Santa Teresa de Jesús entendió los horizontes del amor de Dios, según el Papa

La Santa Sede, que se niega a dar su ‘placet’, guarda silencio desde que en Francia se dio a conocer la elección el pasado mes de enero. Laurent Stefanini es el segundo diplomático gay que propone el país galo

Solemne clausura del Año Jubilar Teresiano

Ayer, 15 de octubre, la Iglesia recordó a Santa Teresa de Jesús, la gran mística española de la que este año se cumplen 500 años de su nacimiento. El Papa Francisco la recordó en la homilía de la misa matutina, celebrada en la capilla de la Casa Santa Marta.

El Pontífice centró su reflexión en la importancia de entender que la salvación que Dios ofrece es gratuita y se funda en su amor, a lo que el Papa señaló que Santa Teresa fue “un mística, una mujer a quien “el Señor dio la gracia de entender los horizontes del amor” y “también ella fue juzgada por los doctores de su tiempo”.

“Una de las cosas más difíciles de entender, para todos nosotros cristianos, es la gratuidad de la salvación en Jesucristo”, dijo Francisco y explicó que ya San Pablo encontró dificultad para hacer comprender a los hombres de su tiempo que esta es la verdadera doctrina: ‘la gratuidad de la salvación’”.

“Nosotros estamos acostumbrados a escuchar que Jesús es el Hijo de Dios, que vino por amor, para salvarnos y que murió por nosotros. Pero lo escuchamos tantas veces que estamos acostumbrados”, indicó el Papa y precisó “cuando entramos en el misterio de Dios de este amor sin límites nos quedamos maravillados y quizá, preferimos no entenderlo”.

Hacer lo que “Jesús nos dice es bueno y se debe hacer” pero esta es “mi respuesta a la salvación que es gratuita, viene del amor gratuito de Dios”.

El Pontífice advirtió luego sobre los doctores de la ley “también Jesús está un poco enojado con estos doctores de la ley, porque les dice cosas fuertes. Les dice cosas fuertes y muy duras. ‘Tienen la llave del conocimiento, no entran y a los que quieren entrar se lo impiden porque se llevaron la llave’ es decir, la llave de la gratuidad de la salvación, de ese conocimiento”.

Y estos doctores de la ley “solamente pensaban que respetando todos los mandamientos se podían salvar, y quien no hacía eso se condenaba”, explicó Francisco y prosiguió “acortaban los horizontes de Dios y hacían pequeño el amor de Dios” a la “medida de cada uno de nosotros”. Esta “es la lucha que tanto Jesús como Pablo hacen para defender la doctrina”.

Solemne clausura del Año Jubilar Teresiano

El arzobispo de Valladolid y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), cardenal Ricardo Blázquez, presidió también, en la Plaza de Santa Teresa en Ávila, la misa con motivo de la clausura del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa y el Año Jubilar Teresiano que concedió el papa Francisco para todas las diócesis españolas entre octubre de 2014 y octubre de 2015.

El obispo de Ávila, monseñor Jesús García Burillo, saludó a los asistentes deseando que “esta celebración nos ayude a renovar nuestro castillo interior conforme al espíritu de Santa Teresa de Jesús”.

La misa fue concelebrada por el nuncio apostólico, monseñor Renzo Fratini, monseñor Jose María Gil Tamayo, secretario general de la CEE y unos 20 obispos de diversas diócesis españolas. Además entre los concelebrantes se encontraba el padre Saaverio Canistrá OCD prepósito general de la Orden del Carmelo, padre Miguel Márquez OCD provincial de la provincia ibérica de la Orden del Carmelo y dos obispos de Escocia: monseñor Maurice Taylor, Obispo de Galloway y monseñor Joseph Toal, Obispo de Motherwell.

El cardenal Blázquez resumió, en la homilía, lo que significó la celebración de este V Centenario: “quedamos sorprendidos por la capacidad de convocatoria de santa Teresa y reavivamos en la Iglesia y en la sociedad el mensaje imperecedero que continúa emitiendo. ¡Qué regalo nos hizo Dios al darnos a esta mujer genial! Ávila quedó para siempre ennoblecida con su nacimiento, con su vida y con su obra”.

“Valió la pena, señaló el presidente de la CEE, ponernos en camino” para ir de la mano de la santa “desde el encuentro con el Señor a todas las periferias y para renovar la dimensión misionera de nuestra vida cristiana”.

“Santa Teresa fue capaz de comprender la revelación de Dios y la persona de Jesucristo con claridad y hondura”, dijo el purpurado y recordó cómo Cristo era el centro de su vida y cómo reivindicó “con decisión” su humanidad. En este sentido señaló que “la Humanidad sacratísima de Jesucristo abarca en la pluma de Teresa todo el itinerario del Señor desde su nacimiento en Belén, vida escondida en Nazaret, pasión y crucifixión en Jerusalén, glorificación y presencia eucarística hasta la cercanía a nosotros. Está junto a nuestro lado; no se alejó ni desentendió de nosotros”.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>