Política española: Urgencias que no deben olvidarse

El nuevo escenario político que han abierto los distintos movimientos que se han producido desde el jueves de la pasada semana significan una transfor…

Forum Libertas

El nuevo escenario político que han abierto los distintos movimientos que se han producido desde el jueves de la pasada semana significan una transformación aparentemente radical de las dinámicas que existían, fundadas en el enfrentamiento. Como mínimo, en las relaciones PP-Gobierno y las posiciones de  Batasuna y ETA, abren espacios a una normalización de la política española y una pacificación definitiva del País Vasco. Éstos son dos fines buenos y necesarios que, además, deberían permitir atender a necesidades vitales y urgentes de la sociedad española, que quizá con todo este trajín estén pasando más desapercibidas de lo conveniente. Por tanto, resultaría negativo que lo que podríamos llamar debate territorial se convirtiera en el único centro de atención, fuera del agujero negro por donde desaparecen todas estas otras cuestiones de primera urgencia. Señalemos, a vuela pluma, cuatro:

1- La productividad. Es conocido que España viene perdiendo productividad desde los años 90 por su escasa capacidad de incorporar tecnología y personal altamente cualificado a los sistemas productivos. Ello hace, por ejemplo, que nuestras exportaciones, se mantengan sólo a base de reducir los márgenes de la empresa, encerrándola así en un círculo vicioso porque, a menor capitalización, menores capacidades para invertir en tecnología. La globalización, la emergencia de China y la India, la ampliación de la Unión Europea (UE) exige una respuesta eficaz y rápida en este campo.

2- Ligado a la anterior pero con un carácter mucho más radical, España debe salir de la crisis que vive su sistema de enseñanza. Mientras países mejor situados que el nuestro en este campo, como Francia y Alemania, revisan sus sistemas educativos, nosotros continuamos en el más absoluto vacío, con una ley derogada, la LOCE, pero sin nada tangible para sustituirla, con unos resultados que nos sitúan alejados de los países tecnológicamente desarrollados y con unas cifras de fracaso escolar abrumadoras que desmontan cualquier defensa del valor inclusivo que aporta la LOGSE.

3- El tercer factor se refiere a la demografía. No podemos continuar instalados en estas tasas de crecimiento tan bajas, generadoras de un proceso de envejecimiento que era insostenible todo el estado del bienestar. 

4- Los peligros que acechan de acentuar la destrucción del matrimonio y, con él, de la maternidad y la paternidad que constituyen el fundamento social por excelencia, dado que son la única fuente primigenia generadora de capital social. A la crisis que experimenta y que señalan el crecimiento del número de divorcios, abortos y homicidios de la pareja, se añadirán ahora, si no lo remediamos, dos potentes vectores de promoción gubernamental: la nueva ley del divorcio por repudio, que es un escándalo en la jurisprudencia europea, y el matrimonio homosexual, que va a romper uno de los elementos del pacto constitucional y cuya legalidad va a ser forzada con la contundencia de una simple mayoría relativa, desoyendo los dictámenes del Consejo de Estado y del Consejo General del Poder Judicial.

Los pactos, las aperturas y las búsquedas de soluciones deberían tener también en las respectivas agendas políticas la solución de estas cuestiones vitales.

Hazte socio

También te puede gustar