¿Qué pasa con Andalucía?

La última hora del escándalo de los ERE en Andalucía vierte datos sorprendentes: las intermediarias de los ERE se embolsaron al m…

La última hora del escándalo de los ERE en Andalucía vierte datos sorprendentes: las intermediarias de los ERE se embolsaron al menos 34,5 millones, algo que la Guardia Civil avisó a la juez Alaya al observar que las comisiones pagadas a Uniter y Vitalia eran excesivas en relación con el mercado.

El escándalo de los ERE en Andalucía, también conocido como ‘ERE gate’ o ‘caso del fondo de reptiles’, es una presunta red de corrupción política vinculada a la Junta de Andalucía, que gobierna el PSOE desde el año 1980. El origen del escándalo está en la investigación, actualmente en curso, del caso de corrupción en la empresa sevillana Mercasevilla, en las que se detectaron prejubilaciones aparentemente fraudulentas. El escándalo de los ERE, expedientes de regulación de empleo, es atribuible al 3% de los ERE totales llevados a cabo en Andalucía

A esta crisis institucional se le suman otros elementos que provocan perplejidad sobre la situación de esta comunidad autónoma en relación con las restantes del territorio español.

El caos en la gestión de la dependencia

Un ejemplo es la situación que vive Andalucía en relación al caos que se ha constatado en España en la gestión de la dependencia, en la que Andalucía acapara prácticamente la totalidad de los errores en esta gestión que la convierten en la autonomía que recibe dinero de más, muy por encima de las que le siguen.

El análisis del Tribunal de Cuentas sobre la gestión de cuentas ha constatado los tremendos despropósitos de gestión que han rodeado este sistema desde su comienzo en 2007 hasta abril de 2011. Hay dos conclusiones claras: que el Gobierno ha pagado a las comunidades 46.853.881 millones de más solo por una de las vías de financiación de la ley, el llamado nivel mínimo (por el que se ha pagado un total de 4.600 millones en este periodo). Y que hay decenas de miles de dependientes que aún esperan la ayuda a la que tienen derecho, mientras muchos otros mueren sin recibirla.

Pero es que Andalucía representa una desviación de 175,7 millones de euros, lo cual resulta desproporcionado ya que las otras dos comunidades autónomas que le siguen son la Comunidad Valenciana con una desviación de 2,8 millones y Asturias con 2,2 millones. Las comunidades que reciben dinero de menos son Madrid con -5,5 millones y Cataluña con -20,7 millones menos.

Una de las universidades más baratas: la andaluza

Por otro lado, otra sorpresa la encontramos en la variación del precio entre el curso 2012-2013 y el 2011-2012 de los créditos a pagar por los alumnos que cursan grados en la universidad pública de las diferentes autonomías.

El costo de la enseñanza de grado (el precio de crédito) Madrid lo ha tenido que subir en un año escolar un 38% y Andalucía solamente lo ha incrementado en un 2,4%, según los datos que ha arrojado el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. De manera que el coste de cursar un grado en Andalucía es la mitad que en Madrid. Los estudiantes madrileños deben pagar 25,72 euros por crédito en la capital española y en Andalucía 12,49 euros los andaluces.

¿Cómo es posible que una comunidad que es receptora neta de la solidaridad española como es Andalucía se esfuerce tan poco en ajustar los costes públicos y pueda hacer ofertas que otras comunidades que son aportadoras netas como Madrid han de hacer este esfuerzo y subir las tasas? Es un lujo que Andalucía se permite, y cabe preguntarse a costa de quién.

Otro aspecto a reflexionar es el número de personas que cobran pensiones de invalidez. En Andalucía hay una desproporción en relación a lo que es la media española. Este dato llama la atención porque la cifra se sitúa abultadamente por encima de las comunidades autónomas. Todo junto lleva indefectiblemente a la siguiente pregunta: ¿qué pasa con Andalucía?

Hazte socio

También te puede gustar