Quince días con… Bernadette‘, de François Vayne

En el 150 aniversario de las apariciones de Lourdes se nos ofrece, oportunamente, este libro sobre la santa vidente, para que nos acompañe durante qui…

En el 150 aniversario de las apariciones de Lourdes se nos ofrece, oportunamente, este libro sobre la santa vidente, para que nos acompañe durante quince días en la oración y meditación.

Santa Bernadette es una santa que siempre ha quedado encubierta por el largo manto de María. Era también su vocación.

Ella misma se sorprendía de que Dios la hubiera elegido a ella, niña ignorante, para las prodigiosas apariciones que se sucedieron en la gruta a orillas del Gave. Y mucha otra gente, incluida la que sería su maestra de novicias en Nevers (donde Bernadette pasará de los 16 a los 22 años, cuando muere), tampoco entendían ese extraño proceder de la Providencia, que elige a los que el mundo tiene por nada.

Nosotros ya sabemos que la ciencia de Dios es muy superior a la humana, pero aún así uno no deja de sorprenderse por la grandeza del alma de Bernadette y su finura espiritual. Porque Dios ilustró el alma de esta niña enfermiza e ignorante con grandes dones ante los que nosotros caemos rendidos reconociendo la grandeza de Dios y su inmensa misericordia.

Es Bernadette un alma pequeña, uno de esos niños a los que Jesús promete el reino de los cielos. María se le muestra a ella y la hace portadora de un mensaje de esperanza y penitencia para sus contemporáneos y para la posteridad.

Ese mensaje va unido a una gran manifestación, porque María se presenta como La Inmaculada Concepción. Y Bernadette pasa a ser la portavoz solícita de la Señora que se le muestra en quince apriciones.

Obedeciéndola a ella desgrana el rosario, lleva mensajes a los sacerdotes para que construyan una Basílica, come hierba por los pecadores y se lava en una fuente que ella misma excava en el suelo y de la que, en un principio, sólo sale barro.

Es tomada por loca y acusada civilmente, pero nada tuerce la certeza de esa niña débil. Ni el sufrimiento de los suyos ni las amenazas del fiscal o las prevenciones del cura párroco le hacen dudar lo más mínimo.

Y ahí se inicia un camino de santidad que nos es desgranado por François Vayne en estas páginas para que bebamos nosotros también de la fuente de gracias de Bernadette.

La Virgen le había dicho que no podía prometerle la felicidad aquí en la tierra, pero eso no le quitó nunca la alegría del rostro, ni siquiera en los peores momentos de la dolorosa enfermedad con la que culminaría su vida entre nosotros. Su alegría la impulsó al amor por los pecadores y los enfermos, renunciando a recibir los beneficios milagrosos de Lourdes porque “la fuente no es para mí”, decía.

Bernadette es también la persona que saborea en profundidad la presencia de Jesús en la Eucaristía y consigue una relación cercana con la Sagrada Familia de Nazaret, tomando a san José como padre.

Su santidad, forjada bajo la atención directa de la Virgen, es una escuela para todos nosotros. Se muestra en ella la sencillez de la fe y el valor fecundo de la Cruz en una vida anodina a los ojos de Dios, pero de atrayente e inconmensurable belleza para todos nosotros.

BERNADETTE
François Vayne
Ciudad Nueva
Madrid 2008
122 páginas

‘Lourdes hoy, ¿y mañana?’, por Mons. Jacques Perrier
http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=10380

Peregrinaciones: invasión pacífica en Lourdes
http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=9737

Lourdes en Corazones.org
http://www.corazones.org/lugares/francia/lourdes/a_lourdes1.htm

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>