Se rompió el tabú: el aborto irrumpe en la precampaña electoral británica

"Los tories imitan a Bush e introducen el aborto en el debate electoral británico", titulaba LA VANGUARDIA. Pero lo cierto es que la culpa n…

"Los tories imitan a Bush e introducen el aborto en el debate electoral británico", titulaba LA VANGUARDIA. Pero lo cierto es que la culpa no es del partido conservador inglés, sino de la muy liberal y desmelenada revista COSMOPOLITAN, de ideología progresista, feminista y consumista, que preguntó a los tres grandes candidatos lo que pensaban sobre el aborto.

El artículo de COSMOPOLITAN, fiel a su estilo, se titulaba “Mira como suplican hombres ya crecidos”. A la pregunta sobre el aborto, el candidato conservador, Michael Howard, respondió:

“Es un tema de conciencia. Pero no estoy contento con la actual situación; pienso que lo que tenemos ahora es una especie de aborto a petición. Creo que el aborto debería estar disponible para todo el mundo, pero habría que cambiar la ley. En el pasado voté para que se redujera el plazo a las 22 semanas y estoy preparado para votar que se baje a las 20, pero no a las 12”.

 

Esta afirmación de Howard, que es judío, difícilmente puede considerarse un gran alegato pro-vida. Pero por comparación con el primer ministro y candidato laborista, Tony Blair, es todo un cambio. Blair es oficialmente anglicano, aunque acompaña a misa a su mujer y sus hijos, que son católicos. Pero su itinerario es claramente pro-aborto: desde que llegó al Parlamento en 1983, Blair siempre ha apoyado la ley del aborto de 1967. En 1988 Blair votó contra una enmienda que quería reducir el límite para abortar de las 28 semanas a las 18 semanas: hubo tres votaciones y en todas votó en contra. También apoyó en 1990 una cláusula que permitía abortar con el acuerdo de un solo médico si el embarazo era menor de 12 semanas y se opuso a enmiendas pro-vida para prohibir los abortos a partir de las 20 y las 22 semanas. Howard votó lo contrario que Blair en todos estos casos.

 

El tercer candidato, el líder de los liberales demócratas, Charles Kennedy, por lo general ha expresado una tendencia favorable a limitar más el aborto, aunque los pro-vida consideran que rara vez se involucra en el tema y no se quiso definir cuando le preguntó COSMOPOLITAN.

.

 

Dos tabús rotos

 

Los tres partidos dejan libertad de voto a sus parlamentarios en los temas de aborto y por eso hay diputados más o menos pro-vida en los tres partidos. Por una de esas tradiciones no escritas, se consideraba siempre que el aborto no era una tema para sacar en campaña electoral o preelectoral. Pero se rompió el tabú.

 

Las razones de fondo son varias. Por un lado hay un avance tecnológico novedoso: las imágenes de gran calidad del profesor Stuart Campbell en su libro Watch Me Grown en la que se ven bebés de 12 semanas “saltando por el útero como un trampolín”, abriendo los ojos a las 18 semanas y sonriendo a las 22. En 1967, cuando el diputado liberal David Steel dio el gran impulso legal al aborto, Gales e Inglaterra establecieron el límite para abortar en las 28 semanas. Se pensaba que era la edad mínima en la que un feto sobrevivía. Pero actualmente hay bebés de 22 semanas que sobreviven fuera del seno materno. Por eso es intenso el debate para ampliar el “plazo de protección” para los niños. De hecho, en 1990 los pro-vida consiguieron que se bajase de 28 semanas a las actuales 24… y por eso hay inglesas que acuden a abortar a España, a la clínica barcelonesa Ginemedex, donde el fraude de ley sistemático permite la práctica del aborto libre.

 

Otro tabú que se ha roto es el de la participación de la jerarquía católica. Cada vez que hay elecciones, es tradicional que los obispos emitan un documento conjunto orientando a los votantes sobre los temas que deben reflexionar. Así se hizo la semana pasada en el documento The General Election (www.catholicchurch.org.uk/election ).

 

En su versión resumida se habla de la necesidad de cambiar el sistema penitenciario para reorientar a los convictos, del deber de invertir más en educación, de la cancelación de la deuda de los países pobres y el fomento del comercio justo, del tráfico sexual de mujeres y niños, de emigración… y una clara postura por la vida:

“Nos oponemos a la eutanasia y el aborto, así como a la clonación de vidas humanas embrionarias para investigar. Es probable que el nuevo Parlamento haga esfuerzos redoblados por legalizar la eutanbasia. ¿Cómo se posicionan los candidatos de tu distrito en lo que respecta al aborto, la eutanasia y otros temas de la vida?”

 

Hasta aquí, todo normal. El tabú se rompió cuando el principal líder de la Iglesia inglesa, el cardenal Cormac Murphy-O’Connor, comentó las entrevistas del COSMOPOLITAN diciendo: “ha habido una noción en el pasado de que los católicos serían más partidarios del Partido Laborista porque son gente de las clases trabajadores que sienten que el Partido Laborista atiende sus necesidades. No estoy tan seguro de que eso sea tan cierto hoy”.

 

El editorial del THE TIMES ha protestado considerando que “al sugerir que el Partido Laborista ya no es el partido de la clase trabajadora o, por deducción, de la comunidad católica”, el Cardenal Murphy-O’Connor está ofreciendo un “consejo en una dirección partidista”.

