Se apagó la estrella de Whitney Houston: ‘Sí, Jesús me ama’, su última interpretación la noche antes de morir

La estrella de Whitney Houston, la genial intérprete de ‘I Will Always Love You’ en la película El guardaespaldas, que prota…

La estrella de Whitney Houston, la genial intérprete de ‘I Will Always Love You’ en la película El guardaespaldas, que protagonizó en 1992 junto a Kevin Costner, se apagó este sábado, 11 de febrero, en una habitación del cuarto piso del Beverly Hilton Hotel de Los Ángeles (California).

Su cuerpo apareció sin vida y con la cabeza sumergida bajo el agua en la bañera de su habitación, y se especula con que pudiera haberse quedado dormida por los efectos de un ansiolítico que utilizaba habitualmente para calmar su ansiedad. Aunque en principio se habló de sus problemas con las drogas, laPolicía encontró botes con pastillas de ese medicamento (Xanax) pero no hallaron sustancias ilegales.

La popular cantante, que tenía 48 años, había reservado una suite en este hotel porque tenía previsto acudir a la fiesta que había organizado allí el productor musical Clive Davis, un evento anual que reúne a las grandes estrellas de la canción y que se celebra la víspera de la entrega de los Grammy.

Yes, Jesus loves me

Precisamente, la noche antes de morir, Whitney asistió a un concierto de Kelly Price & Friends previo a la fiesta de los Grammy, en la que la cantante iba a estar presente.

En un momento dado, se subió al escenario y entonó espontáneamente un fragmento de ‘Yes, Jesus loves me’ (‘Sí, Jesús me ama’), una canción gospel con la que dejó de nuevo a capela una muestra de su fe.

Esos instantes se pueden ver en el vídeo adjunto a esta información, la que fue la última canción de Whitney Houston en vida, que ya corre por Internet como un reguero de pólvora en homenaje a la estrella del pop que se ha apagado prematura y definitivamente.

Homenaje en su tierra natal

Nada más conocerse la noticia del fallecimiento, numerosos seguidores de Houston se congregaron en la iglesia de Newark donde la cantante dio sus primeros pasos en el camino a la fama para recordarla y celebrar una misa en su honor.

“Newark te ama y siempre te amará”, se podía leer en una de las tantas cartas atadas en la reja de la iglesia Nueva Esperanza de Bautista, ubicada en Newark, Nueva Jersey, junto a flores y muchas dedicatorias. La frase hace alusión a la famosa versión de la canción ‘Siempre te amaré’.

“Ella era una de nuestras joyas. Es un día muy triste para Newark y para el mundo entero”, aseguraba Jacqueline Kimble, quien toda su vida asistió a la iglesia.

“Es una gran pérdida para nuestra comunidad”, agregaba Cynthia Williams, que desde temprano estuvo presente para rendir homenaje a la artista, según información de la agencia Reuters.

“Era una chica muy linda y dulce, muy honesta y tranquila. Cuando íbamos al colegio no tenía idea que se estaba formando una estrella” destacaba la doctora Maria Pane, ex compañera de secundaria.

“Le agradecemos a Dios por su voz única. Lo que más voy a recordar es a ella cantando alabanzas a Jesús Cristo”, comentaba el pastor del templo Joe Carter. Además, pedía respetar la privacidad de la familia en estos momentos: “Si bien la familia compartió a Whitney con el mundo, Whitney es además madre, hija y hermana y ese es el enfoque que queremos mantener frente a todos. Les pedimos que en estos momentos de dolor respeten su privacidad”.

Por su parte, el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, calificó a la cantante como “un tesoro que murió muy rápido” y la comparó otros grandes músicos de ese lugar: “Su muerte prematura es un gran pérdida para su familia y para la increíble familia musical de Nueva Jersey. Su gran talento la coloca en el panteón de grandes artistas de la ciudad con artistas como Frank Sinatra, Count Basie y Bruce Springtsteen”, informó también la agencia AP.

Un renacer que no ha bastado

Cabe recordar que Whitney Houston provenía de una familia de cantantes. Era hija de Cissy Houston, ganadora de un premio Grammy de música soul, prima de Dionne Warwick y nieta de la legendaria Aretha Franklin.

La popular cantante cautivó al mundo con su dulce voz a partir de los años 80 y en sus treinta años de carrera ganó seis premios Grammy, 22 American Music Awards y 30 premios Billboards. Además vendió 170 millones de cds, singles y videos y la canción de la película El guardaespaldas, estuvo entre las canciones de películas más vendida en la historia.

Desafortunadamente, su adicción a las drogas, sobre todo a raíz de su enlace con el también cantante Bobby Brown, la llevaron a la ruina económica y artística.

Sin embargo, en una entrevista realizada en el popular programa de Oprah Winfrey, Whitney reconocía su adicción a sustancias como la marihuana, la cocaína e incluso el crack, pero también afirmaba que había conseguido salir de ese infierno y ganar a las drogas gracias a su fe.

“Conseguí mucho dinero para fumar crack”, declaraba en esa entrevista, pero al mismo tiempo señalaba que cuando tenía “el deseo de tomarlas”, en referencia a las drogas, “me lleva un minuto olvidarme de eso, rezo y se va”.

Al final, ese renacer de las cenizas no le ha bastado a Whitney Houston para poder seguir regalando su portentosa voz a sus seguidores. Su vida se apagó definitivamente en una habitación del Beverly Hilton Hotel de Los Ángeles.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar