El principal responsable es el tiempo meteorológico

Hay que recordar que Europa ha sufrido una ola de frío extrema que hace que numerosos países no hayan podido cultivar dada su dependencia energética para poder hacerlo en invierno

En los últimos días han sido numerosas las desinformaciones que se han trasladado sobre la formación de los precios de determinadas frutas y algunas hortalizas. Esta situación ha obligado incluso a la Ministra de agricultura, Isabel Garcia Tejerina, a pronunciarse al respecto y en respuesta a un medio de comunicación, informó de que encargaría a la AICA, Agencia de Información y Control Alimentarios, un informe para saber las causas del incremento en los precios y comprobar si se estaban respetando los contratos firmados entre los distintos eslabones de la cadena de valor.

Pues bien, me parece conveniente recordar que Europa ha sufrido una ola de frío extrema que hace que numerosos países no hayan podido cultivar dada su dependencia energética para poder hacerlo en invierno. También es sabido que en países más cálidos como los del arco Mediterráneo las masas de aire frío se han ensañado de forma especial e inusual, provocando la pérdida de su cosechas a miles de agricultores que actualmente se han quedado sin recursos y otros que se ven afectados por la merma en sus producciones. Esta situación hace que el desajuste entre la oferta y la demanda sea desproporcionado, y todo esto se traslade al establecimiento de los precios en los lineales de los supermercados.

Por otro lado es importante que se sepa que los contratos, obligatorios en la cadena agroalimentaria española, se firman semanalmente y siempre en la semana anterior, y que los precios se forman según la oferta y la demanda diaria ocasionando en la mayoría de los casos grandes pérdidas a los productores que durante la campaña ven que en pocas ocasiones las cotizaciones de los productos superan los costes de producción.

También creemos conveniente añadir que la distribución de alimentos siempre mantiene su margen, y que cuando se presiona para que los precios al consumidor bajen estas distribuidoras bajan inmediatamente los precios en origen del producto obligando a sus proveedores, entre ellos el agricultor a entrar en las ofertas entregando la misma cantidad de producto a la mitad de precio, es decir a cubrir ofertas del tipo 2×1.

Tal y como ha quedado demostrado en el análisis de la cadena de valor en España el productor es el eslabón más débil de la cadena y en ningún caso es el que pone precio al producto del campo ya que es la distribución quien lo pone para el productor y para el consumidor según criterios de oferta y demanda de producto. Ésta situación de indefensión está siendo denunciada desde hace años, en las que los agricultores se ven obligados a vender a pérdidas, una práctica prohibida incluso por la Ley de competencia.

Por todas estas cuestiones me parece oportuna animar a la AICA a que efectivamente vigile el cumplimiento del código de buenas prácticas alimentarias, y de la conocida como Ley de la Cadena y que nuestros representantes políticos se tomen con el mismo interés con el que se está tomando la subida de precios de algunas frutas y hortalizas otras subidas de consumos que afectan directamente a todos los hogares españoles (electricidad y carburantes), y que por tanto afectan directamente a la subida del IPC, y donde el poder de dominio de las suministradoras deja en desamparo a los consumidores finales, entre ellos los propios agricultores y ganaderos.

Fuente: ASAJA Almería

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>