Primer contacto vaticano con la Cuba post castrista

Coincidiendo prácticamente con el anuncio de Fidel Castro de que renuncia definitivamente a la presidencia de Cuba, el cardenal Tarcisio Bertone, secr…

Coincidiendo prácticamente con el anuncio de Fidel Castro de que renuncia definitivamente a la presidencia de Cuba, el cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado de Benedicto XVI, visitará la isla desde este jueves, 21 de febrero, hasta el próximo día 26.

 

A pesar de que el cardenal Bertone ya ha aclarado que su visita a Cuba no es de carácter político sino eclesial, a nadie se le escapa lo que tiene de histórico ese primer contacto vaticano con la Cuba post castrista.

 

De forma totalmente casual, el mismo día en el que el diario oficial Granma, Castro anunciaba que no aspirará ni aceptará el cargo de presidente del Consejo de Estado y de comandante en Jefe, por motivos de edad y de salud, el colaborador más cercano del Papa explicaba en una entrevista al diario italiano Avvenire los motivos de su viaje pastoral.

 

“No es en clave geopolítica”

 

Según el programa anunciado este lunes, el purpurado italiano visitará Cuba en esos días para celebrar el décimo aniversario del viaje apostólico de Juan Pablo II a la isla caribeña.

 

En la entrevista, el cardenal Bertone constata la gran atención que suscita este viaje, “sobre todo por parte de los medios de comunicación”, y confiesa que “he quedado algo sorprendido” por este motivo, pues es natural que el secretario de Estado vaya ‘en misión’ a los diferentes países del mundo”.

 

No concibo mi actividad en clave geopolítica, sin eclesial -aclara-. Y este viaje no es una excepción, como no lo será el que poco después realizaré a Armenia y Azerbaiyán”.

 

“En Cuba voy sobre todo a visitar a la Iglesia local que, a pesar de las conocidas dificultades, goza de una gran vitalidad”, anuncia. “Obviamente, la visita se desarrolla por una invitación, particularmente cálida, de las autoridades civiles, además de la conferencia episcopal”.

 

Por lo que se refiere a las divergencias de la Iglesia con el gobierno cubano, el cardenal pide al periodista, Gianni Cardinale, no comentarlas ahora, pues “no sería delicado ni oportuno hacerlo antes de la visita”.

 

Por lo que se refiere a los derechos humanos, el cardenal afirma que “todo país tiene sus dificultades. Y la Iglesia nunca deja ni dejará de hacer escuchar su voz. Con todos”.

 

El cardenal aclara que por el momento no se ha fijado ninguna posible entrevista ni con Fidel ni con su hermano, Raúl Castro, quien está ejerciendo interinamente sus funciones de jefe de Estado.

 

“No aspiraré ni aceptaré el cargo”

 

Por su parte, Castro renunció a la Presidencia de Cuba mediante un mensaje publicado en el diario Granma, por considerar que “ha llegado el momento de postular y elegir al Consejo de Estado, su presidente, vicepresidentes y secretario”.

 

“A mis entrañables compatriotas, que me hicieron el inmenso honor de elegirme en días recientes como miembro del Parlamento, en cuyo seno se deben adoptar acuerdos importantes para el destino de nuestra Revolución, les comunico que no aspiraré ni aceptaré, no aspiraré ni aceptaré, el cargo de presidente del Consejo de Estado y comandante en jefe”, declaró Castro en un “mensaje del comandante en jefe”.

 

“Era incómoda mi posición frente a un adversario que hizo todo lo imaginable por deshacerse de mí y en nada me agradaba complacerlo”, afirmó, refiriéndose a sus problemas de salud.

 

“Conociendo mi estado crítico de salud, muchos en el exterior pensaban que la renuncia provisional al cargo de presidente del Consejo de Estado el 31 de julio de 2006, que dejé en manos del primer vicepresidente, Raúl Castro Ruz, era definitiva”, prosiguió.

 

“El propio Raúl, quien adicionalmente ocupa el cargo de ministro de las F.A.R. por méritos personales, y los demás compañeros de la dirección del Partido y el Estado, fueron renuentes a considerarme apartado de mis cargos a pesar de mi estado precario de salud”, afirmó.

 

“Más adelante pude alcanzar de nuevo el dominio total de mi mente, la posibilidad de leer y meditar mucho, obligado por el reposo”, aseguró el líder cubano, quien añadió que meditó mucho sobre la situación de su pueblo.

 

“Prepararlo para mi ausencia, sicológica y políticamente, era mi primera obligación después de tantos años de lucha. Nunca dejé de señalar que se trataba de una recuperación ‘no exenta de riesgos’, […] Mi deseo fue siempre cumplir el deber hasta el último aliento. Es lo que puedo ofrecer”, manifestó.

 

No me despido de ustedes. Deseo sólo combatir como un soldado de las ideas. Seguiré escribiendo bajo el título Reflexiones del compañero Fidel. Será un arma más del arsenal con la cual se podrá contar. Tal vez mi voz se escuche. Seré cuidadoso”, concluyó el mensaje.

