¿Por qué el resto de los días del año no hacemos el bien?

Parece que solo en estos días de Navidad nos planteamos la felicidad, la solidaridad, la paz, el amor al prójimo. Todos tenemos la necesidad de transmitir lo que a través del año no podemos, porque esa capa de barniz que tenemos encima, egoísmos, disputas, rencores, codicias, nos lo impide. En estas fechas, asoma el disolvente y de forma momentánea disuelve esa capa y aparece realmente la esencia pura del ser humano, que es la que nos debe distinguir de cualquier otra especie.

Precisamente ayer leía este texto, que en estos días se mandan por las redes sociales, para que se nos enternezca el corazón y a la vez nos hagan recapacitar sobre el sentido de nuestras vidas, decía lo siguiente:

Ser feliz es estar en paz sabiendo que estoy recorriendo el camino correcto, el que coincide con el sentido de mi vida, el de mis errores y triunfos, con mis miedos y corajes…el camino que yo elegí, en el que hice todo lo que pude y más.

¿Por qué durante el año no pensamos y nos preocupamos de todo lo que nos acontece a nuestro alrededor, y pensamos más en los demás?

Dejemos las hipocresías, nuestros egoísmos, y procuremos que todos los días sean Navidad.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>