Practicarse un aborto aumenta el riesgo de que los siguientes niños sean prematuros

El estudio, publicado en el número de octubre 2007 del Journal of Reproductive Medicine, examinaba 4 millones de nacimientos con 72.700 casos d…

El estudio, publicado en el número de octubre 2007 del Journal of Reproductive Medicine, examinaba 4 millones de nacimientos con 72.700 casos de niños muy prematuros. Un 31,5% de los niños nacidos con un peso muy bajo (menos de 1.500 gramos) estarían relacionados con un aborto previo que se practicó la madre.

Al cruzar los datos con los de niños prematuros y nacidos con poco peso que tenían traumatismo cerebral, el estudio considera que unos 1.000 casos en cada año en EEUU se relacionan con abortos previos.

Los autores del estudio son el doctor Byron Calhoun, profesor de ginecología y obstetricia de la Western Virginia University, la doctora Elizabeth Shadigian, de las mismas especilizades en la Universidad de Michigan y Brent Rooney como director de la investigación.

Los datos confirman investigaciones publicadas en el 2006 del doctor Richard E. Behrman, de la Universidad de Stanford, que ya determinaban que "los abortos provocados en el primer trimestre" son "factores de riesgo médico inmutable relacionados con nacimientos prematuros".

La medicina hoy permite sacar adelante a niños que nacen muy prematuros. Sin embargo, lo deseable es que el niño pase los 9 meses de gestación dentro de la madre. El artículo calcula que los cuidados por nacimiento prematuro que logran resultados maravillosos tienen un coste económico de 1.200 millones de dólares cada año en EEUU. (No se cuentan aquí los costes de por vida para los niños con daños físicos y cerebrales).

Además, aunque muchos niños prematuros pueden crecer sin posteriores complicaciones, hay otros muchos que sufrirán problemas de salud en los pulmones, infecciones, ceguera, sordera, epilepsia, autismo, retraso mental, etc…

Según Calhoun, un 31,5% de los niños nacidos con un peso muy bajo (menos de 1.500 gramos) están relacionados con un aborto previo que se practicó la madre. Un 7,7% de esos niños de muy bajo peso presentan lesiones cerebrales de movilidad.

Con estas cifras se calcula que si no hubiese abortos en Estados Unidos, cada año nacerían 1.096 casos menos de niños con daños cerebrales por su pequeño tamaño al nacer.

El artículo está en el índice del Journal of Reproductive Medicine como:

Cost Consequences of inducted abortion as attributable risk for preterm birth and impact on informed consent. B.C. Calhoun, E.Shadigian y B. Rooney.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>