¿Por qué un trato de privilegio para Miley Cyrus en su visita a la Sagrada Familia?

Si algo caracteriza a la megaestrella de la canción Miley Cyrus es que basa sus éxitos en el escándalo y la provocación se…

Si algo caracteriza a la megaestrella de la canción Miley Cyrus es que basa sus éxitos en el escándalo y la provocación sexual. La cantante presentó el pasado viernes, 13 de junio, en el Palau Sant Jordi de Barcelona su último espectáculo, ‘Bangerz Tour‘, con el que volvió a escandalizar a los asistentes, entre ellos muchos menores acompañados de sus padres.

Miley aterrizó en Barcelona tres días antes, y con sus cuatro escoltas y las correspondientes furgonetas de vidrios ahumados se dirigió con su madre, su hermana y otros acompañantes al hotel Arts, donde estuvieron alojados.

En la tarde del jueves, a partir de las 20 horas y después de la salida del público visitante, la cantante realizó una visita privada a la Basílica de la Sagrada Familia, que tenía concertada de antemano.

Trato VIP para la estrella… del escándalo

A esa hora, dos furgonetas entraban por la puerta del garaje de mantenimiento del Templo expiatorio de la Sagrada Familia, con la estrella de la canción y sus acompañantes en el interior.

A continuación, Miley Cyrus y su séquito personal pasearon durante 45 minutos por el interior de la Sagrada Familia acompañados por un guía privado que les mostró los rincones más espectaculares del templo diseñado por Antoni Gaudí.

Como es lógico, nadie puede poner objeción alguna a que Miley, a pesar de los escándalos que la acompañan a todas partes, visite la Sagrada Familia o cualquier otro templo religioso.

Sin embargo, que lo haga con un tratamiento privilegiado de personalidad VIP, y fuera del horario establecido para las visitas a la Basílica, es algo que no se puede entender con facilidad, sobre todo por parte de quienes dan una especial significación al Templo expiatorio dedicado por Benedicto XVI el 7 de noviembre de 2010.

Ante este hecho, cabe preguntarse por qué el Patronato de la Junta Constructora de la Sagrada Familia ha consentido que se dé ese trato de privilegio a una estrella de la canción que arrastra tras de sí escándalo tras escándalo por sus provocaciones sexuales ante millones de seguidores, muchos de ellos adolescentes y menores de edad.

En ese sentido, habría que recordar al Patronato las palabras de Jesús: "al que haga tropezar a uno de estos pequeñitos que creen en mí, mejor le sería que le colgaran al cuello una piedra de molino de las que mueve un asno, y que se ahogara en lo profundo del mar".

Que Miley Cyrus haya evitado hacer cola para visitar la Sagrada Familia, gracias al trato de privilegio recibido, es sin lugar a dudas un error del Patronato, y por esta cuestión debería dar las oportunas explicaciones. ¿Cuál hubiera sido la reacción de los medios si, por ejemplo, ese trato de VIP se hubiera producido en la persona de un político?

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>