Ser palabra viva, de Chiara Lubich

Fabio Ciardi ha seleccionado algunos textos, casi aforismos, de la fundadora del Movimiento de los Focolares, centrados en la Palabra de Dios. Como ca…

Fabio Ciardi ha seleccionado algunos textos, casi aforismos, de la fundadora del Movimiento de los Focolares, centrados en la Palabra de Dios. Como casi todos los escritos de Chiara Lubich, tienen una fuerza que nace de su sabiduría transfigurada, por llamarla de alguna manera.

Porque no se trata, en ningún momento, de un estudio sobre la Palabra de Dios en el sentido científico que se da a éste, sino de un dejarse empapar por lo que Dios ha dicho en sus palabras y en su Palabra, para que sea Él mismo quien obre la transformación en nosotros.

En la experiencia de Chiara Lubich está la lectura asidua de los textos evangélicos y su comentario, individual y contrastado con otras personas. Durante muchos años, muchísimas personas se han alimentado de ese evangelio que ella administraba después de pasarlo por su corazón para que fuera mejor comprendido. En esta antología vemos que su pasión era el Verbo, la Palabra, Jesucristo.
Se abre el libro con un muy bello pensamiento de la autora: “La tensión de mi vida es vivir siempre la Palabra, ser la Palabra, la Palabra de Dios. La amo tanto, que desearía llegar al punto en que, si me preguntasen: “Pero tú, ¡quién eres?”, quisiera responder: “Palabra de Dios.
Por eso, continuamente se refleja en sus pensamientos esa eficacia de la palabra de Dios, que opera la transformación de los hombres. Así, después de leer muchos fragmentos del evangelio constata Chiara: “Viviendo una Palabra y luego otra y otra más, habíamos comprobado que al poner en práctica cualquier Palabra de Dios, los efectos al final eran idénticos; el hecho de que cada Palabra, a pesar de estar expresada en términos humanos y distintos es Palabra de Dios; pero como Dios es Amor, cada Palabra es caridad. … Y cuando una de estas Palabras caía en nuestra alma, nos parecía que se transformaba en fuego, en llamas, que se transformaba en amor”.
Meditando al hilo de las reflexiones de Chiara, el Evangelio adquiere para nosotros un nuevo colorido y se nos abre en su dimensión más profunda. Jesucristo es la Palabra, en quien el Padre lo ha dicho todo, pero la Biblia, en la que Dios nos habla con lenguaje humano, se refiere toda a Jesucristo. Cuando nos alimentamos de ella, lo hacemos de Jesucristo y de su amor que nos transforma. Porque la Palabra sigue siendo eficaz y actúa en los corazones y en la historia.
El lector agradecerá estos pensamientos, salidos de un corazón amante, porque le moverán a amar y dejarse amar por la Palabra.

SER PALABRA VIVA
Chiara Lubich
Ciudad Nueva
Madrid 2008
92 páginas

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>