¿Qué pasa en Siria?

"Fàbrica dels panyos", en el cauce del río Cardener a su paso por Manresa Graffiti en la "Fàbrica dels panyos", en el cauce del río Cardener a su paso por Manresa

Hay graffitis que ensucian las paredes, hay otros que las iluminan y hay unos terceros que nos impresionan, que nos interpelan la conciencia, son como unos despertadores que hacen que salgamos de nuestro sopor y nos colocan ante la realidad escondida, encubierta por los poderes fácticos, para que la gente de la calle no se dé cuenta. Son los mismos poderes que cacarean otras noticias a bombo y platillo, con reportajes interminables y repetitivos para escondernos la realidad, como los ganadores de las pelotas de oro, las noticias del mal llamado “corazón”, los Oscar…

Me ha venido esto a la cabeza ante este graffiti que hay en una de las paredes de la antigua “Fàbrica dels panyos”, en el cauce del río Cardener a su paso por Manresa. La palabra clave del graffiti es Siria…

¿Qué pasa en Siria ?, ¿lo sabemos ?, ¿estamos bien informados ?, ¿cómo es que pasando lo que pasa las noticias sólo hablan cuando se hunde una patera ?, ¿nos quedamos tranquilos pensando que allí es muy lejos y allá ellos entre los “moros”… ?, ¿o sólo nos preocupamos cuando llegan los millares y millares de refugiados a nuestro país? Porque llegarán y lo harán por Grecia y Macedonia hasta cualquier país de la UE. También llegarán a España y Catalunya … No se escapará nadie de recibir refugiados, queridos o por fuerza.

Hace unos días un amigo mío ha vuelto de una estancia en Lesbos, de Navidad en Año Nuevo, para atender a los refugiados que llegaban cada día. Ahora que hace mal tiempo llegan 1.900 cada día (cada día !!). En noviembre eran unos 2.100 diarios: 40% hombres, 34% mujeres, 26% niños. De allí donde llega más del 85% de la gente es de Siria, Irak y Afganistán, tres países en guerra, pero también llegan de Eritrea, Nigeria, Pakistán, Guinea, Irán, Marruecos… Cada año miles de personas se ven obligadas a huir de la guerra y la miseria. Ver este video.

La gente que escapa va a Turquía. En Estambul contactan con los contrabandistas que los llevan hasta las islas de Lesbos, Chios, Kos o Samos. Habitualmente el viaje lo hacen de noche ya que así lo mandan los contrabandistas. Van en barcas de vela ligeras, hinchables, llenas hasta los topes con personas de todas las edades, hombres, mujeres, niños, ancianos, incluso bebés. Es una travesía de 2h y media, pero hay viajes que duran 6 y 7 horas. Llegan felices y emocionados por haber podido completar el viaje de manera segura, aunque hay muchos de traumatizados y en estado de shok. Su pinta da pena: débiles, sucios, mojados, helados… Muchos han tenido que tirar sus pertenencias al mar y llegan sin nada… Entre ellos ni se conocen pero sí tienen una cosa en común: huir de la guerra y de la violencia, de la muerte segura, de la destrucción de su país… Huyendo tienen la posibilidad de salvar la vida a fin de encontrar refugio y paz y poder garantizar la educación de los hijos… a pesar de que pierdan la vida en el intento.

Aquí se están unos días y luego los llevan en ferry a Atenas. Desde aquí sirios, iraquís y afganos van hacia Alemania vía Macedonia, Serbia, Hungría (ahora con la frontera cerrada van hacia Croacia y Eslovenia) Austria y Alemania. El resto se queda atrapada en Grecia.

*                 *                 *

Hace unos días se ha recordado el aniversario del atentado en la redacción de la revista Charlie Hebdo. Bajo el lema Je suis Charlie! el mundo mediático se movilizó para dejar claro que estaba en contra de la barbarie y no tanto en contra de la provocación, la blasfemia, el escarnio. A lo largo del año ha habido en Francia y en otros países, atentados más sanguinarios que la revista. Todo se ha recordado en esta efemérides. Pero el mundo no sólo es Francia, ni Europa, ni los EE.UU., ni Rusia… y en todo el planeta hay masacres continuadas de personas ya sea por sus creencias o por su opción política, personas que tienen el mismo derecho a la vida que los franceses, europeos, rusos o americanos, pero parece ser que no es así. Quien manda, manda…

La guerra de Siria hace cinco años que dura y ha generado muchas más muertes que todos los atentados del año pasado juntos y nadie se manifiesta en contra de ella (está visto que de ésta los gobiernos no quieren ser los promotores): 250.000 muertos, un 27% de los cuales son niños, y 12M de desplazados. La mayoría de los muertos y de los destrozos de las ciudades no es culpa del ISIS, el autodenominado estado Islámico, ni por culpa de una guerrilla enloquecida, sino del propio gobierno de Al-Assad que lucha encarnizadamente contra sus opositores aunque dé la culpa al ISIS.

Al-Assad ha prohibido que la ONU abriera un corredor humanitario para los civiles como una simple estrategia militar y sólo ha aceptado (aunque no hay nada positivo) cuando ha visto las fotos colgadas en las primeras páginas de los periódicos de todo el mundo . La cuestión es por qué la comunidad internacional no es capaz de impedir hechos como este cuando se trata de un gobierno con el que la mayoría de los países del mundo mantienen relaciones diplomáticas.

Las consecuencias de la estrategia de sitio por inanición practicada extensamente por Al-Assad, han sido perfectamente conocidas desde el primer momento por todos los gobiernos del mundo civilizado. Nada puede explicar que se permita la reducción por hambre de poblaciones civiles. Es una muestra de nuestra inhumanidad, de la inhumanidad de nuestros dirigentes y también de la terrible indiferencia con la que calculamos nuestros intereses.
¿Qué supone la inanición? La OMS dice: “El individuo primero se adelgaza, la piel se vuelve seca y cuelga floja, los músculos se desgastan. El cabello pierde brillo, el pulso se hace más lento. Se hinchan los pies y piernas. Se sufre diarrea. Los niños quedan gravemente afectados con abombamiento del abdomen y decoloración de la piel. Sufren trastornos psicológicos y mentales. Desarrollan a menudo infecciones que provocan su muerte y si la infección no se produce, esta muerte llega, en pocas semanas, por la misma diarrea y colapso vascular “.
Sólo nos queda llorar de vergüenza.

Hazte socio

También te puede gustar

2 Comments

  1. 2

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>