Políticos y dirigentes de todo el mundo saludan con respeto al nuevo pontífice

La elección de Joseph Ratzinger como Papa, Benedicto XVI, no ha pasado inadvertida entre jefes de Estado o de Gobierno, líderes políticos y todo tipo …

La elección de Joseph Ratzinger como Papa, Benedicto XVI, no ha pasado inadvertida entre jefes de Estado o de Gobierno, líderes políticos y todo tipo de dirigentes del mundo. Todas las reacciones coinciden a la hora de saludar con respeto al nuevo pontífice y elogiar sus capacidades, al mismo tiempo que le desean lo mejor para la etapa que afronta la Iglesia católica. El secretario general de la ONU, Kofi Annan, aseguró este martes por la noche que Ratzinger “aporta una rica experiencia a esta importante misión”, y recordó que “las Naciones Unidas y la Santa Sede comparten un fuerte compromiso a favor de la paz, la justicia social, la dignidad humana y la libertad religiosa, así como un respeto común por las creencias de todo el mundo”.

 

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, comentó que Benedicto XVI es “un hombre de gran sabiduría y capacidad para dirigir la Iglesia católica”. Entre sus primeras impresiones, añadió que las palabras del ahora Papa durante la homilía del funeral por Juan Pablo II “han tocado nuestros corazones”, y concluyó que une ahora su voz a la de “los ciudadanos estadounidenses y de todo el mundo, que están seguros de que Ratzinger mostrará una fuerza y una sabiduría renovadas”. Y el presidente de Israel, Moshe Katzav, expresó su confianza en Benedicto XVI porque entiende que “seguirá el camino marcado por Juan Pablo II, en el sentido de impulsar la fraternidad y la reconciliación entre los pueblos y las naciones, dentro de un espíritu general de concordia”.

 

En España, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, trasladó al Santo Padre, “en nombre del pueblo español”, su “más calurosa felicitación por su elección”, y expresó sus “mejores deseos para el pontificado que ahora se inicia”. En los mismos términos se expresó el líder de la oposición y presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, que deseó a Benedicto XVI “la mejor fortuna”. También pidió que su Magisterio “nos ayude a todos a ser mejores”, y añadió que “lo que han decidido los cardenales está muy bien decidido”. También se refirió al tema el secretario general del PP, Ángel Acebes: “Es un momento muy importante para la Iglesia, pero también para los principios y las convicciones en el mundo después del referente moral que ha sido Juan Pablo II”.

 

En el ámbito eclesial, las valoraciones tampoco han tenido fronteras. Desde Moscú, el arzobispo católico Tadeusz Kondrusiewcz definió al nuevo Papa como “un hombre santo, una columna de la fe y el colaborador más estrecho del gran Juan Pablo II”, y citó a su predecesor en el nombre, Benedicto XV, quien “ya denunció la Primera Guerra Mundial, al calificarla de acción inútil, e instituyó la primera congregación vaticana dedicada a las Iglesias orientales”. Y desde España, el presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, expresó en una nota su “completa y afectuosa adhesión filial” al nuevo “pastor universal”. En la misma línea, ofrece su colaboración en nombre de todos los obispos españoles: “Renovamos nuestra disposición más sincera para trabajar en plena comunión con Pedro y bajo Pedro en el anuncio del Evangelio a la humanidad de nuestros días”.

 

“Hombre de paz, sencillo, comprensivo, espiritual”

 

No han faltado otras valoraciones de obispos, responsables de comunidades religiosas y laicos que han hablado o escrito en las últimas horas sobre la figura de Joseph Ratzinger. El arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, recordó que él, junto con todos los titulares de las diócesis catalanas, ha sido uno de los últimos pastores que visitó al ahora Papa en el Vaticano antes de la muerte de Juan Pablo II. “Me impresionó su sencillez, su delicadeza en el trato con todos nosotros, su comprensión y sus lúcidas respuestas y sugerencias ante las cuestiones actuales”, explicó. También comentó que “las primeras palabras de Benedicto XVI ponen de relieve el reconocimiento de ser un humilde trabajador en la viña del Señor, al mismo tiempo que cuenta con el consuelo de la asistencia constante de Dios”.

 

También desde Cataluña, el presidente de la asociación E-Cristians, Josep Miró i Ardèvol, subrayó la elección del nombre, “que nos recuerda a un predecesor, Benedicto XV, que fue sobre todo un hombre de paz, un pontífice sobrio y un reformador, ya que modificó el Código de Derecho Canónico en 1919”. En este sentido, aclaró que “será distinto a Juan Pablo II, aunque la vinculación a su predecesor inmediato es clara y, por tanto, también importante”. Y elogió las capacidades teológicas de un hombre que ha demostrado y demostrará “que en la Iglesia católica no cabe todo y no todo es igual porque, si esta Iglesia asumiese todos los males del mundo, no tendría ningún sentido el mensaje de Jesucristo”.

 

Finalmente, cabe destacar las declaraciones del abad del monasterio benedictino de Montserrat, Josep Maria Soler, que se unió a la alegría de toda la Iglesia, y destacó “su calidad personal, su espiritualidad y su humildad, así como su preparación intelectual tanto a nivel teológico como filosófico”. “Ahora conoceremos a un Ratzinger Papa, con un carisma propio y diferente”, concluyó. Sobre el nombre de Benedicto, el abad Soler comentó que “significa una referencia que honra a todos los benedictinos, así como al Papa Benedicto XV, hombre de gran preocupación por Europa”. Finalmente, aseguró que “el hecho de que Ratzinger conozca la realidad federal de los lands alemanes hace pensar que no le resultará difícil entender la realidad de Cataluña”.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>