Siguen los problemas de inestabilidad política en Honduras

El mismo día de las elecciones comenzaron los problemas. A las 8 pm el TSE anuncio unos primeros resultados sobre el 25% de los votos escrutado…

El mismo día de las elecciones comenzaron los problemas. A las 8 pm el TSE anuncio unos primeros resultados sobre el 25% de los votos escrutados. En el mismo aparecía Orlando Hernández como ganador con un 34% de los votos, seguido por Xiomara Castro de Zelaya con un 28% y, finalmente, el candidato del partido liberal con un 20%. Estos datos se han mantenido aproximadamente igual hasta el escrutinio de un 53% de votos. La candidata del partido de liberación y refundación al poco de que el TSE dio los primeros resultados se dirigió a los medios proclamándose ganadora y nueva Presidenta, según ella en base a los datos que ella posee a pie de urna. Al cabo de poco rato, Orlando Hernández proclamo lo mismo.

Dadas las circunstancias de la consulta, el número de observadores internacionales fue sumamente elevado. No obstante, la candidata del Partido libre, como así se llama brevemente, continua asegurando haber ganado. Hoy señalaba en rueda de prensa en la que no estuvo ella y sí su esposo que se pediría recuento manual de los votos. Según ellos, muchos votos aún no han llegado por fallos en los medios y según sus datos son estos los que le dan el gane.

Según el candidato del PAC, partido anti corrupción, los resultados están amañados y hay que hacer un recuento manual con lo cual se adhiere a lo dicho por los del partido libre.

Cabe señalar que si sumamos en estos primeros datos el resultado del partido nacional y del partido liberal podríamos decir que la derecha triunfo ampliamente. Como dato anecdótico, señalamos que la esposa de Orlando Hernández pidió un momento y se puso a rezar dando gracias a Dios por la victoria en una larga oración.

Los del Partido libre ya han dicho que se formaron en la calle (cuando las protestas por la destitución del presidente Zelaya)y volverán a tomarla. Es cierto que mucha gente se tomó estas elecciones como las del cambio aunque es posible que no tantas como las necesarias.

Realmente, es preocupante la situación de inestabilidad política y social, pero más aún si vemos como está el país. Con un 70% de pobreza, datos parecidos a los de los países de Centroamérica (excepto Costa Rica y seguramente Panamá), con un desempleo del 40% de la población activa, con la tasa más alta del mundo de asesinatos, extorsiones, asaltos y cualquier delito, incluyendo, claro está, el narcotráfico (ya pasaron a El Salvador). Resulta realmente urgente una actuación unitaria en todo el país, la verdad es que el margen de maniobra de las autoridades es bien bajo pues el endeudamiento es alto para las posibilidades del país y los ingresos fiscales no dan para mucho. No hay mucho que hacer, la lucha contra la delincuencia es además una gran sangría para las arcas estatales. Los datos al 63% del voto escrutado se mueven en los mismos parámetros y siguen dando la victoria al candidato del Partido Nacional. Realmente uno se pregunta si son los partidos o son las personas. Gane quien gane no habrá corrupción, habrá transparencia, será unos buenos gestores, serán eficaces. Lamentablemente, más allá de las palabras y los objetivos a veces demasiado grandilocuentes siempre volvemos a lo mismo. Total, un negro panorama al que no ayuda nada esta inestabilidad política y social.

Hazte socio

También te puede gustar