¿Qué hace la Generalitat de Cataluña para ayudar al desarrollo de países necesitados? Exporta ideología de género

El Departamento de Presidencia de la Generalitat de Cataluña, a través de la Dirección General de Cooperación al Desarroll…

El Departamento de Presidencia de la Generalitat de Cataluña, a través de la Dirección General de Cooperación al Desarrollo, presentó recientemente su "Plan Director de Cooperación al Desarrollo 2015-2018", al cual destinará 14,2 millones de euros, de los que la Agencia de Cooperación (ACCD) gestionará 6,2 millones y 8 las consejerías.

En teoría, ese presupuesto debería ir dirigido a atender las necesidades básicas y el desarrollo de los países más necesitados. Sin embargo, a la vista del contenido del Plan, que se puede consultar en el documento adjunto a esta información, el Ejecutivo de Artur Mas gasta ese dinero en exportar ideología de género.

"Repolitizar el género, poner en el centro de las actuaciones a mujeres y feministas, avanzar de acuerdo a una agenda de transformación feminista" y limitar los derechos humanos a las mujeres: estas son las cuestiones, entre otras, objeto de la ayuda al desarrollo de la Generalitat.

Habría que preguntar a los países susceptibles de recibir esas ayudas, que según el proyecto en esta ocasión son Marruecos, Palestina, Sáhara Occidental, Mozambique, Senegal, Guatemala, Nicaragua, El Salvador, Bolivia, Colombia y Ecuador, si esas son las cuestiones vitales para los más necesitados de sus ciudadanos.

Desarrollo y necesidades básicas

Cabe recordar que, cuando hablamos de un programa de desarrollo, estamos hablando del crecimiento de las magnitudes económicas, es decir el crecimiento económico, más la mejora de las condiciones de vida del conjunto de la población.

Si nos referimos a necesidades básicas, según la ‘Teoría de las Necesidades’ del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo Humano, estas guardan relación con los elementos vitales para poder disfrutar de la autonomía física y personal y unas condiciones de vida saludables: alimentación, agua y aire en buenas condiciones, vivienda digna, enseñanza básica gratuita al menos de los ciclos primario y secundario, asistencia sanitaria técnicamente eficaz practicada con humanidad, y asistencia para completar aquella autonomía en el caso de experimentar limitaciones.

Este conjunto de necesidades están estrechamente relacionadas con el sueldo, el sistema de bienestar (pensiones, prestaciones por desempleo e incapacidad, prestaciones sociales), sanidad, enseñanza y las políticas de apoyo a la familia.

Exportar ideología de género

Dicho esto, si observamos el apartado 4 del Plan Director de Cooperación al Desarrollo de la Generalitat, el que se refiere al "Marco estratégico", se puede constatar que la Dirección General de Cooperación al Desarrollo, cuya responsable es Marta Macias, ha optado por dar un "Enfoque de Género y Derechos Humanos" a sus contenidos.

Ese marco estratégico, según cita el Plan, contiene "una visión transformadora que nos permite trabajar las desigualdades y la discriminación a la luz del contexto internacional". Y ¿cómo lo hace? Pues exportando ideología de género:

En el primer punto interpretan que esa "visión transformadora" quiere decir "repolitizar el género para transformar las relaciones desiguales de poder y las estructuras".

"Interseccionalidad: a partir de las desigualdades de género introducimos otras formas de discriminación (etnia, edad, origen,…", dice el segundo punto

Una tercera cuestión quiere "poner en el centro de las actuaciones a los movimientos de mujeres y feministas del Norte/Sur"

"Actuar en los diferentes niveles y avanzar de acuerdo con una agenda de transformación feminista", destacan en otra de las cuestiones a resolver.

En una quinta propuesta hablan de "derechos humanos, en concreto los de las mujeres, como fundamento, objetivo y herramienta de la cooperación". Para la Generalitat, los derechos humanos de su plan no incluyen a niños, ancianos o al resto del conjunto de la población.

Otra cuestión se refiere a "dirigir la política de cooperación al desarrollo desde el respeto, la protección y la garantía de los derechos humanos (en todas sus dimensiones: disponibilidad, acceso, aceptación, calidad, sostenibilidad y participación).

El séptimo punto trata de "considerar a las personas como titulares de derechos, y a las administraciones como titulares de obligaciones".

Concluyen sus propuestas planteando "actuar bajo los principios de participación, transparencia/rendición de cuentas, fortalecimiento de capacidades, igualdad y no discriminación".

En su conjunto, el Marco estratégico que la Generalitat pone en marcha, ¿se corresponde acaso con el significado del desarrollo y necesidades básicas descrito anteriormente? De hecho, no contempla para nada actuaciones que tengan que ver con esas necesidades básicas.

Una verdadera acción para el desarrollo de los pueblos más necesitados requiere de una actuación concreta sobre la economía, que a su vez incide directamente en el desarrollo y en cubrir las necesidades básicas.

Lo propuesto por la Generalitat no es ayuda al desarrollo, es otra cosa. Lo que en realidad presenta es un programa para exportar ideología de género hacia esos países.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>