Si toda España estudiase un año más el PIB aumentaría 9 puntos

El capital humano es un “determinante crucial del nivel de productividad y de la tasa de crecimiento económico”. De hecho, si se aumenta “en un año el…

El capital humano es un “determinante crucial del nivel de productividad y de la tasa de crecimiento económico”. De hecho, si se aumenta “en un año el nivel medio de estudios de la población española” el PIB puede crecer hasta más de 9 puntos adicionales, asegura el economista Ángel de la Fuente. Invertir en educación es , pues, un factor clave para mejorar la productividad.

 

“La educación se perfila como una inversión enormemente rentable, no sólo en el plano individual (a mayor inversión educativa, mayor nivel de renta), sino también en el conjunto de la sociedad”, añade De la Fuente, del Instituto de Análisis Económico del CSIC, de la Universidad Autónoma de Barcelona.

 

Sus reflexiones parten de la conferencia La educación como elemento clave de la política económica, expuesta en los IV Encuentros sobre educación en el Escorial (UCM) en julio de 2006. Éste y otros trabajos están recogidos en el libro Libertad, calidad y equidad en los sistemas educativos, editado en 2007 por la comunidad de Madrid.

 

El mejor instrumento

 

El economista del CSIC considera que la inversión educativa, “a medio y largo plazo, es el mejor instrumento con que cuentan los gobiernos para impulsar la competitividad, el crecimiento económico y la mejora del nivel de vida, y para incidir en la distribución de la renta y en la cohesión social”.

 

Para De la Fuente, el capital humano, o sea “los diversos aspectos de la inversión en seres humanos que nos permiten ser más productivos”, tiene su esencia en los países más pobres en la salud; mientras que “en los países ricos el componente esencial del capital humano es el educativo”.

 

“A mayor nivel educativo de la oferta laboral, mayor capacidad para mejorar la productividad y para incorporar y desarrollar nuevas tecnologías”, añade el experto.

 

Un año de estudios, 9 puntos más de PIB

 

De la Fuente se pregunta en su estudio cómo ‘cuantificar’ los efectos de la educación sobre la productividad. Por ejemplo, “si de hoy para mañana se consiguiera aumentar en un año el nivel medio de estudios de la población española o de algún país europeo, ¿cómo quedaría reflejado en la productividad?”.

 

Con datos de una muestra de países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), los resultados indican un doble efecto, explica el economista: “por un lado, en cuanto dicho capital humano se pone a trabajar, se produce un aumento muy apreciable de la productividad media, de un 6,2 por ciento; y, a la vez, este aumento de la productividad genera una tasa de crecimiento vía progreso técnico, vía incorporación de nuevas ideas, que a largo plazo añadiría un 3,1 por ciento más a la productividad”.

 

En total, “sumando los dos efectos, estaríamos hablando de más de 9 puntos adicionales de PIB por año de estudios del conjunto de la población”, concreta De la Fuente en su estudio.

 

Cómo se refleja

 

Siguiendo con los datos de la OCDE, el capital físico o público, es decir maquinarias, estructuras o carreteras, entre otros elementos, aportaba en 1990 en torno a un 40 por ciento de la productividad. En 1960 llegaba al 50 por ciento.

 

Al mismo tiempo, el capital humano ha representado alrededor del 30 por ciento de la productividad y se ha mantenido constante en los últimos 32 años.

 

Un tercer componente, la productividad total de los factores (PTF), que recoge el efecto tecnológico, ha ganado peso en ese período y pasó de poco más del 20 por ciento en 1960 hasta un 32 por ciento en 1990.

 

En España, sin embargo, todo apunta a que el factor más importante es el de la educación.

 

Rentabilidad social

 

En términos de rentabilidad social, los datos de la Unión Europea indican que la educación aporta una rentabilidad de entre un 8,3 por ciento en Finlandia y un 11,5 por ciento en Portugal.

 

El promedio en toda la UE es de un 9,7 por ciento; y en España “la rentabilidad social oscila entre un 10,5 por ciento y un 12,5 por ciento”, explica De la Fuente.

 

Cabe señalar que la rentabilidad económica tiene en cuenta los costes de la inversión educativa, que son de dos tipos: coste directo en recursos (sueldos de profesores, compra de material, etc.) y el coste de oportunidad (las personas que están estudiando dejan de producir lo que producirían si estuvieran trabajando).

 

“Dichos costes se comparan con el flujo de beneficios producidos en el futuro, que es el incremento inducido de la productividad de los trabajadores y de su tasa de empleo; es decir, los trabajadores con más nivel de educación trabajan con una probabilidad más alta y producen más”, aclara el experto economista.

 

¿Educación o infraestructuras?

 

Ángel de la Fuente señala también que, en el caso de España, “en 1995 la rentabilidad de la inversión en infraestructuras en las regiones ricas era mayor que cualquier otra, mientras que en las pobres lo era la de la educación”.

 

Así, el experto considera que “el sistema educativo podría ser un instrumento importante de una política regional más eficiente”.

 

Para llevar a cabo una buena política de productividad en España, “es preciso concentrar en las regiones ricas la inversión en infraestructuras y realizar un esfuerzo mayor en el nivel educativo en las regiones más atrasadas”, concluye De la Fuente.

 

Artículos relacionados:

 

Los profesores españoles cobran más que la media de sus colegas europeos

 

Suspendidos en educación: España no cumple los objetivos de la UE

 

Más despidos, cierres y deslocalizaciones: la baja productividad, principal causa

 

Hay más empleo, pero menos productivo: España retrocede respecto a Europa

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>