 

Pero el Cardenal no ha querido quedarse ahí. Su declaraciones incluían criticas al aborto y satisfacción porque el tema del aborto salga a la prensa:

 

“Estoy muy satisfecho de que esto haya salido a la agenda pública y que vaya  a haber debate sobre ello, tanto en la campaña como después de las elecciones. Es un tema clave. Nuestra posición es que estamos totalmente en contra del aborto”, afirmó el Cardenal. Y sobre la propuesta de Howard para reducir el plazo del aborto legal declaró: “es algo que podemos encomiar en el camino a un abandono total del aborto”.

 

¿Voto católico?

 

Los analistas se han dividido al comparar la situación con EEUU, donde los temas de defensa de la vida y la familia hicieron que los católicos practicantes, antiguos votantes de los demócratas, prefirieran votar al metodista y republicano Bush antes que al católico pro-aborto Kerry. Ahora que el tema ha dejado de ser tabú, ¿pasará algo así en Inglaterra?

 

Por el momento, el aborto ha saltado a todas las portadas de la gran prensa, especialmente la que apoya a los tories y por inercia al resto. Como reacción, el progresista THE INDEPENDENT ha publicado un completo dossier lleno de errores y lugares comunes como que hasta el s.XVI la Iglesia no condenó el aborto y que antes de la legalización morían 50 mujeres al año por abortos ilegales. Lo primero es falso (la web de la Iglesia en Inglaterra ha colocado citas de la Iglesia del s.II y s.V contra el aborto)  y lo segundo es dudoso y no guarda relación con la ilegalidad sino con los métodos antisépticos del pasado, nada que ver con los actuales.

 

A la clase política, incluyendo los conservadores, no parece que le haya entusiasmado demasiado que el aborto sea un tema importante y que salga en los medios. Howard ha señalado que él no fue al CATHOLIC HERALD a anunciar una campaña pro-vida, sino que respondió honestamente una pregunta en el muy pro-aborto COSMOPOLITAN. Según THE GUARDIAN, la única parlamentaria conservadora que ha pedido más insistencia con el tema del aborto estos días es Ann Widdecombe, una católica conversa del anglicanismo que también ha denunciado el caso de la clínica barcelonesa Ginemedex.

 

“Excepto por unos pocos distritos atípicos como el Lancashire y Escocia Occidental, hablar de un voto católico –con la excepción obvia de Irlanda del Norte- no tiene más sentido que hablar del voto protestante”, afirmaba el mismo editorial del THE TIMES que regañaba al cardenal Murphy-O’Connor, quitando peso al tema que llena las portadas.

 

“El aborto, ¿un tema encendido en el debate electoral? No. Cuarenta años después, la legalización del aborto es un asunto zanjado. Una generación entera ha pasado desde que el tema estuvo por última vez en el centro de nuestra política”, editorializa THE GUARDIAN con palabras de apoyo a Blair y tratando de dar el tema por cerrado.

 

Pero el tema no está cerrado. En el Reino Unido hay seis millones de católicos (sobre una población total de 59,5 millones de habitantes). Aún no han hablado los obispos que dirigen a los 700.000 católicos de Escocia ni a los 850.000 de Irlanda del Norte, y si se pronuncian sobre el aborto –y están considerados tan o más militantes que el cardenal Murphy-O’Connor-  el tema volverá a los diarios. Y están las otras confesiones, los grupos pro-vida y los nuevos grupos de activismo ciudadano cristiano cada vez más activos en política.

 

De todas formas, el sistema inglés, en el que se vota a los representantes locales, hace que muchos ciudadanos no voten por lógica de partido, y hay parlamentarios pro-vida en los tres grandes partidos, que tienen cierto margen de maniobra para trabajar juntos en los temas de vida y moral en el Parlamento. Peter Kilfoyle, parlamentario católico por Liverpool Walton, una zona muy católica de descendientes de obreros irlandeses, señala que “hay un fuerte grupo pro-vida entre los parlamentarios laboristas igual que hay católicos en bancos elevados de los tories.” Y entre los católicos pro-vida laboristas, la jovencísima ministra de Educación, Ruth Kelly, del Opus Dei.

 

Mientras tanto, la sombra de los EEUU es alargada: ¿desembarcará en el Reino Unido la conciencia del voto por valores al estilo americano? Tras décadas de aborto libre en el gigante americano, el 53% de los encuestados en EEUU por la casa Zogby el año pasado decían que "el aborto destruye una vida humana y es homicidio" y un 22% pedía más restricciones al aborto.

.

.

..

..

DATOS:

 

 En 2003 hubo 181.000 abortos en Inglaterra y Gales (que suman una población total de algo menos de 53 millones de habitantes; España, con unos 40 millones tiene  77.000 abortos anuales). El aborto crece: del 2002 al 2003 aumentó en 5.700 abortos (+3,2%). Es decir, 17,5 de cada mil mujeres entre 15 y 44 años. Son unos 600 abortos al día (como tres veces el 11-M, cada día). En 1969, el primer año completo de aborto legal en el país, hubo 54.800 abortos.

.

En octubre del año pasado, a los 37 años de la aprobación de la Abortion Act, la cifra acumulada de seres humanos eliminados mediante el aborto en Inglaterra y Gales sumaba 6.474.446 personas, aproximadamente la población de Cataluña o el resultado de sumar toda la población de Escocia y la de Irlanda del Norte.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>