Roberto Vitaloni, director de un hospital que objetó en bloque contra el aborto: “desde la biología hay lugar para ser objetor de conciencia”

En el marco de la Campaña Nacional de Objeción de Conciencia iniciada por la ONG Médicos por la Vida en Argentina, se lanz&oacute…

En el marco de la Campaña Nacional de Objeción de Conciencia iniciada por la ONG Médicos por la Vida en Argentina, se lanzó el proyecto periodístico ‘La verdad recuperada’. Reproducimos la entrevista de Médicos por la Vida realizada al doctor Roberto Vitaloni, director del Hospital ‘Doctor Jaime Ferré’ de la ciudad de Rafaela, cuyo personal se negó en bloque a realizar abortos, y que está siendo perseguido judicialmente por ello.

“Lo que queremos es ayudar a la vida y, fundamentalmente, preocuparnos por alguien por quien la ley no se está ocupando: aquella persona que ha sufrido un maltrato y que bastante tiene con una violación” expresa el doctor Vitaloni.

Vemos con profundo pesar que en la sociedad actual a través de los medios de comunicación, gestiones de gobierno y manipulación cultural, se pretende confundir la verdad, con intención de finalmente robarla por completo. Hoy, la verdad que nos pretenden robar es sobre el origen de la vida humana y sobre el derecho a objetar en conciencia.

Para dicho fin, hay que dar a conocer los testimonios de la gran cantidad de médicos, enfermeros, administrativos, psicólogos, etcétera, que son ejemplo de sentido común, idoneidad profesional, y cuidado de la mujer y la vida naciente.

El Hospital ‘Doctor Jaime Ferré’ de la localidad de Rafaela optó por la vida siendo global en el personal sanitario la decisión de objetar conciencia. Esta institución se declaró provida apenas recibieron la resolución ministerial (que, aclaramos, no tiene carácter de ley) de la Guía Técnica de los abortos no punibles. Detrás del sugerente título de este protocolo, se pretende esconder el verdadero objetivo que es legalizar e imponer el aborto, el cual es un delito: el asesinato de una persona en el vientre de la mujer y el agravamiento de la salud psicofísica de la madre e incluso la muerte.

Cuando decimos total adhesión del Hospital nos referimos a que todo el personal del hospital, médicos, administrativos, enfermeros, camilleros, etcétera defienden la vida.

¿Qué significa para Usted ser objetor de conciencia?

La palabra objetor de conciencia parece medio tétrica, dura, pero es todo lo contrario, uno busca ser lo más tierno posible y lo más compatible con la vida. Ser objetor de conciencia no es pararse con una postura de docencia, sí en una postura de defensa total frente al hecho biológico de la vida, con criterio religioso y sin criterio religioso.

“Ser objetor de conciencia es una postura de defensa total frente al hecho biológico de la vida”

A veces, a los que somos objetores nos critican tener una determinada postura religiosa, postura que se puede defender o no, pero desde la biología hay lugar para ser objetor de conciencia. Mi concepción biológica, desde siempre, aun antes de ser médico, era la defensa de la vida, cualquiera sea la vida que tengamos por delante.

Ser objetor implica marcar la cancha, con esto cedo, y con esto no cedo.

¿Cómo fue el proceso que determinó que todo el personal objetara conciencia?

La toma de decisión de plantarnos y ser objetores de conciencia, no educadores, sino simples objetores fue un debate que hicimos puertas adentro de hospital en donde cada uno llevó su postura y fue emocionante porque fue unánime: todos se negaron a practicar el protocolo, por distintos motivos, algunos que comparto, otros que no.

Fue todo el Hospital el que objetó conciencia, y cuando hablo del hospital me refiero no a las paredes, sino a la gente que está adentro. Fue una discusión que no alcanzó solamente a los médicos: en el servicio de toco ginecología se habló con las mucamas, con las enfermeras, con las parteras, con todas aquellas personas que tienen de alguna manera participación en el proceso de salud/enfermedad. Se discutió también con los médicos que atienden en los centros de salud.

“Nos preocupamos por alguien por quien la ley no se está ocupando”

¿Cuál cree que es el rol que como médicos debemos asumir frente a una mujer violada?

Se sigue discutiendo sobre cómo realizamos el asesoramiento, porque nosotros claramente al fijar nuestra postura de objetores de conciencia y de “no al aborto”, lo que queremos es ayudar a la vida, y fundamentalmente preocuparnos por alguien por quien la ley no se está ocupando: aquella persona que ha sufrido un maltrato, y que bastante tiene con una violación. Nos cuestionamos ¿Quién asiste a esa mujer? Pareciera que solo importa hacer “desaparecer” a la criatura, y después nadie se ocupa de esa pobre mujer que ya bastante drama ha tenido en su vida.

Tampoco se habla de aquellas personas que están en situación de riesgo, ni qué debemos hacer con ellas, por ejemplo en la llamada violencia de género. Se proclama mucho, se debate mucho, pero se hace poco.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>