Putin y Obama

Es una evidencia que resulta indemostrable que el actual proceso iniciado en Siria, que ha eliminado el riesgo de intervención militar de Estad…

Forum Libertas

Es una evidencia que resulta indemostrable que el actual proceso iniciado en Siria, que ha eliminado el riesgo de intervención militar de Estados Unidos, sea efecto de la oración convocada por el Papa. Pero también es una evidencia el fruto de circunstancias humanamente fortuitas que han llevado a una solución muy evidente, pero que hasta entonces no se había planteado y que se encontraba en punto muerto. El origen fue una chanza del secretario de Estado estadounidense Kerry, pero el doctor ha sido Putin, que ha conseguido un cambio fundamental en el tablero. Dios actúa a través de los actos humanos y la mayoría de veces lo hace de una forma tan suave que puede pasar inadvertida. Así nos anuncia la Biblia la presencia de Dios, no como un huracán sino como una brisa suave.

El resultado de todo esto es que el que tenía que liderar la respuesta, la gran potencia mundial, el presidente de Estados Unidos, Obama, se encuentra rodeado de fracasos. Su autoridad está derruida. No lo decimos con alegría porque un poder como el de Estados Unidos necesita una dirección fuerte a la vez que responsable. No es el caso. Obama ha demostrado que además de hacer discursos posee pocos más atributos más allá de su encendida defensa del matrimonio y la adopción por parte de los homosexuales. El potencialmente agresor ahora en crisis y Premio Nobel de la Paz, que le fue concedido cuando mantenía vivas dos guerras simultáneamente, en Irak y en Afganistán, está pagando un coste que era impensable hace 15 días. Mientras tanto, Rusia y Putin, que en la mayoría de medios occidentales acostumbran a pasar por los malos de la película, sin matices, como si la Guerra Fría continuara, ha engrandecido su figura y se ha convertido en un líder mundial con una característica decisiva: ofrece garantías sólidas a sus aliados, algo que Estados Unidos, una vez más, vuelve a poner en duda. Entre ambos, una Europa que sigue como siempre y por lo tanto va a peor, absolutamente desdibujada, sin capacidad de tener una voz propia, con actores de mentirijillas como Hollande, que persiguen castigos bélicos que ellos nunca podrían realizar. Son como el chico que alardea porque tiene al primo de Zumosol. El problema de este tipo de niños es cuando el primo no aparece.

Putin ha sufrido una dura campaña este verano por parte de los lobbies del homosexualismo político, que han desfigurado por completo una ley de protección de los menores convirtiéndola en un ataque a las personas homosexuales, lo cual es absolutamente falso, como informamos en ForumLibertas (ver enlace). Quieren confundir una legislación que tiende a preservar a los niños de una cultura hipersexualizada, sea hetero o sea homo, con una acción contra gays y lesbianas. La realidad muestra no solamente la falacia de esta actitud sino la importancia que tiene Putin hoy en el orden internacional con su tesis de que la injerencia militar no es asumible, y que no defiende al régimen de Siria sino que intenta preservar esta no injerencia. Hay en la mente de todos el resultado de Libia. En este caso Rusia no se opuso a esta intervención y las consecuencias son nefastas. Libia es un no-estado sometido a la dictadura arbitraria de múltiples facciones armadas y todo esto rodeado por la lucha por el control del petróleo, que en último término parece ser lo único que ha importado a Europa a la hora de actuar contra aquel país.

Hazte socio

También te puede gustar