Rehenes de las FARC: la Iglesia, único intermediario válido para el Gobierno colombiano

La Iglesia católica será el único interlocutor válido para hablar con la guerrilla de las FARC sobre la creación de una ‘zona de encuentro’ para trata…

La Iglesia católica será el único interlocutor válido para hablar con la guerrilla de las FARC sobre la creación de una ‘zona de encuentro’ para tratar el problema de los rehenes, según informó este domingo, 9 de diciembre, el presidente de Colombia, Álvaro Uribe.

 

“Hoy nos reunimos con monseñor Luis Augusto Castro y con el padre Dario Echeverri para hablar de la liberación de secuestrados y consideramos prudente manejar el tema exclusivamente con la Iglesia católica”, aseguró el mandatario colombiano.

 

En una rueda de prensa en el aeropuerto militar CATAM de Bogotá, antes de viajar a Buenos Aires para asistir a la toma de posesión de Cristina Fernández de manos de su esposo Néstor Kirchner, Uribe se reunió con Luis Augusto Castro Quiroga, presidente de la Conferencia Episcopal Colombiana (CEC), y con el padre Echeverri, secretario de la CEC y uno de los sacerdotes que más cerca ha estado de los temas relacionados con la paz en Colombia.

 

La Iglesia recibió con esperanza la acogida del presidente Uribe a la propuesta que le presentó la Comisión de Conciliación Nacional (CCN) para establecer una ‘zona de encuentro’ que permita avanzar en la liberación de los secuestrados. “Es un esfuerzo nuevo en torno a un problema viejo”, dijo Castro Quiroga.

 

Desarmados

 

El presidente de Colombia también destacó la importancia de los observadores internacionales en la llamada ‘zona de encuentro’, pues ellos garantizarían que quienes acudan lo hagan desarmados. “Que estuvieran seguros para poder sentarse a la mesa a definir el tema de la liberación humanitaria de los secuestrados”, señaló.

 

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia tienen secuestrados a políticos, militares, policías y a tres contratistas estadounidenses, algunos desde hace más de 10 años, en territorios inhóspitos al parecer al sur del país, donde permanecen custodiados día y noche por guerrilleros fuertemente armados.

 

Entre los principales secuestrados se encuentra la ex candidata presidencial colombo-francesa Ingrid Betancourt, capturada en febrero de 2002, y por quien recientemente ha intervenido el presidente francés, Nicolas Sarkozy, quien pidió públicamente al jefe de las FARC, Manuel Marulanda, que la libere.

 

Por su parte, Uribe reiteró sus condiciones para la zona de encuentro, y afirmó que debía ser “una zona rural, en sitio no poblado, un área aproximada de 150 kilómetros cuadrados, donde no haya instalaciones ni presencia militar ni de policía que remover”, precisó el jefe del ejecutivo.

 

También aseveró que el área, aun por determinar, donde se lleve a cabo el acercamiento con las FARC será despejada sólo por 30 días, según solicitaron el ministro de Defensa Juan Manuel Santos y el Comisionado de Paz, Luis Carlos Restrepo.

 

Uribe indicó que también solicitó la presencia de la Cruz Roja Internacional cuanto antes en los sitios donde estén los rehenes, para que “pueda intervenir y evitar que continúe el deterioro físico y psíquico de los secuestrados”.

 

Asimismo exigió a las FARC la prueba de vida de 31 de los secuestrados, que no llegó entre los discos compactos y las cartas que el ejército decomisó a unos presuntos mensajeros de esa organización hace dos semanas.

 

El mandatario colombiano reiteró su llamado a los guerrilleros que custodian a los secuestrados a escapar con los mismos y presentarse ante las autoridades para obtener beneficios jurídicos y económicos. El Gobierno ofreció hasta 100 millones de dólares de un fondo para las cuadrillas guerrilleras que escapen con los secuestrados.

 

Esperanza entre los obispos

 

La Iglesia Católica recibió con esperanza y alegría la decisión del presidente colombiano de aceptar la propuesta que le presentó la CCN. Monseñor Castro Quiroga, aseguró que en el marco de la preparación para la Navidad, se recibe “con mucho agrado y esperanza” la decisión del Gobierno de acoger la propuesta para esa zona de encuentro.

 

Manifestó que confía en que las FARC acepten tal iniciativa humanitaria, de manera que se pueda tener “lo más pronto posible” un diálogo con ese grupo. Se trata de “un esfuerzo nuevo en torno a un problema viejo”, dijo el prelado, quien expresó su confianza en que sea aceptada por la guerrilla.

 

También explicó que la Iglesia Católica solamente será “como un factor de acercamiento, de diálogo para que se pueda definir esa zona de encuentro… El acuerdo es un asunto exclusivo del Gobierno y de las FARC”.

 

El prelado anunció que se comenzará a trabajar “desde hoy mismo”, ya que “no hay que perder tiempo. Los secuestrados están en condiciones muy difíciles”.

 

A su vez, el Secretario de la CCN, Darío Echeverri González, afirmó que recibe “con alegría y reconocimiento” la acogida del presidente Uribe a la propuesta que se le presentó.

 

Señaló que la respuesta del mandatario colombiano es un “gesto audaz” que “ojalá encuentre un eco positivo por parte de los señores de las FARC”, de manera que “nos pueda conducir a la celebración de una Navidad más feliz” para las familias de las personas en poder de esa organización.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>