¿Se terminó el proceso electoral en El Salvador?

Efectivamente, el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de El Salvador, Eugenio Chicas, leyó el domingo por la noche la decisi&oacute…

Efectivamente, el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de El Salvador, Eugenio Chicas, leyó el domingo por la noche la decisión de dar por buenos los resultados de 1.495.315 votos para Salvador Sánchez Ceren, del FMLN, o sea un 50,11% de los votos emitidos; frente a los 1.489.451 atribuidos a Norman Quijano, de ARENA, es decir un 49,89%, obtenidos a través de la revisión de las actas.

El proceso ha sido complicado y no exento de fuertes controversias. Así, Norman Quijano, candidato de ARENA, señaló el mismo día de las elecciones antes del conteo del 100% que él había ganado según sus datos. Cuando ya estuvieron los datos preliminares habló de que el ejército estaba vigilante a los acontecimientos, que había habido fraude, que estaban en una guerra y que iban a defender la voluntad del pueblo aun con su vida; y que reclamarían, cosa que han hecho sin ningún éxito ante el TSE.

ARENA argumentó una campaña irregular donde el TSE permisivamente había permitido una feroz campaña del presidente Funes a favor del FMLN, a la que se incorporó su esposa y Secretaria de inclusión social. Asimismo, señalaron que la empresa Alba petróleos, que tiene una parte de capital venezolano, había realizado otra campaña fuertísima sobre lo que aportaba al país siendo que municipios del FMLN son también socios de Alba. Además, se sabe que Alba dejó de pagar a Petróleos de Venezuela PDVSA para que este dinero fuera aprovechado para la campaña del FMLN. Pero aún hay más, en la misma votación señalaron que se habían dejado ir presos para que fueran a votar (unas cifras hablan de 650 otras de 6.000); habían acuartelado al ejército para que no votaran; que el presidente había enviado a la frontera 5.000 efectivos para que no pudieran votar; que hubo vigilantes del FMLN que votaron dos veces, una en las mesas donde vigilaban, otra en su lugar de residencia; y muchísimas más transgresiones flagrantes. Por tanto, ARENA solicitaba que se recontaran todos los votos uno a uno pues estarían en el interior de cada urna las pruebas del fraude. También han solicitado la nulidad del proceso y la repetición de la votación. El TSE ya ha desestimado por no estar contemplado esto en la ley. Está pendiente la Fiscalía General de la República así como la Corte Suprema de Justicia, instancias a las que también han acudido.

Otra lectura de esta posición de ARENA es que ya ha comenzado la campaña para las elecciones de dentro de un año a diputados y alcaldes. El objetivo de ARENA seria el tener la mayoría en la Asamblea, donde podrían ejercer un fuerte control sobre el ejecutivo. Las razones de ARENA son importantes pues remontaron una diferencia de votos importantísima en la primera vuelta, consiguiendo incorporar ni más ni menos que casi 400.000 votos nuevos en un mes escaso. Es posible que si hubiera habido un poco más de tiempo los resultados hubieran sido al revés.

Esta recuperación fue debida a varios factores: uno, un cierto agotamiento de la presión mediática del presidente, que además de intervenciones directas también contrató muchísimos espacios de propaganda del gobierno; el impacto del modelo venezolano visto como una amenaza (el candidato Sánchez Ceren había dicho que Venezuela era el faro que ilumina América Latina y el mundo y era el camino a seguir); y el tema seguridad, donde se denunció el conocimiento y patrocinio de la tregua con las pandillas por parte del gobierno, cuyo resultado se estima fatal para la seguridad. Todo un conjunto de factores junto con una gran implicación de la población que animó a sus parientes y amigos para que participaran.

Total, un resultado que supone en realidad un empate. El incremento de votos hizo subir la participación hasta un 60%, pero de todas formas se constata un desinterés en buena parte de la población, que dice que mande quien mande ellos siempre estarán igual. En realidad, estamos como quien dice en un 50% de la población desinteresada por la política y que no vota, un 25% por ARENA y otro 25% por el FMLN.

Por su parte, el FMLN ya ha comenzado el camino de la toma de posesión, que será el uno de junio, creando una comisión de traspasos. Parece que habrá cambios en el gobierno. Se suprimiría la Secretaria de Asuntos Estratégicos, que fue un auténtico fracaso, y puede que se introduzca un Ministerio de la Mujer. El actual ministro de Hacienda ha desistido a la oferta de que continuara en el cargo. Sigfrido Reyes, actual presidente de la Asamblea, quisiera ser el nuevo ministro de Relaciones Exteriores, pero no termina su mandato hasta el 2015, cuando se celebren las próximas elecciones, justo dentro de un año, para diputados y alcaldes. Se está hablando de Gerson Martínez como Secretario de la Presidencia, una especie de primer ministro. Todos coinciden que ha sido el ministro estrella en este gobierno y que podría ser un buen primer ministro, ya que nadie confía en las capacidades del futuro presidente, que es una figura más política que otra cosa. Otro cargo difícil seria el del ministro de Seguridad, que es junto con la economía y el empleo el gran tema pendiente del país. ¿Habrá que hacer Comités de autodefensa al modo mexicano para disputar territorios a las pandillas?

Los problemas a que se enfrentará el nuevo gobierno son bien importantes y, desde luego, muy lejos de la gran propaganda electoral donde el presidente Funes se pavoneaba de haber sido el mejor presidente de la historia del país. En realidad se encontrarán con un Presupuesto donde los gastos de programas sociales no están contemplados, ni los del SITRAMSS (sistema de transporte metropolitano con buses articulados), ni las pensiones, ni por supuesto recursos para inversiones. Así, todo ello estaría pendiente de créditos. Aunque, como ya ha dicho el actual ministro de Hacienda, ¡hoy los créditos se han terminado! Además, las estadísticas oficiales hablan de un descenso del PIB en un 20%, cifra que después corrigieron a un 16%, de cualquier forma muy importante y que de rebote afecta a los ingresos fiscales.

Todos los indicios señalan una importante contracción de la economía y unas finanzas públicas quebradas. Sánchez Ceren habló en campaña de que Alba Petróleos les prestaría algo así como 650 millones de dólares. Pero no es una cantidad suficiente y es posible que hoy no esté disponible, dados los apuros que está pasando la propia Venezuela financieramente.

La situación justificaría técnicamente un gobierno de concentración nacional. Pero esto es imposible conociendo a las partes. Una solución menor sería la de un gran pacto nacional, que no solo solucionara los problemas más perentorios, sino que afrontara un empuje para un próximo desarrollo al estilo de un New Deal, Plan de Estabilización, o inclusive unos Pactos de la Moncloa. Pero todo ello con grandes contenidos técnicos ya que si no se convertiría fácilmente en papel mojado.

Total una situación difícil para el próximo periodo, especialmente en los primeros años. Hay que pactar y afrontar el futuro con un enfoque de desarrollo. Pero no parece que nos encontremos en la situación más adecuada para pactar. Los periódicos, canales de televisión y otros aun van llenos de las peleas y enfrentamientos verbales entre unos y otros. Habrá que introducir sensatez y cordura y sobre todo respeto a un pueblo que espera dejar de ser el último de la fila en casi todo.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>