Plan oculto‘: rehenes e intrigas en un banco de Nueva York

Cuatro atracadores con máscaras y uniforme de pintores ocupan un banco del Manhattan Trust, bloquean las puertas, sacan las pistolas y toman rehenes, …

Cuatro atracadores con máscaras y uniforme de pintores ocupan un banco del Manhattan Trust, bloquean las puertas, sacan las pistolas y toman rehenes, a los que –como en V de Vendetta– cubren con idénticas máscaras y monos de pintor. Un oficial de policía de Nueva Cork (Denzel Washington) decide intervenir y demostrar su profesionalidad, algo maltrecha por cierto fracaso o sospechas de un caso anterior.

Lo que los criminales no saben es que en esa oficina se guardan papeles que son muy importantes para un rico hombre de la ciudad, papeles que están depositados en las muy seguras instalaciones del lugar. El millonario acude a una mujer con capacidad para mover todos los hilos que haga falta en el ayuntamiento neoyorquino y en cualquier otro lugar (Jodie Foster) para asegurarse por su cuenta de que esos papeles no caen en manos indebidas.

Pero, ¿es realmente el dinero lo que interesa a los atracadores? Iremos viendo que hay algo más. Y es que la película tiene sus giros inesperados e intrigas sorprendentes. Muchos espectadores pensarán que merece la pena verla varias veces para entender todas sus tramas.

Es un film al estilo de Hollywood de ladrones y policías negociadores, con chicos y chicas guapas haciendo cosas duras y heroicas.

Pero el director Spike Lee le añade su enfoque de denuncia multiétnica. Por ejemplo, cuando un rehén trata explicar que él es armenio, no albanés. O cuando liberan a un rehén desarmado de piel oscura y la policía, en pleno síndrome post-11-S grita “es un árabe, es un árabe”. “Soy un sij”, dice cansado el rehén liberado.

El humor permite aligerar la tensión de una película tensa, que mantiene atrapado al espectador en torno al juego del gato y el ratón.

Éticamente, podemos preguntarnos algunos aspectos. ¿Es lícito, como dice un personaje, “ahogar tus pecados en un mar de buenas obras”? Nadie comenta nada de un sincero arrepentimiento. Con el jefe del cuerpo especial de policía y el millonario siendo ambos hombres que ya han vendido sus almas, el policía negro interpretado por Denzel Washington ejerce de voz de la conciencia y guía conductor.

Como nota, se puede destacar que aunque la película no tiene escenas de sexo ni tampoco de violencia brutal está plagada de palabras groseras, pero también lo están las teleseries españolas que se emiten continuamente en nuestro horario de protección infantil, por ejemplo.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>