Pocos incidentes en la jornada electoral de Irak

Los iraquíes acuden desde este jueves por la mañana a las urnas para elegir un nuevo Parlamento en una jornada electoral sólo empañada por la muerte d…

Los iraquíes acuden desde este jueves por la mañana a las urnas para elegir un nuevo Parlamento en una jornada electoral sólo empañada por la muerte de un guardia de seguridad en Mosul y varias explosiones de mortero en la Zona Verde de Bagdad, según los datos disponibles en el momento de cerrar esta edición de ForumLibertas.com. El presidente iraquí, Yalal Talabani, aseguró que su país vive un día de "matrimonio nacional". Más de 15 millones de ciudadanos están convocados a las urnas para unos comicios en los que, según las primeras estimaciones de la Comisión Electoral Independiente iraquí, la participación supera la del pasado 30 de enero.

 

Los 5.500 centros electorales abrieron a las 7.00, hora local (4.00 GMT, una hora más en la España peninsular), y cerraron a las 17.00 (14.00 GMT). Uno de los primeros en depositar su papeleta fue el presidente Yalal Talabani, quien tras votar en la localidad kurda de Suleimaniya, aseguró que, por primera vez en su historia, "los iraquíes votan con libertad para elegir su Parlamento". Además, el arranque de la jornada resultó mucho más tranquilo que el vivido en las elecciones de hace diez meses. El ministro iraquí de Interior, Bayan Yaber, calificó la seguridad de "muy buena" o "excelente" en la mayoría de las provincias.

 

Sin embargo, varios brotes de violencia salpicaron varias ciudades del país. En Mosul, un hombre que viajaba en bicicleta lanzó una granada a la puerta de un colegio electoral. La acción mató a un policía e hirió a dos personas más. Cinco minutos después de la apertura de las urnas, un proyectil de mortero en la Zona Verde de Bagdad hirió a dos civiles y a un marine estadounidense, según informó la Embajada de este país. En esa zona amurallada, la más segura de la capital, votaban en esos momentos miembros del Gobierno iraquí y la mayoría de los actuales diputados. Un grupo vinculado a Al Qaeda reivindicó el ataque en un comunicado por Internet. El Ministerio de Interior iraquí también informó, por otro lado, de dos heridos por obús en el centro de la capital y del estallido de otro artefacto en una casa del barrio de Sadr City. Asimismo, el fuego de mortero llegó a Samarra, Tikrit y Ramadi, capital de la provincia rebelde de Al Anbar, aunque no causó heridos.

 

Clérigos suníes llaman a la participación

 

La votación permitirá la elección, para un mandato de 4 años, del primer parlamento no provisional desde la caída del régimen de Sadam Husein, en abril de 2003. A diferencia de las elecciones de enero, cuando los iraquíes eligieron un Parlamento de transición, esta vez no hay un distrito nacional único, sino 18, uno por cada provincia. En teoría, a estas elecciones, concurren más de 7.650 candidatos pertenecientes a 228 grupos políticos, 18 de ellos coaliciones, que compiten por los 275 escaños de la nueva Asamblea. Se cumple así el último plazo del proceso de transición marcado por Estados Unidos. Pero el nuevo Parlamento podría modificar la Carta Magna, con lo que se convocaría un nuevo referéndum y se prolongarían aún más los trámites.

 

Sin embargo, se ha logrado que parte de la minoritaria comunidad suní, que boicoteó los anteriores comicios y el referéndum constitucional del 15 de octubre, participe en esta ocasión en el proceso. De hecho, en mezquitas del oeste de Bagdad y de la provincia de Al Anbar, clérigos suníes combinaban, en la mañana de este jueves, las salmodias con llamamientos a las urnas. En un templo del barrio bagdadí de Al Jadra, se podía escuchar: "Id a los colegios electorales sin demora para poder restablecer la seguridad y la estabilidad de vuestro país".

 

Al Hakim, Alaui o Chalabi

 

Aun así, vuelven a partir con ventaja las grandes alianzas chiíes y kurdas, que ya coparon el Parlamento en enero y se hicieron con el Gobierno tras años de opresión por el régimen del depuesto Sadam Husein, que se apoyó en los suníes. De todas ellas, la gran favorita es la Alianza Unida Iraquí (AUI), que encabeza Abdelaziz al Hakim, líder del principal grupo chií de Irak. En su seno concurre también el actual primer ministro, el también chií Ibrahim al Yafari, cabeza del partido radical Ad Dawa. Su principal rival es la coalición formada por su predecesor, Iyad Alaui, jefe del Ejecutivo que dirigió el país entre la devolución de soberanía por parte de Estados Unidos y la celebración de las primeras elecciones.

 

Según diversas fuentes, la Casa Blanca vería con buenos ojos que Alaui volviera a hacerse con las riendas del país. El ex primer ministro concurre en una heterogénea alianza que agrupa figuras de todas las comunidades, incluidos líderes suníes de renombre como el ex presidente Ghazi al Yawar, el líder del Partido Comunista, Hanid Magui, o el presidente del Parlamento saliente, el también suní Hachim Al Hasani. El tercer político chií en discordia es el controvertido Ahmad Chalabi, viceprimer ministro, líder del partido del Congreso Nacional Iraquí y favorito de Estados Unidos antes de la guerra. Ninguno de los tres cuenta con el apoyo explícito del líder espiritual de los chiíes en Irak, el gran ayatolá Ali al Sistani, quien esta vez se ha mantenido al margen del proceso. Los suníes, por su parte, compiten agrupados en la coalición Frente de Consenso Iraquí, fundada el pasado mes de octubre y liderada por el Partido Islámico de Irak, principal agrupación suní del país.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>