Por qué el plan de vivienda es inútil (e injusto)

El espectáculo que la ministra española de Vivienda está dando es bochornoso. Como diría un amigo mío, "se equivoca hasta en lo opinable". U…

El espectáculo que la ministra española de Vivienda está dando es bochornoso. Como diría un amigo mío, "se equivoca hasta en lo opinable". Uno puede gobernar contra la ideología, pero no contra la verdad económica elemental e incontrovertible. Y esto, por mucho que quieran disimular, no es opinable.

Sus últimas palabras son, más o menos, las siguientes: "Las medidas no harán subir el precio de los alquileres porque sólo van dirigidas a los jóvenes". Desconocía hasta este momento que un propietario de 55 años no podrá subir el precio actual que cobra si viene un chavalín de 25 años y paga 150 euros más que la mejor oferta actual. O muy ignorantes, o muy mentirosos.

Si se quiere actuar sobre el precio de la vivienda, necesariamente hay que actuar sobre la oferta, no sobre la demanda. Más suelo, más casas, menor precio.

(Lástima, si el Ayuntamiento de Moscas de Abajo libera el suelo de su municipio no podrá especular con él, y no nos podrá traer en verano el Festival Internacional de Jazz ni a los mejores toreros del momento. – ¿O tal vez no sabía que en el precio de su casa está pagando, también, el despilfarro generalizado de nuestra casta política?-).

Otro impedimento, comentado hasta la saciedad, pero no por ello menos cierto: si no hay seguridad jurídica, si alquilar un piso es como jugar a la ruleta rusa, los precios deben ser astronómicos para que compense al propietario. O pedir un aval, garantías… Una muestra más de que la filosofía progre siempre acaba haciendo más daño a quien teóricamente quiere beneficiar: a la persona honrada que hace un esfuerzo por trabajar para pagar sus facturas, que quiere cumplir con la palabra que da en un contrato y que no nada en la abundancia para tener avales bancarios.

Por último, este gobierno, en la mejor tradición socialista, quiere que asumamos que tiene capacidad para, discrecionalmente, quitar recursos a unas personas para dárselos a otras. El mito de la distribución de la riqueza, la pantomima del igualitarismo de secta.

El resultado es, una vez más, el rediseño artificial de la sociedad. Si usted está casado, tiene un par de hijos y un sueldo medio, está condenado al mayor de los latrocinios, al robo sistemático, a que se le quede una permanente cara de imbécil. Su sueldo no le dará para lujos, ni podrá pagar una buena universidad privada para sus hijos, ni veranear con holgura, pero a cambio contribuirá muy noblemente a que el hijo de su vecino tenga un piso de alquiler pagado por usted.

Test para clases medias, de edad superior a 50 años:

¿Con cuántos años se compró su primera casa?
¿Cuántos metros tenía?
¿Con qué edad se compró su primer coche?
¿Tuvo algún complejo por ello?
¿Se dedicó a trabajar, o a esperar a que el Estado robara a su vecino para pagarle a usted una casa?

No hay nada más perjudicial para las clases económicamente más humildes, para la gran clase media normal de despertador a las 7:00 de la mañana, que la ideología izquierdista. Hay que ser muy rico para poder permitirse ser progre.

Publicado en www.fundacionburke.org 

Más sobre el plan de vivienda del Gobierno español:

Cataluña y Andalucía: Dos planes de vivienda de dudoso cumplimiento
http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=9226

Vivienda y discurso fácil: al Gobierno le faltan competencias
http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=9218 

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>