Porno japonés y conejos rosas inundan las calles de L’Hospitalet

Cada año los vecinos de Barcelona y L’Hospitalet son bombardeados con publicidad del Festival Internacional de Cine Erótico, pero los carteles de este…

Cada año los vecinos de Barcelona y L’Hospitalet son bombardeados con publicidad del Festival Internacional de Cine Erótico, pero los carteles de este año han cruzado una frontera. Si el cartel del conejo rosa puede tener su ingenio, no puede decirse lo mismo del dibujo de manga erótico japonés (hentai) que está por todas las calles de L’Hospitalet.

“La publicidad pornográfica está en la zona escolar entre el colegio público Ramón y Cajal, el concertado Sant Jaume y la Escuela Secundaria Montessori, en la Plaza Española, hervidero de niños y adolescentes en días del cole y fines de semana“, denuncia en su blog Tatiana Fedotova, joven madre de familia y vecina de L’Hospitalet, una de las ciudades españolas que concentran más emigración. “En Rusia tenemos muchos problemas, pero allí estas guarradas no se colocan por la calle y menos con dinero de los contribuyentes. Creo que no soy la única extranjera que alucina: que pregunten a las familias musulmanas e hispanas del barrio, los vecinos de L’ Hospitalet.”
En realidad, aunque los carteles pornográficos ocupan los espacios públicos municipales de Barcelona y L’Hospitalet para anunciarse no llevan logotipos de instituciones públicas. Eso sí, la web del Festival Internacional de Cine Erótico anuncia con satisfacción que
el gobierno catalán ha reconocido por vez primera al certamen como uno de los festivales de cine incluidos y señalizados como tales en su circuito oficial. Lo cierto es que la industria del sexo está asumiendo desafíos que hace unos años eran impensables y que están pavimentando su normalización a una velocidad insospechada.”
  
Los objetivos del Festival, según anuncia la organización en su web, son entre otros “dinamizar y normalizar la industria del sexo, promocionar la producción de películas X y normalizar el consumo de la pornografía“.
 
El sector tiene actividades específicas para mujeres (el espacio “Clau de Dona”/Clave de Mujer), con la voluntad de ampliar el producto a un público que hasta hace poco casi no lo consumía. En esta zona habrá sexólogas “resolviendo” dudas sexuales a las mujeres… y animándoles a consumir.
 
Viendo los carteles del conejito rosa y los de la enfermera de cómic japonés, se podría sospechar si el siguiente paso en la estrategia de “normalizar el consumo de pornografía” es habituar también a los niños. Imágenes que en televisión no se pueden emitir excepto en ciertos horarios, ocupan ahora 24 horas, 7 días a la semana las instalaciones municipales destinadas a la comunicación de eventos.
 
El festival incluye llamamientos para reclutar actores porno (“si quieres ser actor o actriz porno en el festival encontrarás tu oportunidad de lanzarte a la fama”), un salón de fetichismo “donde el placer se visten de cuero”, y la inevitable, rentable y bien nutrida zona gay.
 
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>