¿Qué hará Obama?

Es evidente que la progresía del país ha levantado un altar a Barack Obama, quizás porque le faltan ídolos, por ansias de …

Forum Libertas

Es evidente que la progresía del país ha levantado un altar a Barack Obama, quizás porque le faltan ídolos, por ansias de triunfo; sin duda por oportunismo político en el entorno de Zapatero, pero el hecho ahí está.

Pero en realidad lo que puede hacer Obama es bastante claro: ha escrito, bastante; ha votado durante 4 años en el Senado de EEUU; presenta programas muy detallados en diversos puntos y tiene en su entorno un equipo de personas de larga trayectoria política.

Solo hace falta observar que los candidatos a los principales cargos, Secretario de Defensa, de Estado y del Tesoro, son personas que en su mayoría superan los 60 años. Solo uno de los posibles nombres está por debajo de esta edad, y tres, Richard Lugar, Robert Rubin y Paul Volcker, están en los 70 y los 80 años.

Desde que ganó las primarias se produjo ya una incorporación importante de gente del equipo de Clinton, de ahí proceden por ejemplo la mayoría del grupo económico, que va a tener de entrada un papel decisivo. Es muy posible que la “familia” esté muy representada en el nuevo gobierno.
Este hecho, unido a la reiterada apelación de Obama a superar el bipartidismo, da a entender unas posiciones muy alejadas de la izquierda del Partido Demócrata, que seguramente se va a convertir, como ya sucedió con Clinton, y antes Carter, en su principal problema. Este hecho estará facilitado por la amplia mayoría alcanzada en las dos cámaras, y por lo tanto, el papel más secundario de los republicanos. La izquierda demócrata podrá permitirse alegrías porque la hegemonía de su partido no pone en riesgo la gobernabilidad.
La posición que va a adoptar sobre uno de los temas centrales de nuestro mundo, Oriente Medio, puede entreverse a través de su primer nombramiento, el de Rahm Emanuel, como jefe de gabinete, que es una figura cercana pero sin la proyección pública, a la del primer ministro.
Emanuel es hijo de un devoto sionista israelí, tan devoto que militó en la Organización Irgun, que muchos consideran que tuvo un carácter terrorista y que es uno de los embriones, ya lejanos, de la derecha israelí en Likut. No es un detalle menor que Emanuel participara en el ejército de Israel como voluntario civil cuando la primera guerra del Golfo.
Emanuel cuando la segunda guerra en Irak, en el año 2005, declaró que era favorable a la intervención aunque no hubiera armas de destrucción masiva.
Quienes confían en el multilateralismo de Obama, deben por realismo considerar que no van a haber excesivas diferencias con lo que ha hecho Bush en su segundo mandato, y que va a seguir en la línea de Clinton, que no lo olvidemos tuvo un buen número de intervenciones armadas en su haber, aunque ninguna ni mucho menos, de la dimensión de Irak.
La tesis del nuevo gobierno es que EEUU debe liderar la lucha contra la expansión del mal y el totalitarismo. Subrayemos estos dos conceptos. Liderar y la noción prácticamente metafísica del mal en el terreno político. Un argumento tampoco tan distante del utilizado por Bush. La diferencia, nada pequeña, es que “no debemos intentar ganar esta batalla solos, debemos reformar y fortalecer las instituciones multilaterales”.
No es abusivo interpretar que el nuevo enfoque de la política internacional va a pasar por una reforma hecha desde la perspectiva de EEUU, con diálogo pero también con voz de mando. Mucho mando. Véase sino a Rodríguez Zapatero, que envía a Afganistán las tropas que negó a la OTAN,antes de que se lo pidan.
Hazte socio

También te puede gustar