¿Qué pasará cuando cientos de miles de inmigrantes hoy ya en España traigan a sus familias?

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, “deberá cumplir la ley y hacerla cumplir rigurosamente ante la nueva avalancha inmigratoria …

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, “deberá cumplir la ley y hacerla cumplir rigurosamente ante la nueva avalancha inmigratoria que previsiblemente se producirá en los próximos meses como consecuencia de la reagrupación familiar de centenares de miles de inmigrantes ya residentes en España”, según el Grup d’Entitats Catalanes (GEC) de la Família.
 
Esta entidad ha detectado reticencias entre miembros de las Administraciones Públicas al darse cuenta de la magnitud de la posible nueva inmigración. 
 
El presidente de las organizaciones familiares, Daniel Arasa, señaló que “además de la inteligencia, Rodríguez Zapatero ha de aplicar el corazón en este campo, como él mismo declaró públicamente. Ningún inmigrante que cumpla los requisitos legales puede ser marginado y, por tanto, se le deben abrir las puertas del país. En los próximos meses previsiblemente pedirán el reagrupamiento familiar varios centenares de miles de inmigrantes, lo que puede representar la llegada a España de forma legal de un número muy elevado de nuevos inmigrantes, en especial muchos niños, que requerirán escolarización. Los servicios escolares y sanitarios, que dependen en su mayor parte de las Comunidades Autónomas, se verán obligados a realizar esfuerzos complementarios a los que ya realizan para evitar que los servicios se bloqueen”.
 
Tras el emigrante llegan su cónyuge e hijos
 
La Ley de Extranjería del año 2003 prevé la protección del derecho a que los inmigrantes puedan convivir con su familia. De manera similar a los demás países de la Unión Europea, se establece una normativa para la reagrupación familiar, como la exigencia de estar afiliado a la Seguridad Social y por tanto tener un empleo legal, haber renovado el permiso inicial de residencia al menos por un año más, disponer de recursos económicos suficientes para atender a los familiares que lleguen y disponer de vivienda.
 
Si se cumplen tales requisitos, el inmigrante que trabaja en España puede solicitar la reagrupación familiar para su cónyuge, hijos menores de 18 años no casados y los padres si están a cargo del solicitante.
 
Menos visibles que los cayucos
 
 Arasa añadió que “en el año 2005 el número de inmigrantes que solicitaron el reagrupamiento familiar fueron 103.000 y se prevé que cuando finalice el presente año sean muchos más. Y lo mismo el año 2007. Por lo tanto, estamos ante una nueva ola de inmigrantes visualmente menos traumática que la de los cayucos que llegan a las costas de Canarias o Andalucía, pero de un número de inmigrantes muchísimo mayor. Y además legales”. 

 
Las autoridades han de atender a las personas y no poner más obstáculos para residir en el país que los requisitos exigidos por la ley. Es exigencia legal y humanitaria.”, terminó diciendo el presidente del GEC.
 
En otro orden distinto debe tenerse en cuenta también que la entrada en la Unión Europea de Rumania y Bulgaria el 1 de enero próximo puede significar que con facilidad lleguen muchas personas de estos dos países, también entonces de forma legal.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>