Silencio y boicot a los cristianos en los medios

El editorial de ForumLibertas del pasado viernes titulado “La censura y el referéndum del Estatut”, y también desde otra óptica el artículo de Josep M…

El editorial de ForumLibertas del pasado viernes titulado La censura y el referéndum del Estatut”, y también desde otra óptica el artículo de Josep Miró publicado el mismo día y titulado “¿Por qué cuesta tanto mostrar que ZP lo hace mal?", abordan un tema que, quizás por deformación profesional, me parece importante. No sólo por lo que dicen, sino porque muestran hechos y situaciones que van mucho más allá de sus propios contenidos.
 
Ambos artículos ponen en evidencia dos fenómenos relevantes.
 
El primero, cómo se silencia una campaña importante sobre el Estatut porque expresa posiciones que discrepan del discurso y la línea oficial y a la vez lo hace desde parámetros distintos a lo políticamente correcto.
 
El segundo, cómo los ciudadanos difícilmente pueden percibir las deficiencias de la actuación del Gobierno Zapatero, alabado por colectivos muy determinados e influyentes, mientras se anatemiza sistemáticamente a quienes adoptan posiciones distintas o contrarias.
 
Los hechos denunciados por ForumLibertas son graves, pero lo peor es que son la punta del iceberg, en el que las otras nueve décimas partes permanecen sumergidas. Como periodista y, a la vez, persona que lleva muchos años al frente de organizaciones familiares y sociales y ha sufrido marginación similar en multitud de ocasiones, me permito exponer experiencias y formular alguna reflexión sobre este fenómeno.
 
Algo falla en los medios de comunicación españoles, y catalanes en particular, para que determinados sectores sociales, organizaciones o líneas de pensamiento sean sistemáticamente silenciadas, mientras otras a menudo menos representativas gocen de amplio beneplácito.
 
Llevo tiempo denunciando el boicot informativo a la posición del Pacte per la Vida i la Dignitat, y también de otras organizaciones que no forman parte de él o que  han adoptado posiciones a nivel individual, acerca del Título 1 del Estatut.
 
Desde el punto de vista periodístico, de interés de la noticia, considero un escándalo que para poder dar a conocer al ciudadano la posición del Pacte sobre el Título 1 del Estatut se hayan tenido que insertar anuncios pagados. Se hizo necesario porque las páginas normales de información estaban vetadas. (Cosa distinta sería contratar un anuncio complementario para ampliar datos, dado que la síntesis informativa impide explicar la totalidad.) 
 
No es una simple apreciación personal. Por haber participado en las iniciativas de prensa para difundir la postura del Pacte soy testigo y protagonista directo del envío de notas a los medios sobre este tema, de haberlas entregado personalmente en diversos casos recorriendo periódicos o emisoras para garantizar que llegaran a los destinatarios, de hacer resúmenes con calidad periodística razonable, de hablar con alguno de los redactores, etc.. Y, sin embargo, al leer los rotativos al día siguiente, …, ni una línea en la mayoría de ellos.
 
En el caso del Estatut he comprobado que el Pacte acompaña a otro colectivo marginado en la prensa catalana. Un elevado número de catedráticos y profesores universitarios de Derecho Constitucional hicieron público un manifiesto sobre el Estatut de componentes muy distintos a los del Pacte, pero también crítico. La prensa catalana los silenció totalmente y pude leer el manifiesto en un diario de Madrid … ¡en la sección de cartas de los lectores!
 
El Pacte insertó los anuncios en la prensa, con contenidos similares en febrero y en mayo y con muchos firmantes, algunos de ellos personas relevantes. Conociendo las dinámicas de los medios de comunicación puedo asegurar que, de haberse tratado de otra posición sobre el mismo tema, las emisoras de radio hubieran perseguido a muchos de los firmantes pidiendo declaraciones para ampliar, precisar o, simplemente, poner cara y voz a un texto. También silencio absoluto.
 
Como dije antes llevo ya muchos años al frente de organizaciones familiares. Aunque ni siquiera son confesionales, reconocen la familia basada en el matrimonio de hombre y mujer, defienden la vida, rechazan el aborto…
 
A lo largo de más de una década se han hecho muchas cosas y celebrado actos importantes. Raramente ha faltado información a la prensa. Sin embargo, está empíricamente contrastado que algunos medios lo silenciaron una y otra vez.
 
A título de ejemplo de algo muy actual: se está celebrando en Barcelona desde el 6 de mayo y a lo largo de todo el verano la Segunda Mostra Internacional de Cine sobre la Familia. Es un Festival o Mostra de Cine por el que pasan algunos personajes relevantes del mundo cinematográfico y que suma en su conjunto más actividades que muchos otros certámenes de cine que se celebran en la Ciudad Condal.
 
Con seguridad pocos lectores de este texto se habrán enterado de su celebración, porque para la mayor parte de medios de información barceloneses tal Mostra “no existe”.  Compárenlo con la información de los festivales de cine porno, feminista o de gays-lesbianas. Que además tienen un público más reducido, aunque no niego que más fiel.
 
Sólo ha habido un tema excepción para el que nos llamaban desde los medios a todas horas: los “matrimonios” gays. En la mayor parte de los casos para tener polémica servida o para hacernos aparecer como redomados carcas.
 
Así están las cosas. No es fácil de cambiar y, como dice el refrán, “con esos bueyes hemos de arar”. 
 
Pero no dejo de cuestionarme, ¿cómo es posible que haya tan pocos periodistas sensibles a estos temas a pesar de que muchos son hijos de familias cristianas y hasta bastantes han pasado por colegios religiosos?
 
Y ¿cómo se entiende que en el mundo empresarial catalán y español haya bastantes personas con espíritu cristiano, o como mínimo con sentido común, y sin embargo están sistemáticamente ausentes de la propiedad y la promoción de los medios de comunicación?
 
Lo primero es imposible cambiarlo a corto plazo. Invitaría a empresarios cristianos a plantearse en serio lo segundo. 
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>