Semana Santa laica en TV3 y el 33: ni procesiones, ni películas, ni pasiones…

No será por falta de temas interesantes para filmar en la Semana Santa catalana: un equipo de TV3 podría haber trabajado buenos documentales sobre las…

No será por falta de temas interesantes para filmar en la Semana Santa catalana: un equipo de TV3 podría haber trabajado buenos documentales sobre las Pasiones de  Cervera, Esparraguera, Olesa, Ondara o Ulldecona; podían haber retransmitido la Fiesta de los Dolores de Bellpuig, el Via Crucis Viviente de Sant Hilari Sacalm, Les Caramelles de Callús o las de Sant Julià de Vilatorta, la procesión de Viernes Santo de Valls, la de Manresa, o esa reliquia medieval impactante que es la Danza de la Muerte de Verges.
 
También estaba la opción cinematográfica: las tradicionales películas bíblicas y de romanos, que no deben ser tan caras de retransmitir, que no disgustan a amplios públicos aficionados al género y que pueden gustar a toda una generación de chavalines que de peplum conocen poco pero han sido iniciados recientemente por GladiatorTroya. Ya no digamos series de nueva factura de temática religiosa, como las que se hacen frecuentemente en Italia con calidad considerable. 
 
¿Y  por qué no emitir documentales sobre arte religioso, el significado del ingente patrimonio artístico catalán, español, o europeo, de Semana Santa o de otras etapas del año?
 
El caso es que las televisiones públicas catalanas (TV3 y el 33) recluyeron los temas de Semana Santa a unos breves espacios en los telediarios. Ni reportajes, ni documentales, ni películas, ni pasiones, ni procesiones. Los impuestos de los ciudadanos no daban para retransmitir las manifestaciones culturales y religiosas de la población.

Ingleses en Alabama 
 

Sólo hubo una excepción: el documental de la BBC "Buscant el Jesus Malmirat" (en inglés, Searching for the wrong eyed Jesus, o Buscando al Jesús de la mirada extraviada). No tiene mucho que ver con Jesús y no intenta entender ni a Jesús ni a sus seguidores. Un equipo de la televisión británica acude al profundo sur de EEUU, a los pantanos entre Florida y Alabama, guiados por Jim White, en la actualidad músico en Inglaterra pero nativo de esa región americana, donde se crió en una familia pentecostal a golpe de Biblia, predicación y música carismática o de banjo, allí donde cada predicador toca la guitarra elécrica, hasta que dejó la zona y tuvo su crisis de fe. En el documental ejerce de guía y comentarista más o menos poético del equipo de ingleses. En el maletero llevan una imagen (católica) de Jesús.
 
El documental trae grupos de country que no son realmente del mundo rural pentecostal (16 Horsepower, Trailor Bride y Johnny Dowd) y se les hace tocar en el Profundo Sur. Los pentecostales, sin ningún reparo, abren a los ingleses sus cultos e iglesias, cantos, alabanzas, lenguas, temblores y caídas, etc…, les predican la Biblia, les cuentan sus testimonios de conversión… Ellos filman y narran pero no hay una aproximación real ni un intento de entender la espiritualidad del cristianismo pentecostal. Visto desde la televisión catalana, sin contexto ni explicación, sólo se ve un montón de norteamericanos blancos, pobres y fanáticos, porque citan la Biblia, creen en el infierno y bailan en la Iglesia entre gritos y palmadas.
 
No está claro que sea Jesús el de la mirada extraviada en esta Semana Santa de TV3.     

  

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>