¿Por qué un país como Polonia con menos recursos en Educación obtiene mejores resultados que España?

Polonia y España constituyen dos paradigmas en relación a la cantidad de recursos que invierten en Educación y los resultados que…

Polonia y España constituyen dos paradigmas en relación a la cantidad de recursos que invierten en Educación y los resultados que cosechan. Ambos suponen una anomalía en el estudio realizado por el Instituto de Estudios del Capital Social (INCAS) de la Universitat Abat Oliba CEU de Barcelona. Ambos países representan anomalías porque siendo Polonia uno de los países que menos recursos destina a la educación de sus ciudadanos, en relación, cosecha buenos resultados. Sin embargo, España, invirtiendo una gran cantidad de dinero en la formación de los españoles, es uno de los países con peor coeficiente de beneficios a posteriori en los resultados obtenidos.

El estudio “El rendimiento escolar. La anomalía española” de mayo de 2010 persigue demostrar que los resultados que España obtiene en su sistema educativo son muy inferiores a los que le correspondería en razón de los recursos que aplica. Y los resultados del estudio son evidentes.
La investigación compara el comportamiento de España con una serie de países que tienen una magnitud semejante a la española. Eslovenia y la UE de los 27 comparten cifras similares con España para el gasto por alumno, Alemania y Bulgaria en gasto en relación al PIB y Austria y Polonia en alumnos por profesor. Los datos evidencian que España obtiene peores resultados en cualquiera de las tres medidas que aplica el estudio en relación a cualquiera de los cinco países y el conjunto de la UE-27. La única pequeña excepción la protagoniza Bulgaria en relación al rendimiento PISA de España.
En términos globales, “El rendimiento escolar. La anomalía española” el coeficiente de rendimiento que se deriva de relacionar las cifras (es decir, la relación entre el índice de recursos y los rendimientos alcanzados) siempre es para España el peor como se puede observar en el cuadro siguiente:
El rendimiento Escolar. La anomalía Española
País
Coeficiente de rendimientos*
España
6,66
UE-27
5,33
Eslovenia
1,66
Alemania
4,33
Bulgaria
5,50
Austria
3,00
Polonia
2,00
* Un mayor número de coeficiente de rendimientos implicará una peor relación entre el índice de recursos invertidos y los rendimientos alcanzados.
El estudio utiliza los recursos más significativos que intervienen en el coeficiente de rendimientos: gasto en primaria y secundaria expresado en el porcentaje del PIB, gasto por alumno y número de alumnos por profesor. Posteriormente se establece la medida del rendimiento del sistema en términos de abandono escolar temprano, población de 20-24 años con titulación mínima de secundario postobligatoria, y puntuación PISA en comprensión lectora, matemáticas y ciencias.
La pregunta que se desprende de la tabla en relación a España es, ¿por qué un país como Polonia con menores recursos en Educación obtiene mejores resultados en relación? Cabe especificar que Polonia obtiene unos resultados medios pero la inversión en recursos que destina es muy reducida. En este sentido, España con los recursos que destina debería obtener resultados muy superiores a los que constata, por ello protagoniza una anomalía en la comparativa con el resto de países.
El reflejo del sistema educativo en el aspecto económico
Además, esta anomalía educativa se acaba reflejando en la economía del país. Así lo revela el hecho de que Polonia haya logrado ganar por primera vez ante los inversores ya que el Tesoro ha colocado recientemente su bono en euros a 10 años más barato que el español. Esta circunstancia no hace más que sembrar más dudas internacionales sobre la solvencia de España.
Polonia encabeza la lista de algunos países del sur de Europa que están deparando sorpresas en los mercados financieros. El pasado mes de septiembre ganó en una subasta a España ante los inversores.
Polonia logró emitir bonos en euros a 10 años por valor de 1.000 millones a un tipo de interés marginal del 4,016%, este tipo de interés supone ofrecer una prima de riesgo inferior a la de España, pese a que, sorprendentemente, Polonia no forma parte del euro.
Los inversores internacionales miran a países como Polonia para realizar sus apuestas bursátiles ya que son mercados con buenas perspectivas, mientras que las diferencias con España son escandalosas.
Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>