Referéndum sobre ‘matrimonio’ gay en Eslovaquia: más del 90% lo rechaza, aunque se invalida por baja participación

El Parlamento eslovaco aprobó en junio de 2014 un cambio constitucional en el que se definía el matrimonio como la "unión &u…

El Parlamento eslovaco aprobó en junio de 2014 un cambio constitucional en el que se definía el matrimonio como la "unión única entre un hombre y una mujer”, con los votos tanto de la derecha como de la izquierda (102 de los 150 diputados, y solo 18 en contra).

Posteriormente, promovido por la Alianza por la Familia (AZR) en Eslovaquia, el 30 de octubre del año pasado el Tribunal Constitucional de ese país, después de recibir una petición firmada por 400.000 ciudadanos (se necesitaban 350.000 firmas), autorizó la celebración de un referéndum sobre el ‘matrimonio’ homosexual, que se llevó a cabo el pasado sábado, 7 de febrero.

Sin embargo, el referéndum ha sido invalidado por su baja participación, ya que solo un 21,40% de los 4,4 millones de electores acudieron a las urnas, cuando el mínimo indispensable es de un 50%.

Y es que, como ha reconocido uno de los defensores del matrimonio gay y presidente de la iniciativa LGBT Inakost, Martin Macko, "le resulta difícil confesar que el tema, vital para él, no interesa a Eslovaquia".


Más del 90%, en contra

En cualquier caso, con los datos casi completos de la Oficina Nacional de Estadística eslovaca (SUSR), más del 90% de los ciudadanos que acudieron a votar se pronunciaron en contra de considerar matrimonio la unión entre personas del mismo sexo.

Los eslovacos debían responder ante las urnas a tres preguntas:

Matrimonio: ¿Está Vd. de acuerdo que ninguna otra forma de cohabitación excepto la unión entre hombre y mujer sea calificada de matrimonio?

Adopción. ¿Está Vd de acuerdo que ni parejas del mismo sexo ni otro tipo de grupos deben poder adoptar y educar a los niños?

Educación sexual. ¿Está de acuerdo en que los colegios no pueden ofrecer educación sexual sin el consentimiento de sus padres con el contenido de esas lecciones?

Como era de esperar, el ‘sí’ a estas tres preguntas fue masivo entre quienes decidieron ir a votar.


El apoyo del Papa a la familia

Antes de la celebración del referéndum, los partidarios de los ‘matrimonios’ entre gays y lesbianas invitaron a los ciudadanos a boicotear esta consulta por considerarla inútil, ya que la propia Constitución eslovaca define el matrimonio como esa "unión exclusiva entre un hombre y una mujer".

Pero, a pesar de la baja participación, lo cierto es que los eslovacos prefirieron atender a la sugerencia que el Papa Francisco les hizo en la audiencia celebrada el 4 de febrero:

"Saludo a los peregrinos procedentes de Eslovaquia y, a través de ellos, quiero expresar mi agradecimiento a toda la Iglesia eslovaca, animando a todos a continuar sus esfuerzos en defensa de la familia, célula vital de la sociedad".

Por su parte, desde la organización del referéndum se destacó que "las preguntas se plantearon claramente y un 90% de personas respondieron que sí. Sí a la familia, sí al matrimonio del hombre y la mujer, es extraordinario", subrayó Anton Chromik, de la Alianza por la Familia, movimiento no gubernamental.

También Croacia y Macedonia

Hay que recordar también que en diciembre de 2013 fue Croacia quien incluyó en su Constitución que el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer. Llamados a votar por referéndum, los croatas se decidieron con una mayoría de más del 60% por esa opción. Se trataba de la primera vez que un país europeo se expresaba en un referéndum sobre el tema del matrimonio.

Macedonia también se manifestó en su momento en contra del llamado ‘matrimonio’ gay. El Parlamento de este país votó en julio de 2014 la inclusión de la definición de matrimonio en su Constitución como la unión entre un hombre y una mujer.

Por otra parte, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) afirmó en julio de 2014 que el "matrimonio homosexual" no es un "derecho o libertad fundamental" del hombre. Lo hizo en una decisión tomada contra un transexual finlandés casado y padre de un niño antes de su reasignación de sexo.

"La CEDH dijo que la asociación civil, representa un serio ofrecimiento como opción para parejas del mismo sexo, con una protección legal prácticamente idéntica a la del matrimonio. No se puede decir que, debido a pequeñas diferencias entre las dos formas jurídicas, el sistema actual no permite [al Estado finlandés] cumplir con las obligaciones positivas en virtud del artículo 8.

El Tribunal recuerda que el Convenio Europeo de Derechos Humanos no requiere a los Estados contratantes la obligación de abrir el matrimonio a las parejas homosexuales.

El Tribunal considera que no es desproporcionado pedirle como condición para el reconocimiento legal de un cambio de género que el matrimonio se convierte en una unión registrada", decía el texto.

¿Te ha gustado esta noticia?

Ayúdanos a pagar el precio de la libertad

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>