Sí, coloquiar con alguien desconocido

Coloquiar requiere actitud recíproca hablando y escuchando. Requiere un mínimo tiempo para ello. Requiere la actitud de no tener prisa c…

Coloquiar requiere actitud recíproca hablando y escuchando. Requiere un mínimo tiempo para ello. Requiere la actitud de no tener prisa cuando ésta no existe y no distrae la atención en aquello que hacemos o en nuestra agenda personal en lo que tenemos programado hacer. No siempre es posible. Muchas veces sí lo es. Por temores infundados al qué dirán, al eso para qué, etc., perdemos ocasiones para conocer personas. También por obcecaciones personales de simple metodología metódica costumbrista. Obcecaciones no por obediencia a un determinado precepto de una regla de observancia de vida religiosa que ni tan solo conocemos.

Obcecaciones renunciando a detenernos para atender a nuestro prójimo. A veces es muy simple. Una sonrisa, un saludo, un buenos días, una detención momentánea en la calle. Sólo requiere una cosa: Quererlo hacer.

Hace unos días llegó a mi domicilio una carta que estaba esperando. Ya me había llegado pero a mi nombre. En conexión web notifiqué al organismo recaudatorio catalán de todas las multas municipales que el conductor de mi vehículo no era yo sino una hija mía. Dicho de otro modo: Pasó en Badalona. Fue tan grave que por situar el vehículo delante de una rampa de acceso de persona inválida a una acera en la que no cabe una silla de ruedas, esto motivó que un “multero” (persona que libra recetas de multas y no pertenece a la guardia urbana en nómina al servicio de un determinado ayuntamiento con cargo a mis impuestos) actuase avisando al servicio de retirada de vehículos. Total 113 euros cash al momento y pago ya efectuado con el descuento de pronto pago del 50%. ¡Vaya, vaya pingüe negocio municipal y no sólo en Badalona! Y total esta vez en una zona urbana de Badalona en la que yo estacionaba sin problemas de lunes a viernes trabajando. Máximo alguna receta de multero o multera por haberme excedido del límite horario de zona azul. Es obvio que si el vehículo está bien estacionado, con tiquet de zona azul visible, te importa muy poco si hay multero recetando por insuficiencia de tiquet. Te importa más cerrar la operación de venta que justifica la utilización de vehículo en día laborable.

Llegó la multa Diba.cat (Diputación de Barcelona) Brevemente intercambié unas palabras con la persona que en su cometido profesional de reparto de cartas me la traía a domicilio. Supo en aquel momento por mí del periódico digital Forum Libertas. Unos días más tarde, volviendo con su carrito del reparto, nos cruzamos en la calle. Teníamos los dos tiempo para un breve intercambio. Es mujer por debajo de los cuarenta, tiene prometido y dos hermanas que ya están enteradas por ella de mi blog. Y una madre con una enfermedad neurológica como yo.

¿Vale la pena coloquiar con desconocidos de fiar? Sí y mucho. Primero miras y te dejas mirar. Te acabas estrechando la mano. Como esa última vez. Me la tendió ella a mí en la calle al despedirnos. No sólo hemos conversado en dos ocasiones sino que en ambas Forum Libertas ha centrado nuestra conversación.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>