“Si renunciamos a lo religioso, seremos sexo con patas o estómago con patas”

El Instituto Newman, perteneciente a la Universidad Francisco de Vitoria, organizó el 22 de mayo de 2007un encuentro-coloquio sobre el nuevo la…

El Instituto Newman, perteneciente a la Universidad Francisco de Vitoria, organizó el 22 de mayo de 2007un encuentro-coloquio sobre el nuevo laicismo o la "nueva Ilustración" en el aula magna de la Universidad, en Pozuelo de Alarcón (Madrid).

La primera ilustración surgió como un “alto, hay que cambiar las cosas” contra la decadencia del cristianismo, explicó entonces Florencio Sánchez, sacerdote de la Legión de Cristo. Fueron los excesos de la vieja ilustración los que la hicieron derivar en ateismo y en una soberbia que la volvió contra Dios.

A diferencia de aquélla, “la Nueva Ilustración es más bien amenazante y contra Dios”, y su esencia es la renuncia a la razón: “En nombre de la razón se decapitó al hombre y se renunció a la razón misma”, añadió Sánchez.

Por su parte, el Rabino Baruj Garzón hizo un diagnóstico similar. La Palabra -“el arca de Noé que puede salvar a la Humanidad”- está siendo pisoteada haciéndole decir cosas que no dice. “Una razón basada sólo en los sentidos y no en la revelación es un fracaso. Es una razón limitada. Y la prueba es que la religiosidad ha vuelto a Europa de forma volcánica. Lo vemos en el joven que viaja a Katmandú en busca de algo que aquí se le ha negado. La razón no lo explica ni lo alcanza todo”.

Renunciar a lo infinito es amputar al hombre

Ambos coincidieron también en las consecuencias de expulsar la dimensión religiosa y trascendental del hombre: La Nueva Ilustración, según el P. Florencio Sánchez, “proclama como sólo racionalmente válido lo que se puede calcular, la libertad como único valor, la exclusión en la ética de cualquier principio moral válido y vinculante por sí mismo, la exclusión de Dios de la vida pública, convirtiéndolo en extraño y superfluo en el espacio público. Y esto provoca un reduccionismo del hombre. No se puede excluir a Dios y que esto no tenga consecuencias en el hombre”, que queda amputado.

Baruj expuso en qué se ha convertido al hombre cuando se ha negado su dimensión religiosa y la dimensión pública de la misma: “No estamos de acuerdo en que para acceder a derechos políticos se tenga que renunciar a la dimensión religiosa, a lo absoluto, a lo infinito. De ser así, seremos reducidos a objetos, como nos pensaba Marcuse, o un sexo con patas, como nos veía Freud, o un estómago con patas, lo que éramos para Marx”.

¿Qué hacer? Gritar ¡fuego! o hacer preguntas

“Grande es el estudio si conduce a la acción”, dijo Baruk. “El hombre tiene hambre tres veces al día porque Dios nos quiere escuchar, y porque Dios le llama al hombre a través del hombre”. “El reto es reanudar el diálogo para construir una nueva realidad sobre una razón razonable, pura, que ponga atención a la religiosidad que le hace al hombre aspirar a lo infinito”.

El P. Florencio propuso como forma de actuar dos modelos de la mano de Kierkegaard y Martin Bubber: gritar “¡fuego!” o preguntarse “quizá sea verdad”.

“Podemos hacer como el payaso del que nos habla Kierkegaard. El circo se quema, y se envía al payaso, que estaba preparado para actuar, a pedir ayuda al pueblo. Llegó gritando: “¡Fuego!”. Todos se reían, y nadie le hacía caso. Hasta que las llamas llegaron también al pueblo. Podemos gritar: ¡Fuego! Pero la palabra ha perdido su valor. ¿Bastará para que nos hagan caso con quitarnos las ‘apariencias de la fe’? ¿O quizá el mundo está vacunado contra el mensaje?. La respuesta no es gritar: ¡Fuego!”

Frente al payaso, otra respuesta es la del sabio y humilde Sadik, del que nos cuenta Martin Bubber. “Sumido en sus reflexiones, recibe la visita de un hombre a discutir la Torah. Y el sabio y humilde Sadik le contesta: “Amigo mío, los grandes de la Torah se han prodigado en palabras. Tú te has echado a reír, pero piensa: quizá sea verdad”

“Nadie, ni el creyente, puede servir a Dios en bandeja. Pensar “quizás sea verdad” es una tentación de la que nadie puede sustraerse. El Sadik puede hacer esa pregunta porque no tiene miedo a la razón. Preguntémosle a la Nueva Ilustración. Hagámosle las preguntas sobre el sentido de la vida”, propuso el P. Florencio.

El Instituto John Henry Newman es una institución de la Universidad Francisco de Vitoria en el que profesores y alumnos se planteen las preguntas de fondo que cada persona alberga en su interior sobre el sentido último de su vida, del amor, el sufrimiento, o la muerte. Desde la fe o desde la no fe, se invita a cada participante a hacer el ejercicio personal de poner en contacto la fe cristiana con la inteligencia y el corazón para, desde la libertad, verificar personalmente si esa fe tiene capacidad para responder a dichas preguntas.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>