Según el CIS, los católicos españoles han bajado, en menos de un año, del 81 al 73,7 por ciento

La última encuesta hecha pública por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) sobre las instituciones revela que un 73,7 por ciento de los espa…

La última encuesta hecha pública por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) sobre las instituciones revela que un 73,7 por ciento de los españoles se declaran católicos, una cifra que contrasta con el barómetro de diciembre de 2003 (sólo 9 meses antes), en el que el mismo organismo oficial afirmaba que los católicos eran el 81 por ciento. La evolución de este dato en los últimos 6 años muestra que, entre los sondeos del CIS de 1998 y 2002, el porcentaje pasó del 83,5 al 79,7, un descenso de 3,8 puntos pero muy lejos de los 7,3 reflejados en el último período de menos de un año. Dentro de esta evolución, además, se registró un ligero aumento de 1,3 puntos porcentuales entre 2002 y 2003. Se da la circunstancia de que las estadísticas de diciembre de 2003 fueron las últimas elaboradas bajo el mandato de los gobiernos del Partido Popular (PP), mientras que las de octubre de 2004 son las primeras del nuevo ejecutivo del Partido Socialista (PSOE), aunque esto no debería tener ninguna influencia en un estudio donde, entre otras cuestiones, se analiza la pertenencia religiosa de los españoles.

 

Otro dato que llama la atención es el de la práctica religiosa, que se sitúa en el 23,1 por ciento (“practicantes” o “muy practicantes”) según la encuesta de 2004. Entre 1998 y 2002, el porcentaje de encuestados que se declaraban “practicantes” (entendiendo por ello un mínimo de dos o tres misas al mes) pasó del 36,1 al 32,3 por ciento, mientras que el sondeo publicado por el CIS en diciembre de 2003 mostraba un ligero ascenso en este punto, concretamente hasta el 33,6 por ciento, cifra que se correspondía también (aunque no en una proporción exacta, sino ligeramente superior) con el pequeño aumento de ciudadanos que se declaraban católicos. No parece muy lógico que, en los últimos 9 meses, los españoles católicos practicantes bajen en 9,5 puntos porcentuales como puede observarse al comparar los dos últimos trabajos.

 

En cuanto a los que se declaran poco o nada practicantes de su religión, la cifra en 1998 era del 63,1 por ciento, mientras que en 2002 bajó hasta el 57,5. Parece sorprendente porque también descendió en este período el porcentaje de practicantes. El dato sólo se explica por la no menos sorprendente evolución de la gente que no contesta, que pasa del 0,7 al 10,2 por ciento. En diciembre de 2003, sin embargo, vuelven a crecer los poco o nada practicantes: Alcanzan el 64,5 por ciento de los encuestados. Y sólo 9 meses después, en octubre de 2004, el CIS vuelve a registrar un 57,4 por ciento de ciudadanos poco o nada practicantes y otro espectacular incremento de los que “no contestan o no saben”: el 19,4.

 

Una vez más, los sondeos del CIS no cuadran y parecen más supeditados al color político del Gobierno que al rigor científico. No es normal que este organismo registre un descenso tan espectacular tanto de católicos como de practicantes entre diciembre de 2003 y octubre de 2004. No sirve ningún argumento para explicarlo, tampoco el de la inmigración, ya que, entre este segmento de la población española, están aumentando los ciudadanos procedentes de América Latina, es decir, mayoritariamente católicos. Algo falla en estos barómetros del CIS.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>