Polarización de Trump

Trump se presentó en su primer discurso como el líder que viene a responder al deseo de que los estadounidenses no sean ignorados. Sus palabras eran claramente una copia de algunos párrafos bíblicos. Este mesianismo ignora deliberadamente que la política tiene límites y que no asegura la felicidad.

El atajo a la felicidad prometida pasa por echar la culpa a los otros: los que no son americanos, a los políticos, a los periodistas. Esta dialéctica del conflicto con los otros, parece haber dominado también en las primeras marchas de protesta. Cuando Madona dice que ha soñado volar la Casa Blanca está utilizado el mismo lenguaje que Trump. Un lenguaje violento y excluyente. Con estas reacciones Trump consigue su propósito: polariza todo.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>