Plan diabólico

Este artículo fue publicado por su autor, cura de pueblo, hace más de dos lustros. Sin pecar de catastrofista y con los ojos bien abiert…

Forum Libertas

Este artículo fue publicado por su autor, cura de pueblo, hace más de dos lustros. Sin pecar de catastrofista y con los ojos bien abiertos, cualquier persona creyente o no, podrá advertir por sí misma que los tiempos que corremos son extremadamente graves y preocupantes.

Dios sigue hablando a esta pobre humanidad de mil modos y maneras. ¿Sabemos interpretar los signos de "nuestro tiempo"? He aquí una pregunta obligada para todos. Como persona profundamente creyente y cristiana, en modo alguno soy pesimista, ni me considero “profeta de calamidades”. Mi total confianza en Cristo, como Señor de la Historia y Dueño de los destinos de la Humanidad, me impiden serlo. La esperanza cristiana es la que informa toda mi vida.

Ahora bien, esto no impide que analice con realismo la situación actual y que el fruto de mi reflexión lo quiera compartir con muchos de los lectores. A mi modo de ver, existe un claro plan diabólico global que trasciende a las personas y en el que estamos implicados y afectados todos los humanos. Este plan trata de subvertir, desde sus cimientos, el orden de la creación, fijado por Dios desde el comienzo de los siglos y su proyecto amoroso y providente de salvación para toda la humanidad. En este proyecto entra en juego la libertad del ser humano, capaz de malograr, pero no frustrar, el plan divino. Va directamente contra Dios, contra su Hijo Jesucristo, contra su Iglesia, contra el Papa, contra los creyentes en general y abarca toda la realidad, tanto exterior como interior de todas las personas.

Desde el principio de la humanidad, siempre y en todas partes, se ha dado una lucha sin cuartel entre la luz y las tinieblas; el bien y el mal, la verdad y la mentira; la opresión y la libertad; la fe y la incredulidad; entre Dios y Satán. Nadie es espectador de esta lucha, sino que de algún modo se siente implicado en ella desde el punto y hora que viene al mundo al nacer. Para no ser prolijo en mi exposición, indico sólo mis puntos de reflexión, para que cada uno saque sus propias conclusiones.

He aquí, a grandes rasgos, los principales objetivos de este Plan Diabólico.

A.- Respecto a Dios. Dios no existe. Es tan solo fruto del miedo del hombre. Sólo existe lo que se ve, se toca, lo que es comprobable científicamente. Todo lo que no es inmanente y comprobable científicamente, hay que desecharlo. El centro de todo, es el hombre= antropocentrismo. El recurso a Dios y teocentrismo es una vana ilusión, que degrada al ser racional. El hombre es el que ha creado a Dios y no al revés. La salvación viene del esfuerzo humano. (ciencia, técnica, poder, sabiduría, etc.)

B.- Respecto a Jesucristo. Cristo es un simple hombre (un profeta, un maestro de moral, un revolucionario, un líder religioso más, un agitador social, un ejemplo a seguir, etc.) pero en modo alguno… el Hijo de Dios. Cristo es una figura respetable, pero de ningún modo pretendió fundar una religión, ni menos una Iglesia. Su persona y su mensaje han sido mitificados, adulterados y secuestrados por sus seguidores, en especial por la Iglesia católica. La resurrección de Jesús es fruto de la elaboración y la mitificación de sus seguidores.

C.- Respecto a la Iglesia. Hay que separar la Iglesia de Cristo. “Jesús sí, Iglesia no”. La Jerarquía acaparó el poder. Se alió siempre con los poderosos y los ricos, valiéndose del miedo al misterio y a lo desconocido impuso a sus fieles su moral y su poder absoluto sobre las conciencias. Es la verdadera culpable de guerras, revoluciones y matanzas, en nombre de Dios. Además de la Iglesia católica, hay más Iglesias dentro y fuera de ella. Es necesario oponer un concilio a otro concilio (Trento al Vaticano II). Fomentar un falso ecumenismo. “Nadie tiene la verdad". Todas las Iglesias son verdaderas. Los dogmas son “antiguallas”.

D.- Respecto al Papa. Poner de relieve el absolutismo del Papa (acusarlo con datos históricos por su totalitarismo, su intolerancia, su alianza con los poderosos, sus riquezas, etc.). Ridiculizar la infalibilidad papal. (Poner de manifiesto “sus errores” pasados: caso Galileo, la Inquisición, las cruzadas…). Oponer unos Papas a otros (Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II). Hacer causa común con los obispos progresistas y oponerlos a un Papa intransigente, inactual, medieval, etc. Resaltar en el Papa actual su decrepitud, sus derroches en los viajes por el mundo y sobretodo su magisterio como algo obsoleto, pasado o “que no concierne”.

E.- Respecto a las personas. Airear, defender y justificar a “Teólogos” disidentes, víctimas del Vaticano. Propagar todo lo que pueda disgregar dentro de la Iglesia (celibato de los curas, sacerdocio femenino, defensa de la homosexualidad, legalizar el aborto, manipulación de embriones, matrimonios gays, fomentar la eutanasia). Publicar todo lo referente a escándalos de personas eclesiásticas (pederastia, abusos sexuales). Silenciar o marginar a las personas santas o ejemplares. Combatir a las instituciones y personas más significativas que apoyan al Papa y a la Iglesia.

F.- Respecto a las ideas. Difuminar todo lo católico en otras ideologías más aceptables. Cambiar el lenguaje claro por otro ambiguo, oscuro, por circunloquios o perífrasis que puedan se mejor digeridos y aceptados por la gente acrítica. Oponer la ortodoxia a la ortopraxis. Fomentar el relativismo moral en todos los campos. Minimizar el papel de María, la madre de Jesús, su virginidad. Propagar la idea de que hoy día son anacrónicos o inexistentes los milagros. No oponerse, en virtud de la libertad de religión y la tolerancia a las doctrinas o enseñanzas de las sectas. Ridiculizar a cuantos defienden la existencia e influencia del demonio. Captar todos los medios de comunicación posibles para difundir estas ideas y así hacer realidad el plan previsto.

Conclusión: Amigo lector, que has tenido la paciencia de llegar hasta aquí, te invito seriamente a que hagas una reflexión personal sobre su contenido. Este escrito fue publicado por su autor -hoy sacerdote jubilado de 82 años- hace más de 2 lustros. Tu dirás si ha perdido actualidad o no. Si crees que es exagerado o no. Si se ha quedado corto o no. Si en líneas generales estás de acuerdo, cuando se está celebrando el histórico Cónclave para elegir Papa al sucesor del emérito Benedicto XVI, cuyo nombre al día de hoy desconocemos.

Te pido que cuanto antes nos pongamos todos los católicos bajo el mandato del Vicario de Cristo en la tierra, y sucesor de S. Pedro y del Obispo de Roma, para contrarrestar con la ayuda de Jesucristo y por todos los medios posibles este plan diabólico en el que todos estamos implicados. ¡No estás solo! Ten fe y esperanza en la victoria de Cristo. Como cristiano y creyente, ya has tomado partido. Confía ciegamente en el poder, en la palabra y en la persona de Cristo muerto y resucitado que es El Camino, La verdad y La vida. Vencedor del maligno y Único Salvador del hombre.

Hazte socio

También te puede gustar