Por qué perdimos la guerra‘, de Carlos Rojas

Si hay algún contexto en el que el viejo debate historiográfico sobre la objetividad resulta asfixiante es en el campo de la Guerra Civil española.  L…

Si hay algún contexto en el que el viejo debate historiográfico sobre la objetividad resulta asfixiante es en el campo de la Guerra Civil española.
 
La sorprendente vigencia del conflicto arrastra tras de sí una masa tal de prejuicios, posicionamientos personales e irredentismos colectivos que convierte a la bibliografía de la guerra en un desagradable campo de minas. Y lo más triste es que las minas las plantan indistintamente los dos bandos y le explotan primero a aquel que lo que persigue es la Verdad, aunque no milite en ninguno de ellos.
 
Es interesante reflexionar sobre esto en concreto porque a menudo se ha resuelto el dilema de la objetividad refugiándose en la distancia personal del historiador con su objeto de estudio lo que, por paralelismo crea la ilusión de una equidistancia muy apreciada en nuestros tiempos, pero eso no sólo es imposible también es incorrecto.
 
Como recuerda a menudo nuestro querido director, no se puede se equidistante entre los judíos y los nazis… es más, ni siquiera se puede serlo entre Goering y el responsable del bombardeo de Dresden. La objetividad, entonces, no se convierte entonces en falta de juicio sino en honradez en los datos y en rectitud de intención en los balances.
 
Si Franco fusiló a cien mil, fusiló a cien mil aunque su levantamiento fuese legítimo. Si Companys se reconcilió con la Iglesia y se confesó antes de morir, lo hizo; aunque sus acciones políticas le puedan estar costando siglos de Purgatorio…
Todo esto viene a cuento porque, aunque pueda sorprender —a mí me sorprende— nunca se sabe lo que te vas a encontrar. Bajo el disuasorio título de Por qué perdimos la guerra que utilizó en su día el anarquista Diego Abad de Santillán para un texto justificatorio y escasamente valioso fuera del contexto político, se nos presenta un magnífico ejercicio de Historia, de política y de honradez intelectual del Premio a la Lealtad Republicana 2004 e ínclito hombre de letras, Carlos Rojas.
Planeta, en una decisión ciertamente audaz, ha creado una colección, España Escrita, dirigida por Rafael Borrás, que prescinde de la vieja trampa de la objetividad pero también del sectarismo de nuestros tiempos, reuniendo y publicando textos de clara intención apologética pero que comparten lo único serio de esta vida: la honradez y la rectitud de intención.
 
Lo que la convierte en excepcional es que incluye sin tapujos a  autores de los dos bandos —algunos que lo reconocen y otros que no— lo que permite al lector un sano ejercicio de triangulación. Como dice la entradilla de la colección “los hechos son sagrados pero la interpretación de los mismos es libre” y nosotros añadiríamos, aunque lo es más cuanto más se acerca a la Verdad…
En concreto el libro de Rojas es una recopilación de testimonios de diversos personajes más o menos afectos a la causa republicana que, a partir de sus recuerdos y sus juicios analizan la causa de la pérdida de la guerra.
 
Con estas premisas digamos que autocríticas, el resultado no podía ser muy malo, puesto que, al sacar punta a las actitudes de los diversos factores republicanos se obtiene no ya una fotografía sino una holografía de sus errores. A la sinceridad y buen tino de muchos, algunos especialmente relevantes como el comandante Vicente Guarner o Claudi Ametlla, se añaden unos excelentes prólogos del autor que ayudan a un lector estadísticamente —y por la que está cayendo, informativamente— cada vez más distante de los hechos por pura trayectoria vital a situarse en el contexto político y factual del momento.
 
Cabe decir que la triangulación a que nos referíamos es especialmente fructífera a la hora de juzgar los testimonios de aquellos cuya honradez —o selectividad de la memoria— no está a la misma altura… Una obra magnífica pues, y no sólo para los más afines a la causa del autor sino que más bien todo lo contrario.
 
Por qué perdimos la guerra
Carlos Rojas
Editorial  Planeta
612 páginas
Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>