Recordando el ‘caso Morín’ (III): su detención y cierre de clínicas

El doctor Carlos Morín, recientemente absuelto de más de 80 abortos ilegales por la Audiencia de Barcelona, declaraba en una entrevista …

El doctor Carlos Morín, recientemente absuelto de más de 80 abortos ilegales por la Audiencia de Barcelona, declaraba en una entrevista en la emisora de radio Rac1 que no se había cerrado ante la posibilidad de reabrir sus clínicas abortistas en las que supuestamente abría realizado las ilegalidades de las que ha sido absuelto.

El doctor Morín afirmaba: “No siempre coincide el deseo con el poder. Tengo energía, a pesar de la edad, y los principios intactos”. El que fuera inculpado por abortos ilegales, estafa documental y asociación para delinquir afirmó: “Mi mujer me diría que lo descartase. Yo no pierdo nunca la ilusión”. Y es que falta ver el futuro que corren las clínicas que hasta ahora permanecían precintadas por las autoridades.
Su detención y el cierre de clínicas
El 26 de noviembre de 2007 saltaba la noticia de la detención de Carlos Morín en una de sus clínicas. A las 9 de la mañana llegaba la Guardia Civil a cuatro clínicas de Barcelona, todas en el barrio de Tres Torres, todas ligadas de una u otra manera al doctor peruano. Precintó las instalaciones y empezó a registrar despachos y dependencias, guardando en cajas documentación y materiales de su interés. De Ginemedex la Guardia Civil se llevó una docena de cajas.
La Guardia Civil detuvo ese día a Morín, a uno de sus colaboradores (aún vestido con la bata de médico, según fuentes policiales citadas por las agencias) y a dos mujeres, una en la clínica Ginemedex y otra en el centro Emecé.
La fiscalía de Barcelona y el juzgado de instrucción número 33 ordenaron la operación a raíz de la querella que interpuso E-Cristians. La suma de indicios aportados junto con las investigaciones de la jueza y la fiscal que llevaban el caso reunieron indicios suficientes para dar pie a la importante operación de registro.
Morín ya fue encarcelado en 1989 por abortos en la clínica Ginetec de Alicante, una sucursal de Barnamedic. También de Barnamedic era Emece, en Palma de Mallorca, cerrada en noviembre de 2005 por la Conselleria de Salud balear. En Emece Mallorca se hacían abortos pero sin ningún ginecólogo acreditado, según la Dirección General de Acreditación y Evaluación. El "médico" que efectuaba los abortos no era ginecólogo.
El gran despliegue de la Guardia Civil, acompañada por la Guardia Urbana de Barcelona, contrastó con lo sucedido tres años antes, cuando el dominical británico The Sunday Telegraph (10 de octubre de 2004) publicó el reportaje de una periodista inglesa infiltrada como "clienta" en Ginemedex, que filmó con cámara oculta como iban a abortar a su bebé simplemente rellenando en un papel una falsa declaración de "urgencia ginecológica".
Ante el escándalo en Inglaterra y España, el 13 de octubre de 2004 el Departamento de Sanitat de la Generalitat se limitó a enviar unos inspectores que fueron a Ginemedex, revisaron algunos papeles de la clínica, no investigaron nada sobre cómo se comprueban las supuestas“urgencias ginecológicas” y tampoco investigaron la falta de rigor e independencia de los informes médicos que avalaban los abortos. La "investigación" duró menos de un día.
Pero los escándalos de los abortos tardíos de Ginemedex seguían salpicando por Europa. El 29 de octubre de 2006 fue la televisión pública danesa la que emitía un reportaje (emitido al día siguiente también en Inglaterra y Holanda) con otra periodista infiltrada en otra clínica del doctor Morín, cuyo aborto se iba a justificar con un arbitrario documento de "grave riesgo para la salud -psíquica- de la madre".Cuando los periodistas daneses dijeron a Morín que le habían grabado, éste acudió a Lluís Torralba, subdirector de Servicios Sanitarios del Departamento de Salud. Torralba diría a los medios de comunicación que "hace un mes que tenemos conocimiento de los hechos", precisamente por avisarle Morín. Se declaró a la prensa que los Mossos investigarían.
Fuentes de la Guardia Civil insistieron en que la nueva investigación no estaba relacionada con las anteriores. Es decir: no trabajaron con lo que los Mossos pudieran haber investigado en 2004 (el caso inglés) o en 2006 (el caso danés). Pero es evidente que la documentación danesa e inglesa formó parte de su material de investigación, aunque sólo sea porque se la entregó e-Cristians con la denuncia admitida a trámite en julio.
A partir de la detención del doctor Carlos Morín se iniciaría un proceso de seis años que habría concluido la semana pasada con la absolución del médico, su esposa, y doce colaboradores. La asociación e-Cristians ya ha anunciado que recurrirá el fallo al Tribunal Superior.
Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>