‘Relatos de los héroes griegos’, por Roger Lancelyn Green

A menudo nos quejamos del empobrecimiento que supone la pérdida de referencias que la secularización galopante inflige en las jóvenes generaciones. La…

A menudo nos quejamos del empobrecimiento que supone la pérdida de referencias que la secularización galopante inflige en las jóvenes generaciones. La escena de un serie de chavales preguntando quién es ese niño del cuadro que está entre una vaca y un burro ya no es una anécdota extravagante; nuestros hijos carecen cada vez más de los mínimos conocimientos para acceder a la cultura que les rodea.

Si cada generación es una nueva oleada de bárbaros a los que hay que civilizar, nuestra sociedad es cada vez menos capaz de realizar esta tarea con éxito, produciendo un número de bárbaros creciente y ya no desdeñable.
 
Pero si este fenómeno es cierto en lo que atañe a lo religioso, no lo es menos en lo que se refiere a los referentes clásicos que son otro de los pilares del humus cultural sobre el que se ha edificado lo que llamamos civilización cristiana occidental. Cuando, a lo largo de siglos y siglos, el arte, desde la pintura a la literatura, empleaba referencias provenientes del mundo clásico grecorromano, suponía que el receptor conocía los mínimos básicos para comprender su sentido.

La lista de ejemplos es tan larga que prefiero omitirla, pero no es difícil que vengan a nuestra cabeza cientos de referencias clásicas, muchas de ellos no tan lejanas en el tiempo: sin ir más lejos, ¿puede leerse el Ulises de Joyce sin conocer a Homero? (otra cuestión es si vale la pena leer a Joyce o si es suficiente con poner su libro sobre nuestra mesita de noche, como objeto meramente ornamental).
 
Pues bien, Roger Lancelyn Green fue un enamorado de los clásicos griegos y, muy en particular, de su construcción mitológica, desde que los descubrió tras su estancia en el Oxford de mediados del siglo XX. Ese enamoramiento, en contraste con el olvido en el que ya estaban cayendo los clásicos, le llevó a escribir un sinfín de obras presentando a los lectores de hoy su visión de las narraciones míticas y leyendas que tanto le fascinaron.

Los Relatos de los héroes griegos que ahora llegan a nuestras manos es toda una provocación, pero una provocación saludable. A partir de la antigua mitología griega Green articula un solo relato que nos llevará a un mundo apasionante y cuyos ecos resuenan aún por doquier: Zeus, Perseo, Hércules, Teseo, los argonautas y Medea, el rey Midas, Orfeo y Eurídice y muchos otros pueblan esta magnífica narración. La materia prima es de primera magnitud, pues Green se limita a recoger todo un cosmos de una potencia inigualable, pero tiene el mérito de narrarlo con una combinación de frescura y respeto a los originales francamente encomiable.

El libro se completa con poesías introductorias extraídas de obras clásicas, pero esta vez en su mayoría del acervo cultural anglosajón (bien podríamos encontrar otro tanto entre los poetas en lengua española, desde los del siglo de Oro hasta Rubén Darío, por sólo poner dos ejemplos), y con ilustraciones que, sin ser numerosas son suficientes y expresivas, lo que ayudarán a fijar en la imaginación de nuestros jóvenes esas figuras que ya les acompañarán por siempre.
 
En definitiva, estamos ante un libro muy recomendable para niños en su primera adolescencia, que disfrutarán y descubrirán un mundo rico en imágenes y enseñanzas y que además les ayudará a comprender mejor la civilización de la que forman parte. Es posible que en el futuro, los lectores de estos relatos, se reconozcan el uno al otro por una simple observación que revele su conocimiento de la mitología griega; ¿quién se apunta a este club?
 

Relatos de los héroes griegos
Roger Lancelyn Green
Siruela
Madrid, 2007
256 páginas

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>