 

Programa de Bertone en Cuba

 

Volviendo a la visita del cardenal Bertone a Cuba, la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba (COCC) dio a conocer este lunes el programa de la visita del secretario de Estado a la isla.

 

El cardenal Bertone llegará a La Habana en la noche del miércoles 20 de febrero (21:10 hora local) y será recibido en el aeropuerto internacional ‘José Martí’ por miembros del gobierno, los obispos cubanos y el nuncio apostólico en Cuba, el arzobispo Luigi Bonazzi.

 

En la mañana del jueves 21 iniciará su actividad con un encuentro en la Casa Sacerdotal ‘San Juan Maria Vianney’, de esta arquidiócesis, con todos los obispos cubanos.

 

Por la tarde visitará a los futuros sacerdotes en el seminario ‘San Carlos y San Ambrosio’, y a continuación (19:30 hora local) presidirá la eucaristía en la Plaza de la Catedral de La Habana. Se espera que a la misa asistan miembros del gobierno cubano, representantes del cuerpo diplomático y miles de fieles católicos.

 

En la mañana del viernes 22 de febrero, el cardenal Bertone presidirá la eucaristía en el monasterio de clausura de las Carmelitas Descalzas, adonde asistirán también las monjas dominicas de clausura. Seguidamente se reunirá con la Conferencia Cubana de Religiosos (CONCUR), entidad que agrupa a todos los religiosos y religiosas que prestan servicios pastorales en la Isla.

 

Esa tarde, en un avión facilitado por el gobierno cubano, el cardenal y una comitiva acompañante se trasladarán a la ciudad de Santa Clara. Allí presidirá la eucaristía la mañana del 23 de febrero, en el mismo lugar donde Juan Pablo II presidió su primera misa en Cuba hace 10 años, y develará un monumento en memoria del fallecido Papa.

 

Después, la comitiva se trasladará a Santiago de Cuba, al Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre. En ese lugar, casa de la Madre de los cubanos coronada hace 10 años por Juan Pablo II, el cardenal Secretario de Estado rezará el rosario con jóvenes santiagueros.

 

El domingo 24, por la mañana, el cardenal Bertone partirá de Santiago de Cuba a la vecina diócesis de Guantánamo-Baracoa, la más oriental de Cuba y también la más joven, erigida precisamente por Juan Pablo II el 24 de enero de 1998.

 

En la plaza ‘Pedro Agustín Pérez’ de la ciudad de Guantánamo, a las 09:00 horas, presidirá la santa misa, a la que se espera asistan miles de fieles de esa diócesis y de otras diócesis cercanas, como Holguín, Bayamo-Manzanillo y Santiago de Cuba. Después de la misa, y tras bendecir la nueva sede del obispado de Guantánamo-Baracoa, el cardenal Bertone regresará a La Habana.

 

Reuniones oficiales

 

El día 25 se iniciarán las reuniones oficiales entre el cardenal Bertone y Felipe Pérez Roque, ministro de Exteriores, en la sede del Ministerio cubano. Está previsto que en el mismo lugar salude al cuerpo diplomático acreditado en Cuba.

 

Por la tarde, en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, donde reposan los restos del Siervo de Dios padre Félix Varela, el cardenal Tarcisio Bertone dirigirá la palabra a representantes del mundo académico y de la cultura.

 

Desde ese mismo lugar, hace diez años, Juan Pablo II evocó las raíces cristianas de la nación, y tomó como referentes a los padres de la independencia Félix Varela y José Martí.

 

Según el programa dado a conocer hoy, esa misma noche el cardenal Bertone ofrecerá una cena a representantes del gobierno cubano y al Comité permanente de la COCC en la sede de la Nunciatura Apostólica.

 

El martes 26 de febrero, último día de su estancia en Cuba, el cardenal, formado en la Sociedad de San Francisco de Sales de San Juan Bosco (Salesianos), iniciará sus actividades en un encuentro con la familia salesiana en Cuba, en el convento de las religiosas salesianas ubicado en Peñalver, al este de La Habana.

 

Más tarde se trasladará a la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), donde se forman como médicos miles de jóvenes provenientes de decenas de países pobres América Latina, África y Asia. Se estima que un alto por ciento de los estudiantes es católico.

 

Al mediodía, en la sede de la Nunciatura, el cardenal Bertone saludará a sacerdotes y laicos que prestan sus servicios en las publicaciones de la Iglesia católica en la Isla.

 

El cardenal Tarcisio Bertone partirá de regreso a Roma el 26 de febrero en horas de la noche.

 

El programa no menciona un encuentro entre el Secretario de Estado de la Santa Sede y el presidente Fidel Castro, quien no aparece en actos públicos oficiales desde hace más de un año y medio.

 

Tampoco se refiere a un posible encuentro con el primer vicepresidente de Cuba, Raúl Castro. Pero fuentes eclesiales consultadas no descartan la posibilidad de un encuentro de este tipo.

 

Artículos relacionados:

 

Oswaldo Payá, nominado al Nobel de la Paz: “los cubanos tenemos derecho a los derechos”

 

Inmovilismo en Cuba: 234 presos políticos siguen encarcelados, 34 al borde de la muerte

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>