Prohibido El Código Da Vinci en Líbano porque la ley impide la ofensa a las creencias religiosas

Líbano es un país de 3,8 millones de habitantes, pequeño pero muy complejo. Étnicamente, casi todos los libaneses son árabes (excepto un 4% de armeni…

Líbano es un país de 3,8 millones de habitantes, pequeño pero muy complejo. Étnicamente, casi todos los libaneses son árabes (excepto un 4% de armenios), pero tienen diversas religiones: hay musulmanes (son mayoría entre chiítas, sunnitas y otros), cristianos maronitas (que son católicos de rito oriental), cristianos ortodoxos y drusos (una variante escindida del Islam). Tras una sangrienta guerra civil, se hace indispensable una exquisita cortesía y convivencia y respeto entre las diversas religiones. Así lo recoge la ley… y El Código Da Vinci, el super-ventas de Dan Brown carece de esta exquisitez.

“La Seguridad General nos preguntó hace unos 10 días nuestra opinión sobre el libro”, explica el padre Abdu Abú Kasm, presidente del Centro de Información Católico del Líbano. “Respondimos que el libro daña las creencias cristianas, dice que Jesús se casó con María Magdalena e instituyó un linaje familiar. Denunciamos estos intentos de dañar las creencias cristianas y cualquier otra creencia religiosa que se hacen bajo la denominación de cultura. Puede que se permita en otros países, pero en Líbano la ley prohíbe el ataque a las creencias religiosas”, añade.

De hecho, El Código Da Vinci es una novela conspirativa con acusaciones mucho más fuertes: niega la divinidad de Jesucristo, presenta a Jesús como un gurú gnóstico feminista, la Iglesia es un invento del emperador Constantino, la Biblia está manipulada y el Opus es una organización criminal que quiere dominar el mundo.

“Pero si lo venden hasta en el Vaticano…”

La editora Arab Scientific Publishers es quien tiene los derechos para publicar en árabe El Código Da Vinci en cualquier país del mundo. “Puede que no nos permitan vender el libro en el Líbano pero ya veremos los próximos días si podemos venderlo fuera del país”, dice Ghassan Chebaro, uno de los socios de la editora. “Si se vende en Italia y tienen copias hasta en el Vaticano, no entiendo por qué se prohíbe en el Líbano”, protesta.

En Beirut los libros pueden comprarse en pequeñas librerías del casco antiguo o en la megatienda de Virgin, cuyo asistente de dirección, Ghassan Chebaro, explica que recibió “una llamada de Seguridad General el viernes pidiéndonos que quitásemos el libro de las estanterías. Retiramos el libro en árabe que salió en Beirut hace un mes y también las versiones en inglés y francés que hace meses que se venden”.

De todas formas, el sistema de distribución en Líbano no es muy eficaz y las versiones inglesa y francesa de El Código Da Vinci han faltado en las estantería en semanas intermitentes. Ahora estarán ausentes por completo.

El presidente de la asociación de editores libaneses, Ahmad Fadl Allah Aasi, escribió al presidente libanés, Emile Lahud, denunciando la “supresión de libertades”. En Líbano el árabe y el francés son las lenguas oficiales, aunque también se usa el armenio y el inglés. Si bien el analfabetismo es sólo de un 7%, las duras condiciones económicas hacen que para muchos habitantes sea difícil acceder a los libros. Las fotocopias y copias en CDs de libros circulan bastante. Queda por ver si El Código Da Vinci tendráalgún tirón en el nunca muy exitosomercado negro de libros…

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>