visión de Ariño es original y hay que escucharla. Viene a hablar de amor, y fundamentalmente del Dios del amor, el que nos ama tanto que entregó a su Hijo Unigénito a la muerte, para que sirviera de chivo expiatorio por nuestros pecados. Viene a hablar de lo maravilloso que es Dios, y de lo maravillosas que son las personas y el sexo, los homo y los hetero. Al fin y al cabo, el sexo nos lo ha regalado Dios para que le demos Gloria, y la castidad es la mayor de las afirmaciones, en y fuera del matrimonio. Philippe, siguiendo las enseñanzas de su iglesia, opta por la continencia. De todo ello, rompiendo moldes, hablará en la Parroquia de Santa Anna en Barcelona.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>