¿Seguro que España ha evolucionado bien? (y no nos referimos solo a la crisis)

Si observamos con unos pocos indicadores lo que ha sucedido en los últimos 30 años en España, nos daremos cuenta de que mucho ant…

Forum Libertas

Si observamos con unos pocos indicadores lo que ha sucedido en los últimos 30 años en España, nos daremos cuenta de que mucho antes de la crisis ya había elementos que nos decían que algo no está bien encajado en este país. Empecemos por la población. Si descontamos el número de inmigrantes que han llegado, el crecimiento vegetativo, es decir los nacimientos menos las defunciones, ha sido muy reducido, del orden del 7% de aumento total, que para un periodo de tres décadas es realmente muy poco. Pero, en el mismo tiempo, el número de reclusos ha aumentado un 350% y el número de divorcios más de un 600%. Ya se puede ver que las dinámicas son muy distintas. Para utilizar otro indicador, el del gasto en juego en euros por habitante, el aumento todavía ha sido más exponencial, puesto que ha crecido un 1.600%.

En esta primera ojeada, España es un país demográficamente cada vez más empobrecido donde se divorcia más y más gente, crece notablemente el número de personas en prisión y nos hemos convertido en unos grandes jugadores, a menos relacionados con nosotros mismos.

Si abordamos otro punto de vista, el PIB por habitante, podemos ver que ha crecido del orden de un 700%. Pero, claro, el PIB no es un buen exponente de la riqueza personal. Primero, por las desigualdades que esconde; y, segundo, porque hay que transformarlo en renta efectivamente disponible. En cualquier caso, una idea de por dónde van los tiros nos lo da el hecho de que mientras el PIB se multiplica por siete el salario mínimo lo ha hecho prácticamente solo por la mitad, el 3,7%. Ya sabemos que esta magnitud no expresa la evolución salarial, pero sí está en la base de muchos cómputos y nos dice que la cosa no ha ido bien bajo este punto de vista. En contrapartida, la pensión media sí que ha evolucionado casi a la par que el PIB por habitante, puesto que se ha multiplicado en un 6,5% aproximadamente. Esto quizás ayuda a explicar el porqué ahora la auténtica ‘caja de resistencia’ contra la crisis descansa en los hogares donde existen pensiones para los ancianos, porque han mantenido su poder adquisitivo, no ya únicamente en las actuales circunstancias difíciles, sino a lo largo de una treintena de años.

Ahora que están en pleno debate político, como siempre, elementos fundamentales de este país, incluso le ha llegado ya el turno a discutir sobre la reforma, o no, de la Constitución, quizá valdría la pena que nos detuviéramos a estudiar con un cierto detalle las transformaciones profundas, más allá del periodo difícil que vivimos, para observar si realmente, incluso en los años que íbamos bien, hemos evolucionado en una buena dirección. En esta reflexión, es obligado decir que dos de los capítulos donde España ha fracasado han sido el de la productividad, porque a lo largo de este periodo de tiempo observado los últimos quince años han sido realmente nefastos; y también en el de los resultados educativos, en relación al fracaso escolar y el abandono temprano. Rectificar es algo más que consignas y banderas. Es hacer un profundo y realista examen de conciencia.

Hazte socio

También te puede gustar