¿Quién está detrás del Salón Erótico de Barcelona?: el ‘lobby’ de la prostitución

El principal patrocinador es la red de prostíbulos Apricots que deja claro su objetivo: “Queremos ser tu marca del puterío”

Ya se sabía que el mal llamado Salón Erótico de Barcelona, que en realidad es un Salón Pornográfico en el que se realizan actos sexuales en público, no es más que un escaparate para que la industria pornográfica muestre su negocio y gane adeptos. Lo menos conocido es que el lobby de la prostitución está también directamente implicado. Tan directamente implicado que el principal patrocinador es la red de prostíbulos Apricots.

El patrocinador deja claro en su biografía de Twitter cuál es su objetivo: “Queremos ser tu marca del puterío”. Hasta tal punto llega su afán de atraer clientes a su negocio que este año ha decidido aceptar voluntarios en el Salón Erótico.

De este modo, este año se introduce una novedad y se utilizarán a voluntarios a los que a cambio se les dé una entrada para ver los espectáculos pornográficos. En contrapartida tendrán que trabajar gratis como taquilleros, camareros, repartiendo flyers, etcétera.

Esta cita anual será del 6 al 9 de octubre en el pabellón olímpico del Vall d’Hebrón. Las entradas van desde los 60 euros que vale el bono para los cuatro días hasta 17,98 que cuesta una entrada independiente para un único día. Precios que al parecer no están al alcance de todos los fanáticos del cine X, por lo que Apricots ha decidido intercambiar entradas para los seguidores de bolsillo vacío a cambio de trabajo. El patrocinador deja claro que “los voluntarios realizarán tareas sin ánimo de lucro. Apricots no se hará responsable de los gastos que se puedan ocasionar (transporte, alojamiento…), pero sí garantiza el acceso al salón y dietas para todos sus colaboradores”. Una suerte de trabajo de muy baja calidad a la que ya están acostumbradas estas empresas.

Los asistentes se hacinan para ver los espectáculos pornográficos

Los asistentes se hacinan para ver los espectáculos pornográficos

Desde 2015, la red de prostíbulos Apricots es el patrocinador oficial del evento. El año pasado fue la primera ocasión que se hicieron cargo del evento y para esta edición han publicado un anuncio reclamando voluntarios ya que es “una herramienta de soporte fundamental para la organización y el éxito del evento” y, evidentemente, del negocio.

El año pasado participaron 12.000 personas en el salón, según los organizadores.

UGT denuncia al Salón Erótico

El sindicato UGT ya ha denunciado esta situación ante la Inspección de Trabajo. La organización sindical considera que la red de prostíbulos Apricots “utiliza de manera fraudulenta la figura del voluntariado para encubrir relaciones laborales” al dejar que algunas personas trabajen a cambio de una entrada para el Salón Erótico de Barcelona.

La UGT no cree que Apricots “pretende disponer durante cuatro días de trabajadores y trabajadoras de manera gratuita con el único incentivo de entrar en el salón. Es toda una suerte que no les quieran cobrar también la entrada”.

¿Se acordará también el sindicato de las mujeres que este negocio utiliza para lucrarse a través de prostituirlas?

Hazte socio

También te puede gustar

2 Comments

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>