Podemos y Ada Colau, empezando con un mal ejemplo

El éxito político de Pablo Iglesias es hoy incuestionable, y la acción de Ada Colau al frente de la plataforma para luchar contra…

El éxito político de Pablo Iglesias es hoy incuestionable, y la acción de Ada Colau al frente de la plataforma para luchar contra los desahucios también. Sus formulaciones concretas gustarán más a unos y poco a otros, pero es difícil que se puede negar que su discurso y su práctica prepolítica está guiada por la voluntad de afrontar problemas graves y mal tratados por los demás. Por esto es más grave y más triste que sus primeros pasos en la arena política sean un remiendo de la forma de hacer política, que quieren corregir, y se asemeja demasiado a una competición del "quítate-tú-que-me–pongo-yo".

A las primeras de cambio, Iglesias y su núcleo dirigente de Podemos, cuando ha visto que otro grupo iba a discutirles quien organizaba el primer congreso, quien controla el aparato en definitiva, han recurrido a la estratagema de la velocidad en la elección de los responsables, y a las listas cerradas y bloqueadas. Eso a las primeras de cambio, y a pesar de la ventaja que otorga a Iglesias el culto a la personalidad que caracteriza de una manera insólita a Podemos: nadie hasta ahora había utilizado su propio rostro para distinguir a su papeleta electoral. Lo que ha hecho este partido ha sido utilizar el repertorio clásico de todo aparato, aquello que le da ventaja por partir de una situación de dominio: poco margen de tiempo para los de “fuera”, y elecciones bloqueadas. ¿Cómo van a pedir con credibilidad listas abiertas y regeneración democrática con esos métodos?

Ada Colau ha tardado menos en discurrir por el mismo sendero. Dejó de ser portavoz en la defensa de los desahuciados por razones -dijo- de renovación y fatiga, y para atajar las primeras voces que aseguraron que su interés era transformar en capital político su éxito electoral. Negó tal posibilidad con vehemencia. Ha pasado muy poco tiempo y ya ha emergido como líder de una nueva plataforma política para presentarse a las elecciones municipales de Barcelona, con un planteamiento desmesurado: que los partidos ya existentes se integren a su grupo. Iniciativa per Catalunya, el equivalente de Izquierda Unida, Podemos, y las CUP son llamadas a alinearse bajo su égida. No es poca la ambición política para alguien que dijo que no pensaba tal cosa. Que quede claro, no niego, todo lo contrario, que desde cualquier movimiento social se pase al partidismo político, lo que si censuro es el engaño, el quererse presentar como diferente: "yo nunca capitalizaré mi acción social en partidismo político", para terminar haciendo lo mismo.

Y es que MacIntyre ya escribió en 1984 en Tras La Virtud (p321): “El socialismo marxista es profundamente optimista en el fondo, porque, cualesquiera que sean sus críticas a las instituciones capitalistas y burguesas, afirma que en el seno de la sociedad constituida por estas instituciones están acumuladas todas las precondiciones humanas y materiales para el futuro mejor. ¿Pero es del empobrecimiento moral del capitalismo avanzado de donde saldrán, como tantos marxistas dicen, estos recursos de futuro?". Lo que nos plantea MacIntyre es que desde dentro del propio sistema moral solo surge la misma lógica moral (aunque también se podría proponer, no es la intención del autor que el capitalismo no está tan degradado como afirmaban los marxistas). Estas opciones políticas surgidas de la injusticia social manifiesta de la crisis, basadas en un hiperliderazgo, nacen de los mismos planteamientos morales, instrumentales, sobre la política que los “otros”, los que ya están, no son ningún cambio sino la radicalización de lo mismo.

La raíz moral de nuestra crisis económica y política solo puede venir de “fuera” de la misma. Por esta razón el cristianismo es tan decisivo para superarla… si los cristianos y la Iglesia nos creyéramos de verdad que esta es ahora su tarea. Los primeros, construyendo el sujeto político; la Iglesia, sin confundirse con este, cumpliendo su misión de sujeto histórico, que en Europa significa la capacidad, una y otra vez probada, de levantar renacimientos desde el único lugar en la que tal tarea es posible, a partir de su propia tradición religiosa y moral, de su tradición cultural.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>