Reflexiones en torno a accidente ferroviario de Santiago

He visto varias veces el video del accidente ferroviario de Santiago, y pienso en los momentos de horror que los pasajeros del accidentado tren Alvia,…

He visto varias veces el video del accidente ferroviario de Santiago, y pienso en los momentos de horror que los pasajeros del accidentado tren Alvia, deberían pasar en el momento del descarrilamiento y en los instantes siguientes. ¡Cuanto dolor, cuanta incerteza, cuanta impotencia…!

Ahora pienso también en un amigo de toda la vida, con el que compartí aula en nuestra juventud, compartí después momentos jugando al frontón, y por ser vecinos usábamos el mismo parking. Un día del pasado mes de Julio me anunció que iba a Madrid a ver la familia de su hijo, y después iría a Galicia a ver la familia de su esposa. Posteriormente me enteré que en el accidente murió él y su nieto mayor y su esposa quedó con graves secuelas de movilidad. Consternación… dolor atroz de unos padres que pierden a su único hijo…y tantas otras historias que no sabemos. ¿Que ha pasado? Todo apunta a un claro exceso de velocidad. Pero ¿ha sido solo eso?
El tren Alvia lleva dos maquinas Bombardier, una delante que estira, y otra detrás que empuja. Los vagones son del tipo Talgo, por tanto muy ligeros de peso con solo dos ruedas por vagón, apoyándose la parte delantera en el vagón anterior, por tanto, la adherencia en la vía en curvas no peraltadas, como en el caso de Grandeira, es realmente baja. Los contratipos del Alvia, como el modelo alemán Velaro 103, o el TGV francés, llevan dos contundentes bogies de cuatro ruedas cada uno, ocho ruedas por vagón, mayor peso, y abundante cantidad de pestañas, que hace muy difícil saltar de la vía. Al decir esto no se cuestiona en absoluto la calidad de los vagones Talgo. Los veo con frecuencia pasar por vía de ancho ibérico en una curva de radio inferior a la de Grandeira donde un poste marca reducir velocidad a 145 Km/h. Esta curva de Palautordera, está, eso si, muy bien peraltada. Se ve fácilmente como se inclina el tren al negociar la curva. Por esta razón, sorprende que la curva de Grandeira, que viene después de una recta de varios kilómetros, no esté apenas peraltada. Dicho esto, uno se pregunta: ¿Porqué no lo está? Otra cuestión que genera dudas: ¿Por qué, si los trenes de alta velocidad llevan el sistema de seguridad ERTMS (european rail traffic management system), en la zona del siniestro estaba equipado con el sistema ASFA (anuncio de señales de frenado automático) que solo estaba preparado para velocidades superiores a 200 Km/h? y como según el tacógrafo de la máquina siniestrada, iba a 198 Km/h, el sistema ASFA no funcionó. En cambio, cuando el tren se incorpora al sistema de seguridad ERTMS, tiene una función de control automático, a través de un sofisticado sistema informático, que reconoce el perfil del trayecto, y actúa convenientemente en el sistema de frenado, a cualquier velocidad, cosa que el sistema ASFA no pudo hacer.
En opinión de algunos expertos, el hecho de que la cabeza del tren entrara en la curva, mientras la maquina trasera estaba todavía en zona recta, la parte delantera presentaba un mayor roce de pestañas con la vía, que la parte trasera. Esto provocaba mayor presión de topes en la parte central del convoy. Cuando presionamos una tira de papel por los extremos, la parte central se levanta. Esto es exactamente lo que le ocurrió al Alvia. Si se observa el video del accidente, se ve que lo primero que salta de la vía es la parte central del tren.Añádase aquí la conversación telefónica entre el maquinista y el interventor segundos antes de llegar a la curva, pudo ser un elemento de distracción para la maniobra de reducción de velocidad.
Pero sea lo que sea, la tragedia humana es irreversible, y parece que hay la irresistible necesidad de buscar culpables, cosa que no soluciona nada, solo hace añadir más gente a la lista de sufrientes. Es cierto que la negligencia que causa daños a terceros, es un hecho punible. Pero es difícil saber el límite entre negligencia y error. He ahí algo connatural al género humano…entre los aciertos, hay también las equivocaciones.
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>