¿Qué es amar?

“Amar es la manera más intensa de vivir. Si me quieres dímelo. Si me quieres déjame que me dé cuenta. Muchísi…

“Amar es la manera más intensa de vivir. Si me quieres dímelo. Si me quieres déjame que me dé cuenta. Muchísimas gracias y que Dios los bendiga”. Palabras finales de un sacerdote mejicano en una conferencia de la que he visto el fragmento final. Es un youtube. No sé quién es ahora. Me lo ha enviado vía WhatsApp persona joven que está “en capilla” Vamos que contrae matrimonio dentro de unos días. El aplauso final es elocuente.

El ministro consagrado lanza esta pregunta: “¿Cómo hace feliz un hombre a una mujer? Hacer feliz un hombre a una mujer es fácil” Enumerando con sus dedos, con aplomo, sin perturbarse y leyendo con seguridad consigue proclamar una lista. Muy hermosa. Me dice que para hacer feliz a mi esposa debo ser AMIGO, COMPAÑERO, AMANTE, HERMANO, PADRE, MAESTRO y muchas más cosas que risas gratuitas de mujeres y de hombres asistentes –eso parece en el video colgado en internet de 1 minuto y algo- me impiden atender con atención. Las risas -reales o superpuestas de video WhatsApp en circulación- empiezan al decir al público asistente que el hombre debe ser maestro ante la mujer. Y continúan mixtas con gran gratuidad ante calificativos referidos al hombre tales como CHÓFER, EDUCADOR, COCINERO, MECÁNICO, DECORADOR, PSICÓLOGO. Y más que no relato pues mis auriculares en el móvil y en silencio no me permiten recoger para Vds.

Señala el sacerdote también cómo se hace feliz a un hombre: Sólo dos cosas: INTIMIDAD Y COMIDA. Más risas. Con autoridad ministerial señala a las mujeres que los hombres son una ganga barata permanente. Entonces el silencio sustituye a las risas y concluye con las palabras iniciales de la presente pincelada merecedoras de un gran aplauso.

Por el decorado de banderas que observo se trata de una conferencia de rango internacional. Les recomiendo este clérigo si precisan orientación en asuntos de noviazgo y matrimonio. A ser posible en privado y sin conferencias. Hay demasiado público manso que ostenta cortedad. Atendiendo WhatsApps graciosos. ¿Es para reírse que un sacerdote afirme en público cosas tan grandes referidas a las virtudes del hombre casado? ¿Es para reírse que hombres y mujeres se rían de lo que precisa un hombre casado de su esposa? ¿Hay algún hombre casado que precise más cosas de su esposa?

¡A ver qué mujer se ríe de mí por creer y defender como hombre que esto y no otra cosa es lo que debo hacer como marido! Si me quieres dímelo y déjame que me dé cuenta. Porque si no es así amar no es la manera más intensa de vivir. Y por consiguiente el matrimonio deviene en la manera más absurda de convivir.

PD: Ahora ya sé quién es. He tecleado durante un buen rato en el Google y me ha salido un AVI de 1 hora 56 minutos 13 segundos a cargo del presbítero Ángel Espinoza de los Monteros en magistral conferencia sobre el matrimonio titulada ‘Si me quieres ¡dímelo!’. Con interrupciones musicales para descansar cada cierto tiempo con imágenes de Madre Teresa de Calcuta, de San Josemaría y del Papa emérito Benedicto XVI. El youtube recibido son los minutos finales. Los minutos que hacen gracia a quienes no tienen tiempo para recapacitar y mucho para colgar y reenviar youtubes sin referir la fuente íntegra a sus amistades en teléfono celular via WhatsApp. Les recomiendo esta conferencia íntegra tropecientas veces. Se la recomiendo especialmente al novio que se va a casar y que por su youtube recibido por él y reenviado a mí me ha permitido esta pincelada, el descubrimiento de esta conferencia y su audición íntegra antes de colgar la pincelada con posdata posterior a su redacción.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>