Reflexiones para después del deceso de Chávez

La muerte del comandante presidente Chávez se ha convertido en el acontecimiento mediático mas comentado en todos los medios. Hasta la i…

La muerte del comandante presidente Chávez se ha convertido en el acontecimiento mediático mas comentado en todos los medios. Hasta la importante CNN en español lleva como tres días sin presentar nada más. En esta situación es difícil narrar algo que no se haya dicho, pero como he señalado en anteriores ocasiones me preocupa más la situación de todo un pueblo que no la de una persona, por importante que ésta sea o haya sido. Por eso les quisiera comentar algunas de mis reflexiones cuando aun no esta comenzando el día después.

En primer lugar, déjenme que les comente la progresiva aparición del cristianismo en Chávez. En su primeros años fue todo lo contrario. Pero progresivamente ha ido apareciendo como una característica, incluso con un crucifijo en su bolsillo que sacaba y besaba ostensiblemente. Este 5 de marzo, en una reunión convocada por el FMLN en El Salvador para despedir a Chávez, el coordinador general Medardo Gonzalez decía: "despedimos al hermano, revolucionario y cristiano comandante Chávez". Ni que decir tiene que el presidente Ortega de Nicaragua hace también ostensibles manifestaciones al respecto. Me parece bien esta aparición en las altas esferas aunque, debo decirlo, no sin cierta prevención o miedo por la utilización en vano del nombre de Dios. Por ejemplo, en la Asamblea de Naciones Unidas, Chávez tildo a Bush de diablo cuando a su vez este decía hablar con Dios y que le aconsejo invadir Irak. Pero sí es cierto que cada vez es mayor la presencia del nombre de Dios en la política. En El Salvador, el presidente Funes y antes Saca y antes Flores etc., siempre se despiden en sus discursos diciendo cosas como “que Dios bendiga a todos los salvadoreños”, "que Dios bendiga a la tierra cuscatleca”.

Es evidente que los miembros del oficialismo han estado alargando todo lo que han podido el inevitable final y no sé hasta qué punto con auténtica falta de respeto al enfermo. Todo para tener el máximo atado su continuidad. Fíjense que mas allá de interpretaciones constitucionalistas el presidente de la interinidad es Maduro, eso quiere decir que ha ganado su candidatura para suceder a Chávez siguiendo las instrucciones de este, cosa que muchos no consideran adecuado por sus escasas capacidades en todo sentido. Incluso en el momento de anunciar la muerte de Chávez unos anunciaban a Maduro y otros a Cabello.

Teniendo en cuenta que toda la estacionalidad está en manos del Gobierno y que la separación de poderes no existe; que el impacto emocional influirá muchísimo; que el lema de la revolución sigue, persistirá, lo mas probable es que el oficialismo siga al mando. Pero lo que también es cierto es que o se endereza al país o se va al precipicio, y esto es difícil de hacer a un gobierno acostumbrado a hacer lo que el líder les decía. No hay la capacidad técnica ni carismática y de liderazgo en este Gobierno. Chávez supo encandilar a todo un pueblo pero es difícil pensar que, viniendo las cosas a peor, sus sucesores puedan. La oposición aun no se ha recuperado de la época ADECO/COPEI donde los demócratacristianos y socialdemócratas gobernaban en un torno que poco aportaba al país y mucho se llevaban.

El país esta profundamente dividido, diría mas bien encontrado, enfrentado. Serán momentos difíciles pues los seguidores de Chávez verán en cada acto un ataque a la revolución bolivariana y pueden llegar a pasar cosas difíciles. No es de extrañar que más venezolanos sigan el camino de Miami en un obligado exilio al empeorarse las condiciones de vida en el país. No olvidemos el poco tratado tema de la violencia cotidiana que ha pasado a ser uno de los países mas violentos de América Latina, sin olvidar el soterrado tema del narcotráfico que está escondido por ahí pero que también es muy importante.

En Chávez coexistieron como dos personajes. Al menos uno, el líder, ideólogo, carismático, simpático, un tanto vulgar e incluso grosero, esto es el comediante, con raras habilidades de llegar a su público cada vez más incondicional, que se impuso sin remilgos, que aplicó lo que quiso sin medida y sin evaluar las consecuencias; un revolucionario, lo cual parece querer decir poco reflexivo. El otro, el gobernante poco conocedor de la economía que quería ayudar a los pobres, pero a su vez destruía el sistema productivo sin crear otro alternativo. Uno que creó políticas sociales que redujeron el analfabetismo a cero, crearon escuelas y un sistema de salud, pero establecieron un sistema asistencialista insostenible ni siquiera a medio plazo. Nunca aplicó aquello de no les regales pescados, enséñales a pescar.

Su política expansionista con el ALBA generó cuatro tipos de endeudamiento: a) La compra masiva de armamento sin que se vea la necesidad de su utilización o acaso se piense en una guerra con sus vecinos. b)La política social necesaria pero que debía ir acompañada de la creación de producción y empleo y no de destrucción del sistema productivo. c) La política a terceros de subvención del petróleo especialmente con Cuba por 10.000 millones $ año. Pero no olvidemos que cuando Argentina cayó en default nadie quería comprar su deuda que además cotizaba a nada, pues en ese momento Chávez compró por el nominal 5.000 millones de $. La cantidad de dinero que Chávez comprometió en terceros es un total desconocido al igual que los otros grandes gestos como: d) La expropiación que alcanzó a 1.300 empresas de todo tipo por intereses de orden estratégico nacional. O sea cuando a Chávez le daba la gana. Todo este cúmulo es una pesada carga insoportable que fue financiada por la bonanza del precio del barril que pasó de 10 a 100 $, lo cual generó una serie de ingresos que nunca ningún país ha tenido y que Chávez gastó a su antojo. En realidad, hubiera podido reducir la pobreza del país en su totalidad, pero no lo hizo y prefirió sus juegos Internacionales.

El gran problema en esto es por dónde se comienza a recortar. Pero también debe cambiar totalmente la empresa nacional de petróleos PDVSA, que debe alcanzar los 5 millones de barriles diarios de producción, estuvo en 3 y paso a 2. Debe refinanciar sus instalaciones, para lo cual necesita capital que no tiene. Y así mismo debe reestructurar su organización y personal que pasó de 35.000 empleados a 120.000. Lógicamente la petrolera es donde una buena parte de amigos encuentra un puesto de trabajo bien remunerado, lo que incluye a numerosos militares.

¿Qué va a suceder? Es difícil saberlo pero sí está claro que los problemas no han hecho más que comenzar, se espera del orden de cinco a diez años de reajustes y problemas económicos para la población. No es fácil deshacer lo dañado, más si son los mismos que lo hicieron los que tienen que rectificar. Pasará bastante tiempo hasta que esta población cambie de opinión y se torne en contra.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>